Historia de la sociología

La historia de la sociología como disciplina académica independiente es relativamente corta, ya que la sociología es una ciencia relativamente joven. Los requisitos previos para su existencia surgieron en la Revolución francesa, con las ideas de la Ilustración. Los inicios de la misma, solo se remontan a los principios del siglo XIX. La sociología surgió a partir de Henri de Saint-Simon con la idea de la «fisiología social», también llamada «física social», rebautizada por Auguste Comte como sociología. Su génesis se debe a varios movimientos claves en la filosofía de la ciencia y la epistemología. Sin embargo, el análisis social en un sentido más amplio, tiene sus orígenes en las acciones comunes de la filosofía y necesariamente es anterior al campo. Como puntapie de iniciación de la disciplina de la sociología, Auguste Comte utilizó por primera vez dicha palabra en 1838 en su libro Curso de filosofía positiva. En el transcurso de siglo XIX, gracias a los principales primeros investigadores sociológicos con ideas propias, comenzó la producción de la terminología sociológica y la definición del sujeto de investigación de la misma. Durante la primera mitad del siglo XX se experimentó la crisis original de la sociología francesa, y repercutió en la sociología, y sobre todo en los Estados Unidos. Desde el final de la Segunda Guerra Mundial la sociología se ha desarrollado hasta ahora en todos los Estados originales, mientras que el desarrollo se lleva a cabo en otros países donde la disciplina sociológica es más joven. La sociología académica moderna surgió como reacción a la modernidad, al capitalismo, a la urbanización, a la racionalización y a la secularización, teniendo un interés particularmente importante en el surgimiento del estado nación moderno, sus instituciones componentes, sus unidades de socialización y sus medios de vigilancia. Un énfasis en el concepto de modernidad, en lugar de la Iluminación, a menudo distingue el discurso sociológico de la filosofía política clásica.[1]

Dentro de un breve período de tiempo la disciplina amplió considerablemente y separó, en maneras tópicas y metodológicas, en particular como resultado de múltiples reacciones contra el empirismo. Se marcan los debates históricos en términos generales por las disputas teóricas sobre o la primacía de la estructura o la agencia. La teoría social contemporánea ha tendido hacia el intento de conciliar estos dilemas. Los giros lingüísticos y culturales de la segunda mitad del siglo XX llevaron a métodos cada vez más interpretativos, y con un enfoque filosófico para el análisis de la sociedad. Por el contrario, las últimas décadas han visto el surgimiento de nuevas técnicas analíticas y computacionalmente rigurosas.

Las diversas técnicas de investigación social cuantitativas se han convertido en instrumentos comunes para los gobiernos, empresas y organizaciones, y también han encontrado su uso en las otras ciencias sociales. Divorciado de explicaciones teóricas de la dinámica social, esto ha dado a la investigación social un grado de autonomía de la disciplina de la sociología. Del mismo modo, la " ciencia social" ha llegado a ser un término general apropiado para referirse a varias disciplinas que estudian a los seres humanos, la interacción, la sociedad o la cultura.[2]

Precursores

En la antigüedad 

El pensamiento sociológico puede remontarse al menos hasta los antiguos griegos (véase la observación de Jenófanes: "Si los caballos adorasen a los dioses, esos dioses se parecerían a caballos"). Se encuentran las observaciones proto-sociológicas en los textos fundadores de la filosofía occidental ( Heródoto, Tucídides, Platón, Polibio etcétera).

Más tarde, también se pueden observar las consideraciones sociológicas en San Agustín, Tomás de Aquino y Marsilio de Padua en la Edad Media, por Maquiavelo en el Renacimiento, así como filósofos no europeos, la mayoría de Confucianistas.[6]

Sociología en el Islam medieval

Existe evidencia de la sociología musulmana temprana desde el siglo XIVIbn Jaldún (1332-1406), en su  Muqaddima (después traducido como 'Prolegómenos' al latín), la introducción a un análisis de siete volúmenes de la historia universal, fue el primer que avanzó la filosofía social y las ciencias sociales en la formulación de las teorías de la cohesión social y el conflicto social[12]

Ilustración

Entre ellos encontramos a Voltaire, Montesquieu y Giambattista Vico.

Other Languages