Historia de los ministerios de Medio Ambiente de España

Cartel del Ministerio de Medio Ambiente en una playa de El Puerto de Santa María perteneciente al Parque Natural de la Bahía de Cádiz.

Este artículo trata sobre la historia de los ministerios españoles de Medio Ambiente.

Historia

El embrión de preocupación por las políticas medioambientales en España puede rastrearse en la historia llegando incluso hasta el siglo XVIII, cuando se promulgan las Ordenanzas para la Conservación y el aumento de los Montes de la Marina y para el Aumento y Conservación de Montes y Plantíos (1748)[3] Mediante Real Decreto de 31 de mayo de 1837 se dispuso que los montes y plantíos realengos y de dueño no conocido, como pertenecientes a la Nación sean administrados por el gobierno; y que esta administración sea regida por la dirección general de montes. En 1855 se fundó la Junta Consultiva de Montes.

Tras varios cambios de nomenclatura, la citada Dirección General de Montes se rebautizó en 1928 como Dirección General de Montes, Pesca y Caza (a partir de 1939, Dirección General de Montes, Caza y Pesca Fluvial), que pervivirá como dicho tipo de entidad hasta prácticamente nuestros días. El hito más destacado bajo la dictadura franquista fue la creación del Instituto para la Conservación de la Naturaleza en 1971 adscrito al Ministerio de Agricultura, que aglutinó el Patrimonio Forestal del Estado, el Servicio de Vías Pecuarias, el de Conservación de Vías Agrícolas y la mayor parte de las atribuciones de la Dirección General de Montes.[3]

En cuanto a la política hidráulica, se encuentran antecedentes también en el siglo XIX (Leyes de Aguas de 1866 y 1879; Ley de canales y pantanos de 1870) y se caracterizó durante el periodo por una estrategia de fomento de la iniciativa privada en la construcción hidráulica, si bien con mínimos efectos. A partir de 1880, sin embargo, y gracias al impulso de intelectuales como, entre otros, Joaquín Costa, se empieza a tomar conciencia de que el Estado debe actuar directamente en la construcción de obras hidráulicas, culminándose el proceso con la promulgación en 1911 de la Ley de Grandes Regadíos que facultaba al Estado para ejecutar proyectos de obra hidráulica.[4]

En 1926 se creaban las Confederaciones Hidrográficas[5] (denominadas entonces Confederaciones Sindicales Hidrográficas) y el 4 de enero de 1932 la Dirección General de Obras Hidráulicas, adscrita al Ministerio de Obras Públicas.

Finalmente, por lo que se refiere a la protección del litoral, ya la Ley de Puertos de 19 de enero de 1928 establecía en su artículo 34 que en ningún punto de las costas, playas, puertos y desembocaduras de los ríos, ni en las islas formadas en la zona marítima, se podrán ejecutar obras nuevas, de cualquier especie que fueren, ni construirse edificio alguno sin la competente autorización. Sin embargo la preocupación política por la cuestión se acentúa en la década de 1960, ante la evidencia de la degradación de la costa española motivada por el urbanismo salvaje de esos años.[7] desde 1977 de la Dirección General de Puertos y Costas y desde 1991 - fecha de su creación mediante Real Decreto 1316/1991, de 2 de agosto - de la Dirección General de Costas.

En cuanto al uso del término Medio Ambiente en un órgano administrativo, se encuentra por primera vez en la Comisión Delegada del Gobierno para el Medio Ambiente y la Comisión Interministerial del Medio Ambiente, creadas por Decreto 888/1972, de 13 de abril, integrada por representantes de varios Ministerios y que debía impulsar medidas de lucha contra la contaminación de la atmósfera y de las aguas, la defensa del paisaje y de los recursos naturales, la conservación del patrimonio histórico-artístico y en general salvaguardar la calidad del medio ambiente. En 1975 sus funciones fueron asumidas por la Dirección General de Acción Territorial y Medio Ambiente, incardinada en el Ministerio de la Presidencia, hasta que el 1977, con la nueva reestructuración del Ministerio de Obras Públicas, éste asume las competencias. Se crea entonces en dicho Departamento la Subsecretaría de Ordenación del Territorio y Medio Ambiente, con su Dirección General de Medio Ambiente, a la que corresponde la elaboración de los estudios previos para la formulación de la política ambiental de la administración publica, su ejecución, la dirección de los asuntos que en este campo competen al departamento, integrando las tareas realizadas por sus distintas unidades y la coordinación de tales actividades con las realizadas por otros departamentos ministeriales y organismos públicos.

En 1991, alcanzaba rango de Secretaría de Estado, al crearse la Secretaría de Estado para las Políticas del Agua y el Medio Ambiente. En 1993 la expresión alcanzó el nombre del Ministerio, que pasa a denominarse de Obras Públicas, Transportes y Medio Ambiente. Por su parte, en el Ministerio de Agricultura se creaba en 1995 la Dirección General de Conservación de la Naturaleza, a la que correspondía Formulación de los criterios básicos para la ordenación de la flora, la fauna, los hábitat y ecosistemas naturales y la redacción de la declaración de impacto ambiental. Ese mismo año se crea, también en Agricultura, el Organismo Autónomo Parques Nacionales.

Finalmente, el Ministerio de Medio Ambiente se crea en 1996 con la llegada de José María Aznar y el Partido Popular recogiendo las competencias sobre esta materia de Obras Públicas y las de Agricultura.

Con el nombramiento de Isabel Tocino como primera ministra de Medio Ambiente en la historia de España se cubre una carencia histórica de la administración española. Antes del año 1996 las competencias de medio ambiente se encontraban dispersas entre varios ministerios y solamente existía una secretaría de Estado dedicada al Medio Ambiente. El Ministerio de Medio Ambiente, es el único ministerio español (anterior a 2004) que ha sido dirigido por más ministras ( Isabel Tocino, Elvira Rodríguez y Cristina Narbona) que ministros ( Jaume Matas).

En 2001 se creó la Oficina Española de Cambio Climático, alcanzando este ámbito rango de Subdirección General en 2003, de Secretaría General en 2004 y de Secretaría de Estado en 2008.

En la IX Legislatura, este Ministerio se fusiona con el de Agricultura, Pesca y Alimentación y pasa a denominarse Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino. Con el cambio de gobierno de la X Legislatura en noviembre de 2011, toma el nombre de Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, que pasa a Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente desde noviembre de 2016 ( XII Legislatura).

Other Languages