Homo faber

Homo faber es una locución latina que significa "el hombre que hace o fabrica". Se usa principalmente en contraposición a Homo sapiens, la denominación biológica de la especie humana, locución también latina que significa "el hombre que sabe".

Usos comunes de la locución homo faber

El escritor latino Appius Claudius Caecus ( 340 a. C.- 273 a. C.) la usó en su obra Sententiæ para referirse a la capacidad de los seres humanos de controlar su destino y su entorno: Homo faber suae quisque fortunae (cada persona es el artífice de su propio destino).

En su trabajo más conocido, El Capital (1867), Karl Marx la utiliza en relación con la frase de Benjamin Franklin "el hombre es el animal que hace herramientas".

El filósofo francés Henri Bergson la empleó en su obra La evolución creadora (1907), donde definió la inteligencia como "la capacidad de crear objetos artificiales, en particular herramientas para hacer herramientas, y de modificarlos de modo ilimitado".

Fue usado por la teórica de la política Hannah Arendt (1958) para enfatizar la capacidad humana de controlar su entorno con el uso de herramientas. También en el mismo sentido, por el escritor Max Frisch en su novela Homo faber (1957).

Other Languages
العربية: هومو فيبر
български: Homo faber
català: Homo faber
English: Homo faber
Esperanto: Homo faber
suomi: Homo Faber
galego: Homo faber
Bahasa Indonesia: Homo faber
한국어: 호모 파베르
Nederlands: Homo faber
polski: Homo faber
română: Homo faber
русский: Homo faber
slovenčina: Homo faber
Tiếng Việt: Homo faber