Huelga estudiantil de la UNAM (1999-2000)

Volante explicando los seis puntos del pliego petitorio del CGH.

La Huelga en la UNAM de 1999-2000 fue un movimiento estudiantil que se inició el 20 de abril de 1999 en contra de la modificación del Reglamento General de Pagos (RGP) de la Universidad Nacional Autónoma de México, una de las más importantes instituciones de educación media-superior, superior y de posgrado en México.

El 15 de marzo de 1999 se aprobó en el pleno del Consejo Universitario una modificación al Reglamento General de Pagos (RGP) que el entonces rector de la UNAM, Dr. Francisco Barnés de Castro, presentó ante el pleno del Consejo Universitario (la máxima autoridad de la institución); con este hecho las erogaciones que la comunidad universitaria tenía que hacer por conceptos de inscripción, cuota semestral y servicios, entre otras, adquirían el carácter de obligatorias.

Las modificaciones aprobadas al RGP se sumaban a una larga serie de reformas administrativas y a los modelos y planes de estudio, impulsadas por las autoridades universitarias.[2] Entre las que se encontraban la reforma al pase reglamentado de 1997 y que los estudiantes consideraban antidemocrática.

La huelga en la UNAM de 1999-2000 fue, durante el tiempo que duró conflicto, tema de discusión permanente en los medios de comunicación de México; muchos actores políticos fijaron posturas ante ella, entre otros: el alto clero católico,[7] y los medios de comunicación.

De la Asamblea Estudiantil Universitaria al Consejo General de Huelga

Otro de los muchos volantes a través de los cuales el CGH daba a conocer entre la población su punto de vista del conflicto.

A la propuesta de modificación del RGP comenzó a llamársele desde febrero de 1999: "El Plan Barnés", en alusión al apellido de su impulsor, el rector Francisco José Barnés de Castro. Dicha propuesta contemplaba el aumento de las cuotas por concepto de inscripción (actualmente 20¢ MXN y se proponía el aumento a una cifra reducida en comparación con las cuotas semestrales de diferentes Universidades Autónomas Estatales del país, no se diga comparada a las universidades privadas), pago semestral y otros servicios. Al parecer, por el comportamiento del gobierno federal, no se contó con la anuencia del Presidente de la República, Ernesto Zedillo Ponce de León ni con el visto bueno del entonces jefe de gobierno capitalino, Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano,[8] quien después se deslindaría. La propuesta ocupó grandes espacios de tiempo en los medios electrónicos, además de cientos de artículos en la prensa de México.

Mientras todo lo anterior acontecía en la esfera de la planeación universitaria, en diversas facultades representantes de diversos bloques estudiantiles analizaban la forma en que responderían de ser aprobada la propuesta del rector. Los grupos, constituidos como Asamblea Estudiantil Universitaria (AEU) consideraban que, frente a la postura de rectoría que se empeñaba en llevar a cabo su proyecto no importando el descontento de la comunidad, el único camino sería la huelga; sin embargo, no lograban ponerse de acuerdo en los tiempos.

Es importante mencionar que en diciembre de 1994 se había dado una de las crisis económicas más severas del país, referida por algunos como el " Error de diciembre". En ese entonces, para salvar de la quiebra a los bancos, el gobierno federal se apoyó en el Fondo Bancario de Protección al Ahorro, los pasivos del Fobaproa ascendieron a 552,000 millones de pesos. El rescate bancario estaba presente en el ánimo de los estudiantes, quienes expresaban su inconformidad ante el proyecto de recabar cuotas cuando el gobierno había apoyado a los banqueros con cientos de miles de millones de pesos.

El 11 de marzo de 1999 la AEU llamó a un paro parcial para manifestarse contra las reformas.[9]

La mañana del 15 de marzo del mismo año, en el auditorio Ignacio Chávez del Instituto Nacional de Cardiología fue aprobado el nuevo Reglamento General de Pagos.[10] La forma en la que tuvieron que ser aprobadas las modificaciones orilló a muchos universitarios que apoyaban el aumento a sumarse al movimiento estudiantil en contra de las mismas.

De nueva cuenta el 24 de marzo la AEU convocó a un paro de labores al que se sumaron 27 escuelas.[11] Desde ese momento las discusiones sobre la fecha del estallido de la huelga se intensificaron, lo que originó que el 7 de abril en la sesión de la Asamblea Universitaria se resolviera estallar la huelga el 20 de abril. De igual forma se acordó integrar una comisión que elaborara una propuesta sobre el pliego petitorio.

El 25 de marzo de 1999, el Consejo General de Huelga de la UNAM publica su Primer Manifiesto a la Nación, donde expresan sus puntos de desacuerdo con el aumento de cuotas y presenta un primer esbozo de lo que después se convertiría en el pliego petitorio del movimiento. En el documento se argumenta que la huelga es, históricamente, el último recurso del movimiento ante la falta de diálogo con las autoridades universitarias y se invita a un Diálogo Nacional sobre la universidad pública y gratuita.[12]

Finalmente el 15 de abril, 92,355 estudiantes se manifestaron contra "El Plan Barnés", mediante una consulta convocada por la AEU.[13]

El 20 de abril de 1999 a las cero horas la Asamblea Estudiantil Universitaria se constituyó el Consejo General de Huelga.[14]

Other Languages