Historia del Brasil

La periodización tradicional divide al Brasil en cuatro períodos generales: la Precolombia (hasta 1500), el Brasil Colonial (entre 1500 y 1822), el Imperio (de 1822 a 1889) y la República (desde 1889 hasta los días presentes).

Evolución de la división administrativa de Brasil

Período precolonial

Exploración europea

Hay varias teorías acerca de quién fue el primer europeo en llegar a las tierras que ahora forman el Brasil. Entre ellos, resalta la teoría que afirma que fue Duarte Pacheco Pereira entre noviembre y diciembre 1498[3] Pero según la gran mayoría de los historiadores, el descubridor de Brasil fue Pedro Alvares Cabral que fue quien tomó "oficialmente" el territorio en nombre de su país.

Entre los siglos XVI y XIX, Brasil fue parte del imperio colonial portugués utilizando el nombre de Reino del Brasil y teniendo como capital a Salvador de Bahía. El 7 de septiembre de 1822, el país declaró su independencia y se convirtió en una monarquía constitucional, el Imperio de Brasil y teniendo como capital a Río de Janeiro. Un golpe militar estableció en 1889 un sistema republicano. Desde entonces, Brasil ha sido nominalmente una república democrática, salvo por tres períodos de dictadura expresa: 1930- 1934, 1937- 1945 y 1964- 1985.

Según la mayoría de los historiadores, el descubridor de Brasil fue el español Vicente Yáñez Pinzón,[5] En cambio, para la historiografía portuguesa, el descubridor será Pedro Álvares Cabral (23 de abril de 1500), quien tomará "oficialmente" el territorio en nombre de su país.

Brasil es desde los 1970 hasta la actualidad (2014), la mayor economía de Sudamérica, la sexta del mundo y el quinto país más poblado. También forma parte de los llamados BRIC.

Pueblos indígenas

Áreas de expansión de las lenguas tupíes.
Ramas de las lenguas macro-yê.

El territorio de Brasil ha sido habitado desde hace por lo menos 8000 años. Los orígenes de los primeros brasileños, llamados "indios" por los portugueses, todavía son una materia de discusión entre los arqueólogos, aunque las pruebas genéticas sugieren que Brasil al igual que el resto de América fue poblada desde el NE de Asia. La visión tradicional es que fueron parte de la primera ola de inmigrantes cazadores que llegaron a América desde Siberia, a través del estrecho de Bering.

Los Andes y las altas montañas del norte de Sudamérica crearon un límite cultural entre las civilizaciones agrarias de la costa oeste (de donde surgieron las ciudades-estado urbanizadas y el Imperio Inca) y las tribus semi-nómadas del este, que nunca desarrollaron registros escritos o arquitectura monumental permanente. Por esta razón, muy poco se sabe de la historia de Brasil antes de 1500. Los restos arqueológicos (principalmente cerámica) revelan vagamente un complejo patrón de desarrollos culturales regionales, migraciones internas y grandes federaciones similares a estados ocasionales.

Es bien conocido que el Brasil precolonial, no sólo por su gran extensión, era una territorio cultural, étnica y lingüísticamente muy diverso (en el actual territorio de Brasil se han documentado más de 240 lenguas diferentes, muchas de las cuales en la actualidad están extintas). Estas lenguas pertenecen a más de 20 familias lingüísticas diferentes. Las dos familias principales eran las lenguas tupíes que ocupaban gran parte de la costa y también del interior de la Amazonia, y las lenguas macro-ye que ocupaban principalmente la meseta brasileña. La mayor parte de lenguas de la costa y el macizo central desaparecieron y en la actualidad los grupos indígenas habitan fundamentalmente la Amazonia brasileña.

Hacia el siglo XV, cuando llegaron los primeros exploradores europeos, todas las partes del territorio estaban habitadas por tribus indias seminómadas que subsistían de una combinación de caza, pesca, recolección y agricultura. La densidad de población era más o menos baja; los números totales han sido estimados en un millón de personas (pero recientes descubrimientos arqueológicos, tal como los mencionados arriba, parecen indicar un número mucho más alto). Aunque muchos indios brasileños sucumbieron a las masacres, enfermedades y las duras consecuencias de la esclavitud y el desplazamiento forzoso, muchos otros fueron absorbidos dentro de la población brasileña, destacando en esto los bandeirantes paulistas que esclavizaron durante tres siglos a cerca de medio millón de indios.[6] Unas cuantas tribus subsisten en su estilo de vida en los remotos rincones de la selva tropical del Amazonas.

La actual cultura brasileña le debe mucho a esos pueblos, incluido el desarrollo de cosechas como la cassava y el complejo conocimiento necesario para la supervivencia en la selva tropical.

Los colonos portugueses tuvieron que derrotar a los intentos de colonización españoles ( guerra de Iguape), ingleses, franceses[9]

Además de tener que someter a los pueblos indígenas: entre 1556 y 1558 a los caetés de Alagoas,[24] y la Guerra Guaranítica.

Other Languages