Horror vacui

Bote de Zamora, obra de arte califal cordobés, ejemplo de horror vacui.
Pórtico de la Majestad, en la localidad de Toro (España).

La expresión latina horror vacui (literalmente ‘miedo al vacío’) se emplea en la historia del arte, especialmente en crítica de la pintura, para describir el relleno de todo espacio vacío en una obra de arte con algún tipo de diseño o imagen. Es una de las características generales del embaldosado matemático o de los densos campos de relleno en los diseños entrelazados celtas.

Algunos ejemplos de horror vacui pueden verse en objetos bárbaros tales como el barco vikingo de Sutton Hoo o la cruz de Ruthwell. También es característico de la estética del Barroco y especialmente del Rococó, así como en la decoración islámica y en el lujo ostentoso del arte bizantino.

El término se asocia especialmente al crítico e investigador italiano Mario Praz, quien lo usó para describir la atmósfera agobiante y desordenada del diseño de interiores en la época victoriana.

En la ciencia

En física, el análisis de la opinión «La Naturaleza aborrece el vacío», sostenida por los aristotélicos,[1] fue una de las discusiones clave de la revolución científica de siglo XVII, siendo Pascal su principal oponente. Su respuesta, «¿Y lo aborrece más en París que en Chamonix?», aludiendo al diferente espacio dejado por el mismo barómetro de mercurio al ensayarse en estas dos ciudades (debido a la distinta altitud entre las dos ciudades, lo cual significaba distinta presión atmosférica entre ellas), fue concluyente para determinar quiénes tenían la razón.

La provincia de Guayana y el río Amazonas con el Lago de Parima y la ciudad de El Dorado, en un mapa de 1625


Other Languages
català: Horror vacui
English: Horror vacui
euskara: Horror vacui
galego: Horror vacui
italiano: Horror vacui
Nederlands: Horror vacui
norsk bokmål: Horror vacui
polski: Horror vacui
русский: Horror vacui
српски / srpski: Horror vacui
svenska: Horror vacui
українська: Horror vacui