Horno de cal

Restos de un horno de cal de la Sierra de Tramontana ( Mallorca, España).

Un horno de cal, también llamado calera o calero,[3]

Proceso

La reacción tiene lugar a 900°C (temperatura a la cual la presión parcial de CO2 es de 1 atmósfera), pero generalmente se usa una temperatura de unos 1000°C (temperatura a la cual la presión parcial del CO2 es de 3,8 atmósferas[4] ) para hacer que la reacción se produzca con mayor rapidez.

Caleras andaluzas y mallorquinas

Su abundancia y tradición han llegado a constituir un elemento típico del paisaje andaluz[6]

Caleras de la Comunidad de Madrid

Restos de una calera hecha de mampostería, en Almocita (Almería, España).

Se han documentado más de cien caleras en la Comunidad madrileña ya a comienzos de la Edad Media, siendo un fenómeno común observado en casi toda la Península Ibérica. Como la demanda de yeso era local los hornos se encuentran en las cercanías de las poblaciones. Estos hornos estuvieron en producción hasta mediados del siglo XX.[7]

Other Languages
aragonés: Calsinar
العربية: قمين الجير
català: Forn de calç
čeština: Vápenka
Deutsch: Kalkofen
English: Lime kiln
euskara: Karobi
français: Four à chaux
galego: Forno de cal
עברית: כבשן סיד
íslenska: Kalkofn
日本語: 石灰窯
Limburgs: Kalkove
Nederlands: Kalkoven
norsk bokmål: Kalkovn
rumantsch: Chaltgera
Simple English: Lime kiln
slovenščina: Apneničarstvo
српски / srpski: Кречарство
walon: Tchåfor