Huelga ferroviaria de septiembre de 1969

La huelga ferroviaria de septiembre de 1969 fue una medida de fuerza de alcance nacional realizada en Argentina con epicentro en la ciudad de Rosario, de 19 días de duración, que tuvo como desenlace la sanción aplicada por la intervención militar en la empresa estatal Ferrocarriles Argentinos al Delegado Administrativo y representante ante la CGT Mario Horat.

Antecedentes

Los trabajadores ferroviarios de Talleres Rosario y Pérez de la línea General Bartolomé Mitre, se autoconvocaron en el local del gremio La Fraternidad seccional Rosario Mitre en el mes de mayo de 1969, dando nacimiento a un movimiento semiclandestino integrado por delegados de cada taller y área de trabajo, al margen de las autoridades del sindicato Unión Ferroviaria, que en ese momento eran los integrantes de la intervención decretada por el Gral. Juan Carlos Onganía en 1967.

Mario J. Horat, administrativo del Depto. Contabilidad, de 33 años, nieto, hijo y sobrino de ferroviarios, ingresó a la empresa a los 17 años.[1] Enrolado en la tendencia del peronismo combativo, fue designado Secretario del nuevo movimiento, al que contribuyó a organizar y para el cual propuso designarlo como “Cuerpo de Delegados Seccional Rosario Mitre”. El movimiento estaba inspirado en las consignas del Congreso Normalizador de la C.G.T. “Amado Olmos” realizado entre el 28 y el 30 de marzo del año 1968 que expresaban:

  • MAS VALE HONRA SIN SINDICATOS, QUE SINDICATOS SIN HONRA.
  • UNIRSE DESDE ABAJO Y ORGANIZARSE COMBATIENDO.

Ambas centrales obreras existentes: la CGT de los Argentinos y la CGT Azopardo (Grupo de los 20) convocan a un Paro Nacional para el día 30 de mayo de 1969. Las dos CGT de Córdoba disponen ampliarlo con movilización a partir de las 11 de la mañana del día 29, fecha en que comienza el Cordobazo.

El día posterior, 30 de mayo, los ferroviarios de Rosario acatan el Paro Nacional, después de casi dos años de no acompañar las medidas de fuerzas tanto locales como nacionales.

Elección de delegado ante la C.G.T.

En junio de 1969 una asamblea de ferroviarios realizada en los garajes de A.T.E. Borghi (Barrio Arroyito) convocada por el Cuerpo de Delegados, presidida por dos de los cinco secretarios generales de la C.G.T. unificada de Rosario eligió a Mario Horat delegado ante los plenarios de esa Delegación Regional Cegetista en representación de los afiliados de la Unión Ferroviaria Rosario Mitre. En dicha asamblea se encontraban presentes varios integrantes de la ex Comisión Ejecutiva, incluso el hasta ese momento representante en el cargo elegido.

La sanción

En septiembre de 1969 los trabajadores de la Unión Ferroviaria Secc. Rosario fueron notificados, de una sanción de apercibimiento por haber acatado el paro nacional del 30 de Mayo. De acuerdo a lo establecido en el art. 14 del Escalafón y art. 17 del Reglamento de Disciplina para el personal ferroviario, más de 5.000 agentes se negaron a firmar la notificación.

Por esa negativa, y únicamente a Mario Horat se le aplicaron diez días de suspensión a partir del 8 de septiembre; pese a que con 16 años de servicio no tenía sanciones anteriores. Se violaba así el Reglamento de Disciplina, que establecía para estos casos la comparencia de otro personal de jefatura como testigo de la notificación y el archivo de las actuaciones.[1]

Los delegados iniciaron contactos oficiosos con sus jefaturas para que se reviera la medida, por lo que Horat concurrió a trabajar, y como no acata la orden de su jefe para que se retire, es desalojado del lugar 45 minutos después por la Policía Federal, sin que ello implicara su detención.

Ante esos hechos los trabajadores iniciaron un paro de brazos caídos en sus lugares de trabajo en tanto se convoca a una Asamblea de Delegados a las 18, en el local de la Delegación Rosario de la CGT.

A la finalización de esa jornada laboral, la empresa despliega en transparentes este comunicado: "Será descontado de los haberes este día de inactividad. Se conmina a deponer la actitud y se advierte que no se permitirá el acceso a los lugares de trabajo en el día de mañana si se persiste en el paro de brazos caídos. Los trabajadores que no efectúen sus tareas, serán desalojados del ámbito ferroviario. Se aplicará la Ley 14467 de Defensa Civil."

Other Languages