Huida a Egipto

Rembrandt, 1627 (la escena transcurre de noche, lo que permite localizarla al principio de la huida, según el relato evangélico).
Valerio Castello, 1659 (representa el milagro de la palma).
William Holman Hunt, 1883 (representa El triunfo de los inocentes).
Jacob Jordaens, 1616 (representa el Retorno de la huida a Egipto, con el Niño ya con edad de caminar).
Base de la Cruz de Moone, siglo VII ( arte insular, irlandés o hiberno-sajón).[1]
Capitel historiado en Saint-Andoche de Saulieu, siglo XII.
Capitel historiado en la Abadía de Arthous (a la izquierda la Huida a Egipto, a la derecha los Reyes Magos).[2]
La huida a Egipto y el sueño de José, tímpano de la Puerta del Reloj de la Catedral de Toledo.
Relieve de la Fachada del Nacimiento de la Sagrada Familia de Barcelona.

La huida a Egipto es un episodio evangélico ( Mateo 2, 13-15) muy tratado en el arte, en el que se identifica a la Sagrada Familia con la suerte de los desfavorecidos por la emigración y la represión política.[4]

Texto neotestamentario

El relato del Nuevo Testamento, muy breve y propio del evangelio de Mateo, narra cómo un ángel se aparece en sueños a José y le ordena que huya a Egipto junto con la Virgen María y el Niño Jesús, pues el rey Herodes lo estaba buscando para matarle (la matanza de los inocentes). José obedece; y al cabo de un tiempo indeterminado, muerto ya Herodes, se le ordena volver de un modo similar. El propio evangelista ve en el episodio un cumplimiento de una profecía del Antiguo Testamento: de Egipto llamé a mi hijo. ( Oseas, 11, 1).

Exégesis

En la exégesis bíblica, esta presencia de Cristo en Egipto se asocia a la historia de José, el hijo de Jacob, que continúa con la cautividad de los judíos en Egipto y culmina con la historia de Moisés narrada en el Éxodo. La presencia de judíos en Egipto es una constante de la historia del Antiguo Oriente Próximo. En la época de Jesús se trataba de una comunidad muy próspera y helenizada, asentada en Alejandría y la zona del Delta del Nilo.[6]

El verbo «huir» utilizado en el evangelio de Mateo como parte de la expresión del ángel: «...toma al niño y a su madre y huye a Egipto...» (Mt 2:13), acompañado por la sobriedad del relato, es contrario al tono usado por la literatura apócrifa en general (ver sección siguiente), que se basa en milagros para hacer más fáciles las cosas.[7]

Other Languages
العربية: الهرب إلى مصر
беларуская: Уцёкі ў Егіпет
беларуская (тарашкевіца)‎: Уцёкі ў Эгіпет
čeština: Útěk do Egypta
Esperanto: Fuĝo al Egiptio
français: Fuite en Égypte
hrvatski: Bijeg u Egipat
Bahasa Indonesia: Pelarian ke Mesir
italiano: Fuga in Egitto
Nederlands: Vlucht naar Egypte
português: Fuga para o Egito
srpskohrvatski / српскохрватски: Bijeg u Egipat
српски / srpski: Бекство у Египат
українська: Втеча до Єгипту
اردو: رحلت مصر
Tiếng Việt: Trốn sang Ai Cập
中文: 逃往埃及