Historia del urbanismo en Europa

La historia del urbanismo en Europa es la historia de las ciudades de dicho continente, sus inicios y su desarrollo.

El urbanismo en Europa ha tenido un carácter desigual durante toda su historia. Las primeras aglomeraciones importantes se desarrollaron en la edad Antigua, en torno al mar Mediterráneo. El Imperio romano a partir de su capital, Roma, que es la primera población que puede considerarse como gran ciudad, crea una cultura urbana en sus dominios, entre los que se encontraba parte de Europa (desde el mar Mediterráneo en todas sus márgenes, llegando hasta Gran Bretaña).

Edad media

En la Alta Edad Media la gran urbe del continente es Córdoba, capital del Califato musulmán que dominaba Al-Ándalus. Las otras grandes ciudades también se desarrollaron con el islam, por ejemplo Sevilla, Granada, Toledo y Palermo. De la antigüedad clásica solamente mantendría su importancia Constantinopla ( Estambul), que siguió siendo capital del Imperio bizantino, mientras que Roma estaba en franco retroceso, así como otras poblaciones. Así pues, las mayores urbes se situaban en el sur de Europa, mientras que el centro y norte vivía bajo una sociedad agraria y feudal.

En la Baja Edad Media florecieron nuevamente las ciudades en el resto del continente gracias a la mejora de las condiciones de vida que impulsaron la industria, las ferias, los negocios y, por tanto, el comercio. Así destacan por su importancia Medina del Campo, Barcelona, Valencia, Brujas, Ypres, Bruselas, Milán, Génova, Venecia, Florencia, Colonia y Hamburgo. Otras ciudades como París, Londres y Viena, unieron a su prosperidad comercial una creciente importancia política al convertirse en las capitales nacionales de poderosos estados.

Other Languages