Historia del uniforme del Real Madrid Club de Fútbol

Historia y evolución

Primer uniforme con los colores nacionales.

El origen del uniforme madridista surge en consonancia con el origen de la implantación del nuevo deporte, el football. Todos los primitivos “equipiers” al despojarse su ropa de calle quedaban en ropa interior, camisa y calzón blanco. Para diferenciarse usaban unas bandas de color atravesando el pecho que, lógicamente, se desprendían en el transcurso del juego. Ello llevó a que los distintos clubes buscaran nuevos uniformes y que el Madrid Football Club, decano de los clubes madrileños, reivindicase para sí el uso de uno totalmente blanco tal y como figura en sus estatutos fundacionales.

En ellos, datados en 1902 se establece:[1]

“El uniforme reglamentario será para los partidos ordinarios pantalón azul oscuro, corto y recto, blusa blanca y medias oscuras, y para los partidos extraordinarios será: pantalón y blusa blancos, medias negras con vueltas y cinturón con los colores nacionales, completando este uniforme un casquete azul oscuro”.

Con el tiempo se pasó a utilizar siempre el pantalón y la camiseta blancos, aunque en 1911 se cambió el color negro de las medias por un azul oscuro, mientras que el cinturón continuó presente en algunos jugadores hasta aproximadamente 1915.[n 1]

Salvando el breve cambio de uniforme a imitación del Corinthian Football Club como cambio más significativo en la historia de la equipación, consistentes en camisa blanca de una tonalidad cruda, y calzones y medias negras —la cual tras una serie de tropiezos deportivos la señalaron como portadora de mal augurio por lo que se volvió a los tradicionales colores blancos—, el siguiente cambio en el uniforme madridista no se dio hasta 1955, año en el que las medias también pasaron a ser blancas. De este modo, el uniforme madridista alcanzó su color blanco en toda su indumentaria.[2] Fue totalmente de blanco cuando el club alcanzó sus mayores éxitos, especialmente a nivel internacional, y se mantuvo inalterable salvo pequeñas variaciones en el diseño del cuello hasta la década de los años 1980, fecha en la que la publicidad comenzó a asentarse en el mundo futbolístico.

Es el primer año de esa década cuando se produjo una innovación significativa cuando el club suscribió un contrato con la marca deportiva Adidas por el que pasó a ser su proveedor oficial y las tres bandas características de la firma alemana aparecieron por primera vez en las camisetas en un leve color morado. Después, en 1982, llegó Zanussi como el primer patrocinador oficial y recibiendo por ello cien millones de pesetas a cambio de que el nombre apareciese estampado en el pecho de la camiseta.[2] Desde entonces, ambos distintivos han sido una tónica en los uniformes futbolísticos.

Las últimas novedades distintivas se dieron en la temporada 2006-07 con la incorporación del logotipo FIFA al Mejor Club del Siglo XX. Éste galardón fue otorgado por la FIFA al club por sus innumerables éxitos durante el citado siglo y que incluían sobre todo siete Copas de Europa —más que ningún otro club del viejo continente—, a las que posteriormente se añadieron otras cuatro en el siglo XXI, para un récord total de once.[2] Otros detalles se añadieron en la temporada 2009-10 cuando al igual que el logotipo de mejor club se añadió un parche en homenaje al Estadio Santiago Bernabéu, así como el de la temporada 2012-13 en la manga derecha acreditando los 110 años de existencia del club.

La banda en el pecho

Primer partido del club entre sus propios integrantes.

Con el paso del tiempo, en ocasiones se ha atribuido erróneamente a la historia del uniforme madridista el porte de una banda morada que atravesaba la camiseta en sus primeros años. El error procede de las escasas fotografías en blanco y negro de la época y su confusa interpretación, llevando a tal conclusión. Sin embargo, estas bandas fueron las que portaban los propios integrantes del club para diferenciarse entre ellos en los partidos de preparación. Los colores de las bandas eran rojo y azul, pero no formaban parte de la camiseta, sino que eran unos simples añadidos.

Para distinguirse entre sí los equipos contendientes de las sociedades futbolísticas de principios del siglo XX, y a semejanza de los pelotaris, se diferenciaban en rojos y azules mediante unas bandas cruzadas sobre el pecho, como así hicieron los madrileños en el primer encuentro conocido entre sus integrantes al no tener camisas diferentes para todos los jugadores. Así jugaron los de banda roja contra los de banda azul. El color morado nunca se ha llevado en una banda aunque se la pueda relacionar a la historia de la entidad ya que es la que aparece en 1931 en el nuevo escudo debido a la instauración de la II República (con la que el club perdió momentáneamente su corona y acepción "real"), y que hacía referencia a la región histórica de Castilla, pero nunca como parte integrante de su camiseta.

Dicha banda era también signo de diferenciación del club que fue el embrión madridista, el Sky Football, como así constan en los archivos de la época. Ellas nos muestran imágenes con los jugadores con camisas oscuras —presumiblemente azules o rojas— para diferenciarse, o bien sobre su camisa titular oscura con una banda blanca en el pecho.[3] Así se recogen los hechos del que fue el partido para dilucidar el primer equipo madridista acontecido el 9 de marzo de 1902. En él se desconoce si bien portaban dichas camisas oscuras de color distinto, o las anteriores del Sky F. C. con la banda blanca para diferenciarse. En cualquier caso, la banda nunca perteneció como tal al atuendo del uniforme del club.

Other Languages