Homebrew

Captura de pantalla de Duck Attack!, homebrew para Atari 2600.

Se suele denominar homebrew ( software casero no oficial) a las aplicaciones y juegos creados por programadores -aficionados y expertos- para cualquier plataforma, generalmente videoconsolas propietarias.[1] Recientemente, se han desarrollado consolas diseñadas específicamente para la ejecución de software homebrew, el cual se caracteriza por ser gratuito y en su mayoría abierto.

Generalidades

Homebrew consiste en software de todo tipo creado por programadores aficionados o expertos. Ya los primeros programas desarrollados por la industria privada en los inicios de la informática, eran juegos y, poco más tarde, aplicaciones de ofimática hechas en casa por aficionados. Hoy en día, en la mayoría de los casos conocidos, los programas homebrew son versiones de prueba compartidas como freeware o shareware que se distribuyen libremente por internet. Muchas veces, estas herramientas han sido desarrolladas en importantes universidades por grupos de estudiantes que distribuyen versiones de prueba de su software bajo licencias de uso público y sin afán de lucro, aunque también hay programadores a nivel individual que desarrollan interesantes aplicaciones autodidactas que desde su domicilio particular llegan a diversas partes del mundo y de este modo le dan a conocer como autor creativo o prestigian el nivel tecnológico del autor o de su país. Ejemplos muy conocidos son Audacity y Emule. Los malwares que tienen por objeto alterar el normal funcionamiento del ordenador en forma de virus informático son en su mayoría programas homebrew también. Este amplio colectivo ha dedicado su esfuerzo en forma de trabajo individual o en proyectos comunes que van acumulando en internet funcionalidades y librerías de código abierto que son utilizadas y ampliadas por nuevos programadores autodidactas.

El homebrew es importante porque: abre las puertas a que muchos de los aficionados a desarrollarlo puedan conseguir un empleo remunerado y, además, a que otros desarrolladores continúen ampliando el uso comercial de nuevos y viejos productos, a que surja la posibilidad profesional de nuevos sistemas operativos, se amplíe la oferta de aplicaciones... etc. Lo que conlleva a la evolución tecnológica de la sociedad y al abaratamiento de recursos que de otra manera solo estarían disponibles para unos pocos privilegiados.

Aunque su uso más conocido es la creación de software para videoconsolas recreativas portátiles o de sobremesa, se ha adaptado software desarrollado para cualquier tipo de aparato; como software original libre en programas operativos para maquinaria computerizada industrial, diccionarios y agendas electrónicas, teléfonos, emisores o receptores de gps, maquinaria de uso médico y ordenadores actuales o antiguos de los 80 y 90, que ya no están a la venta por lo sencillo de su interfaz. El software nuevo original se ha desarrollado muchas veces como prácticas en lenguajes informáticos relativamente poco conocidos como C++, LUA, Palib, etc, o por otros motivos. Son muy conocidos por ser noticia desarrollos de lenguajes de programación cuyo uso afecta a millones de personas o algoritmos con aplicaciones homebrew destinadas a la industria, agricultura, banca, tratamiento médico, lectura, enseñanza... y que vuelven millonarios a sus creadores. Algunos autores incluso han realizado su software para optar a premios de entidades públicas o privadas, obtener becas de especialización o conseguir un empleo remunerado. Aparte de la tradicional forma de pago, existen otros autores que se conforman con menos, desde los que llegan al presupuesto insertando publicidad en su software o los que se ven recompensados por el reconocimiento del público, como ocurrió en el caso del autor de Facebook. Muchas de las licencias empleadas por los creadores permiten el uso gratuito de su software, siempre y cuando se respeten sus derechos y se les acredite como autores del mismo. Muchas veces podemos mandar un mensaje de felicitación si nos ha gustado su trabajo o ponernos en contacto con el autor o los autores o con sus representantes para fines particulares o comerciales. Muchas empresas privadas han comercializado legalmente el software creado en un principio como homebrew.

La palabra «homebrew» tiene relación con el Homebrew Computer Club, aunque se desconoce si fue éste el origen. En Japón estos juegos son llamados Dojin Soft, que es la manera de decir que este software no es ilegal, en principio, aunque depende del uso que se haga de él. Suele cuestionarse la legalidad del homebrew; sin embargo, su uso está muy extendido entre los usuarios avanzados. Además, su uso, excluyendo las copias de seguridad no propietarias, es completamente legal.

Other Languages