Historieta costumbrista

La historieta o cómic costumbrista es uno de los géneros de ficción en que puede dividirse la producción historietística. Tradicionalmente, se ha mezclado con el género cómico (así en tiras de prensa como Peanuts o Mafalda y en los tebeos de la Escuela Bruguera),[1]​ aunque esto ya no suceda en obras más contemporáneas, como pueden ser las de Will Eisner o Carlos Giménez, más vinculadas a la biografía y dirigidas a un lector adulto.

Características

Temáticas

  • El relato se desarrolla en una simulación del mundo real, con lo que se aleja del fantástico, la ciencia ficción y el terror;
  • Suele desarrollarse en el presente o pasado reciente, con lo que se aleja de la historieta histórica.
  • Suele narrar la vida familiar y profesional de un personaje o grupo de personajes, siempre que no se trate de las pertenecientes a géneros de acción como el aventurero, bélico, deportivo, o policíaco.
  • Su visión de las relaciones sentimentales no es tan estereotipada como en la historieta romántica ni exige un final feliz.
  • Sus ingredientes principales no son el humor ni en el sexo, como en la historieta cómica o la pornográfica, sino sólo un ingrediente más.
  • Puede denunciar las lacras sociales, sin llegar al panfleto político.

Formales

  • Los personajes suelen mostrar un lenguaje directo y coloquial. Este hecho, sumado a la secuenciación y planificación de la acción en un entorno realista, facilitan su adaptación teatral.[2]
Other Languages