Homeostasis

La homeostasis (del griego ὅμος homos ‘similar’,[2] es una propiedad de los organismos que consiste en su capacidad de mantener una condición interna estable compensando los cambios en su entorno mediante el intercambio regulado de materia y energía con el exterior ( metabolismo). Se trata de una forma de equilibrio dinámico que se hace posible gracias a una red de sistemas de control realimentados que constituyen los mecanismos de autorregulación de los seres vivos. Ejemplos de homeostasis son la regulación de la temperatura y el balance entre acidez y alcalinidad ( pH).

El concepto fue aplicado por Walter Cannon en 1926,[6] para referirse al concepto de medio interno (milieu intérieur), publicado así en 1865 por Claude Bernard, referencia de la fisiología como se entiende en la actualidad.

Tradicionalmente se ha aplicado en biología pero, dado el hecho de que no solo lo biológico es capaz de cumplir con esta definición, otras ciencias y técnicas han adoptado también este término.[7]

Interacción entre ser vivo y ambiente: respuestas a los cambios

Las estrategias que acompañan a estas respuestas pueden resumirse como sigue:

  • Evitación: los organismos evitadores minimizan las variaciones internas utilizando algún mecanismo de escape comportamental que les permite evitar los cambios ambientales, ya sea espacial (buscando microhábitats no estresantes como cuevas, escondrijos; o a mayor escala, las migraciones) o temporal (hibernación, sopor, diapausa, huevos y pupas resistentes).
  • Conformidad: en los organismos conformistas el medio interno del animal cambia paralelamente a las condiciones externas, es decir, se conforma al ambiente pues no regula o la regulación no es efectiva; designado por el prefijo "poiquilo" (Ej. poiquilotermo). Puede existir una compensación funcional con la aclimatación o la aclimatización, recuperándose la velocidad funcional anterior al cambio.
  • Regulación: en los organismos reguladores un disturbio ambiental dispara acciones compensatorias que mantienen el ambiente interno relativamente constante; a menudo designados con el prefijo "homeo" (p. ej. homeotermo).

Estas categorías no son absolutas ya que no existen perfectos reguladores ni perfectos conformistas; los modelos más reales se encuentran entre conformistas y reguladores, dependiendo del factor ambiental y de la especie animal.

Other Languages
Afrikaans: Homeostase
العربية: استتباب
беларуская: Гамеастаз
български: Хомеостаза
bosanski: Homeostaza
català: Homeòstasi
čeština: Homeostáza
Deutsch: Homöostase
English: Homeostasis
Esperanto: Homeostazo
euskara: Homeostasi
français: Homéostasie
Gaeilge: Hoiméastáis
galego: Homeostase
हिन्दी: समस्थापन
hrvatski: Homeostaza
Kreyòl ayisyen: Omeyostazi
Հայերեն: Հոմեոստազ
Bahasa Indonesia: Homeostasis
íslenska: Samvægi
italiano: Omeostasi
日本語: 恒常性
ქართული: ჰომეოსტაზი
қазақша: Гомеостаз
한국어: 항상성
Кыргызча: Гомеостаз
Latina: Homoeostasis
lietuvių: Homeostazė
latviešu: Homeostāze
македонски: Хомеостаза
Bahasa Melayu: Homeostasis
Plattdüütsch: Homöostase
norsk nynorsk: Homeostase
norsk bokmål: Homeostase
polski: Homeostaza
português: Homeostase
română: Homeostazie
русский: Гомеостаз
srpskohrvatski / српскохрватски: Homeostaza
Simple English: Homeostasis
slovenčina: Homeostáza
slovenščina: Homeostaza
српски / srpski: Хомеостаза
svenska: Homeostas
Türkçe: Homeostaz
українська: Гомеостаз
اردو: استتباط
Tiếng Việt: Cân bằng nội môi
中文: 稳态