Hospital de Maudes

Hospital de Jornaleros u Hospital de Maudes
Bien de Interés Cultural
Patrimonio histórico de España
Hospital de Maudes (Madrid) 01.jpg
Declaración 06-07-1979[1]
Figura de protección Monumento[1]
Código RI-51-0004374[1]
Coordenadas 40°26′45″N 3°42′04″O / 40.445936, 40°26′45″N 3°42′04″O / -3.701125
Ubicación Bandera de Madrid.svg Madrid
Flag of the Community of Madrid.svg  Comunidad de Madrid
Flag of Spain.svg  España
Construcción 1908-1916
[ editar datos en Wikidata]

El Hospital de Jornaleros de San Francisco de Paula, más conocido como Hospital de Maudes (y antiguamente como Hospital de Jornaleros) es un conjunto de edificios situado en el distrito de Chamberí de Madrid ( España), con fachadas al nº 18 de la calle de Raimundo Fernández Villaverde (norte), 17 de la Calle de Alenza (este), 2 de la calle de Treviño (oeste) y 17 de la calle de Maudes (sur). A pesar de los diversos nombres que ha tenido el Hospital a lo largo de su historia, ha prevalecido el del antiguo local de Maudes donde fue edificado. Fue diseñado y construido como hospital para asistencia sanitaria gratuita dispensada a jornaleros en 1908 y finalizado en 1916, por los jóvenes arquitectos Antonio Palacios y Joaquín Otamendi Machimbarrena.[2] El hospital se encarga a instancias de la benefactora Dolores Romero Arano (viuda de Curiel y Blasi).

El edificio muestra fachadas de piedra caliza poco labrada,[6]

Historia

La situación de la sanidad española a finales del siglo XIX, está influida por las corrientes liberales y entiende el principio de la fraternidad como principio de solidaridad, lo que dio lugar al ejercicio por primera vez de la filantropía como iniciativa individual en este sector.[7] Este concepto sanitario hace que existan iniciativas personales capaces de establecer hospitales capaces de ayudar gratuitamente a los necesitados.

La normativa sanitaria se había reformado ya a comienzos de siglo mediante el Real Decreto Orgánico de Sanidad de 1847, la Ley Orgánica de Sanidad de 1855 y la Instrucción General de Sanidad de 1904 (obra del Doctor Cortezo).[9] Estos movimientos apuntaban a un mayor control en la higiene y atención sanitaria tanto desde las instituciones benéficas públicas como privadas.

A principios del siglo XX

Fachada norte del Hospital.

La necesidad del Hospital de Jornaleros de Maudes fue idea de Dolores Romero y Arano, viuda del empresario ferretero Curiel y Blasi, que crea en el año 1906 una sociedad benéfica dedicada a San Francisco de Paula. La filantropía de Dolores lleva a la construcción además de un edificio-escuela adscrito a San Nicolás de Bari, cerca de su ciudad natal en Teruel. Solicita en 1906 al arquitecto Antonio Palacios y a Joaquín Otamendi diseñar un Hospital que proporcione asistencia médica gratuita a los jornaleros de la provincia.[10] Piensa construir el nuevo hospital en un local que ocupa una gran manzana casi cuadrada, ubicado en las afueras de Madrid, propiedad de la viuda. El terreno se encontraba en Maudes, un barrio cercano al Hipódromo de la Castellana. Su entrada a la capilla se haría por el Paseo de la Ronda (actual calle de Raimundo Fernández Villaverde). Por esta época el Ensanche no había llegado a los terrenos en los que estaba previsto diseñar el hospital. Por esta razón el área del barrio obrero de Cuatro Caminos que estaba poco edificado existiendo grandes extensiones de terreno entre los edificios: siendo uno de los primeros suburbios de Madrid. A pesar de ello era uno de los más poblados de Madrid. La Compañía Madrileña Urbanizadora desde 1906 estaba comprando terrenos cercanos a la glorieta de Cuatro Caminos con el objeto de construir grandes edificios de viviendas.

Se pensaba desde el diseño inicial en un hospital con un aforo de unas ciento cincuenta camas. Debía ser completamente autónomo y debía cubrir todo el ciclo de cuidados. Se preveía la atención durante las fases de medicación, cuidados hasta su completo restablecimiento. Por esta época Palacios-Otamendi eran dos jóvenes arquitectos que trabajaban a pie de obra en la construcción de su primera obra monumental: el Palacio de Comunicaciones (actual Palacio de la Cibeles).[11] Para ello dispone de cuatro naves en estrella que se juntan en un recinto central de planta octogonal con su fuente en el centro. El diseño propuesto maximizaba la luz natural de los interiores, minimizaba las corrientes de recirculación (propicios a la propagación de enfermedades contagiosas transmitidas por aíre). Aisla el edificio administrativo y entrada principal al conjunto (que se realiza por la calle Maudes) del resto de las naves y pone unos edificios anejos en los que se permite realizar consultas médicas. El recinto queda cerrado por un muro de contención.

