Huelga general en España de 1988

Nicolás Redondo y Marcelino Camacho, líderes respectivamente de Unión General de Trabajadores y de Comisiones Obreras, las dos grandes centrales sindicales convocantes de la huelga, en 2008, durante un acto de homenaje a los presos políticos del franquismo

La Huelga general de 1988 en España o 14-D fue una huelga general celebrada el miércoles 14 de diciembre de 1988. Fue convocada por las dos principales centrales sindicales: Comisiones Obreras y Unión General de Trabajadores.

La huelga, convocada contra una importante reforma en el mercado laboral, abaratando el despido e introduciendo los contratos temporales para los jóvenes trabajadores, se convirtió en una movilización general del descontento con la política económica del gobierno socialista de Felipe González entre su base social ante las continuas reformas en beneficio de la patronal.

Con un seguimiento masivo de la población activa, el país fue paralizado durante 24 horas, obligando al gobierno a negociar con los sindicatos. Incluso la señal de Televisión Española fue cortada por los trabajadores. La reforma prevista fue retirada y se incrementó el gasto social. Sin embargo, al año siguiente, el PSOE revalidó su mayoría absoluta, aunque perdiendo un número importante de votos y diputados en beneficio de opciones como Izquierda Unida.

Causas

El detonante de la huelga fue la presentación por parte del Gobierno del "Plan de empleo juvenil" en el Consejo de Ministros del 28 de octubre de 1988. Dicho Plan preveía un contrato: "destinado a jóvenes de entre 16 y 25 años, por el salario mínimo interprofesional, una duración de entre seis y 18 meses y exenciones en las cuotas de la seguridad social para los empresarios".[1]

Entre las reivindicaciones de la huelga estuvo la equiparación de la pensión mínima con el salario mínimo y el derecho a la negociación colectiva de los funcionarios.[2]

Other Languages