Hora itálica

Trazado de un reloj solar horizontal de horas itálicas.

Denominada en latín como Horae ab Occasu en algunos relojes solares, divide el día en 24 partes iguales, denominadas Horas Itálicas.[1]​ Está caracterizado por tomar como origen de recuento de las horas el fenómeno del ocaso solar, empezando a contar desde la hora 24h (0h) hasta el Ocaso del día siguiente. Tuvo diversos usos a lo largo de los siglos XVII y XVIII para desaparecer por completo en los albores del siglo XIX.

Características

El comienzo de recuento de horas se fijaba de acuerdo a la tradición bíblica, es decir al finalizar la luz el crepúsculo, aproximadamente media hora después del ocaso (Tal y como ocurre en latitudes que corresponden a Italia), aunque esta media hora depende de la latitud y de la época del año.[1]​ Esta disquisición, no trivial, hace que exista una división del sistema horario Itálico en: "Horas Itálicas Antiguas" denominadas ore italiane antiche que consideran el comienzo del recuento en el Ocaso, y las "Horas Italianas Civiles" que consideran la media hora de más que tiene la duración del crepúsculo del Ocaso Heliacal. Se pueden encontrar relojes de ambos tipos diseñados y construidos en la antigüedad. Los astrónomos árabes del siglo X y XI contaban los días tomando como comienzo la penumbra del atardecer.

El matemático renacentista Francesco Vimercato que vivía en la ciudad de Venecia escribe un tratado de gnomónica en el que describe las horas itálicas, denomínándolas como horas peregrinas.[4]

Other Languages
català: Hora itàlica