Edificación y uso

Se comienza la edificación del hospital en 1909. En plena tarea constructiva del Palacio de Comunicaciones en la Plaza de la Cibeles. Se emplean en la construcción sistemas artesanales de tallado de piedra.[4] Cabe pensar que al finalizar su construcción no aportó imagen alguna a la área metropolitana de Madrid. El edificio se enncontraba lejos de los principales centros de la ciudad.

Hospital de Sangre

Durante la Guerra Civil Madrid se encuentra en lado leal a la República tras el pronunciamiento del 17 y 18 de julio de 1936. Este suceso hace que la capital se convierta objetivo militar prioritario y en diciembre de este año comience la defensa de Madrid ante los inminentes ataques. El hospital pasa a denominarse durante esta época como "Hospital Obrero de Maudes" (en algunas ocasiones también como "Hospital Obrero de Cuatro Caminos"[15] En el año 1939, a punto de finalizar la guerra, se convierte en Hospital Militar de Urgencias. El otro hospital militar, el hospital de Carabanchel, debido en parte a la destrucción sufrida por su cercanía al frente de batalla madrileño cede sus funciones entre este hospital de Maudes y el Hotel Palace.

Hospital Militar de Urgencias y abandono

Tras la guerra, se acondiciona el edificio como hospital militar. Sin embargo, a finales de los sesenta va cayendo en el abandono. En 1970 fue abandonado definitivamente el conjunto de edificios. Durante este periodo se dedicó como almacén para chatarreros, así como posteriormente vivienda ocasional para indigentes. En el año 1972 se aprueba[16] El Hospital es catalogado como conjunto arquitectónico a conservar, acogiendo su primera protección como Bien Cultural y Arquitectónico. Comienzan a realizarse planes especulativos para asignársele una función en alternativa en la ciudad. Al ser un Bien de Interés Arquitectónico no puede ser derruido, ni vendido. Por esta razón en 1976 la Dirección General de Patrimonio incoa un expediente para declarar el edificio Monumento Histórico Artístico. Se desecha la posibilidad de que sea utilizado como un hospital de la Seguridad Social. A finales de la década de los setenta el Colegio Oficial de Aparejadores y Arquitectos Técnicos de Madrid propone un uso social para el inmueble e indica el pésimo estado de sus paredes y estancias. En 1979 obtiene el grado de Protección Integral en el Plan especial de Conservación de Edificios y Conjuntos de Interés Histórico Artístico de la Villa de Madrid. La sensibilización existente en esta época, hace que los vecinos se organicen en una movilización vecinal denominada: Salvad Maudes.

La Comunidad Autónoma de Madrid se crea en 1981 y en 1984 adquiere, mediante subasta pública, el edificio y los locales. Durante los tres años siguientes fue restaurado y rehabilitado por Andrés Perea Ortega, convirtiéndolo en las oficinas administrativas de la Consejería de Obras Públicas, Urbanismo y Transporte de la Comunidad, y en una biblioteca.

Detalles de las decoraciones cerámicas de la fachada: elaboraciones de Daniel Zuloaga.[17]
Paneles con azulejos "gota de agua" rodeados de "guirnaldas" verdes.  
Azulejos bordeados con una "guirnalda" verde.  
Enjutas con mosaicos de color  

Rehabilitación y consejería de la Comunidad de Madrid

Tras su adquisición en 1984 por la Comunidad de Madrid (que anteriormente adquirió la Real Casa de Correos como sede de la presidencia) por la suma de 235 millones de pesetas.[6] Al poco tiempo comienza la rehabilitación del conjunto llevado a cabo por un equipo de expertos dirigido por Fernando de Castro López Villarino. Las labores para "rescatar el conjunto", fueron de diversa índole. Por un lado la contaminación atmosférica del tráfico viario de la zona, así como del incremento de la actividad industrial, causaron la meteorización de algunas de las piedras del paramento. Durante la rehabilitación se respetó la disposición original de los edificios.

El 23 de septiembre de 1986 se inaugura como Consejería de Política Territorial de la Comunidad Autónoma de Madrid, posteriormente dedicado a ser lugar para la Consejería de Obras Públicas, Urbanismo y Transporte.[6] La rehabilitación del edificio superó el doble del coste de compra. Ya en el año 1997 el conjunto fue incluido en el catálogo de edificios protegidos con el grado de protección especial en el Plan General de Ordenación Urbana de Madrid, de esta forma se salvaba de posibles reformas que afectaran a sus valores históricos y artísticos. En el año 2004 la Consejería solicita algunos estudios acerca de la conservación del inmueble, en 2006 (hasta 2008) se realiza una limpieza de las fachadas.

Other Languages