Historia de la ciencia y la técnica en la Prehistoria y la Edad Antigua

La historia de la ciencia y la técnica en la Prehistoria y la Edad Antigua es una subdivisión temporal de la historia de la ciencia y de la técnica que se centra en la Prehistoria y la Edad Antigua. Comienza desde el surgimiento de comunidades nómadas de Homo sapiens sapiens en diversos sectores geográficos y concluye con la Caída del Imperio romano de Occidente.

Prehistoria y culturas primitivas

El inicio de la tecnología humana se reconoce con el dominio del fuego, base de toda la tecnología y del cambio en la naturaleza por medio de la alteración de su entorno. Lo más natural es que, como primer resultado, obtuvieran un palo aguzado y con la punta endurecida, principio de la lanza y otras herramientas. También surge la alfarería, al observar el endurecimiento, en determinadas condiciones, de la tierra arcillosa sobre la que se organiza el fuego. La cocción de los alimentos y el surgimiento del Cuero son también consecuencias de este hito tecnológico.

A lo largo del periodo prehistórico surgen y evolucionan las primeras herramientas, se desarrollan las primeras tecnologías de carácter empírico, basadas en el ensayo y error. La transmisión de los descubrimientos es oral y por medio de Pictogramas durante el periodo prehistórico. Las primeras herramientas se elaboran utilizando madera, hueso, marfil y piedra; aparecen los primeros sistemas de numeración y cálculo en la rivera del Tigris y el Eufrates, así como también en Mesoamérica y en la hindú, incluso las primeras anotaciones de observaciones astronómicas en diversas regiones del mundo.[1]

Es relevante recordar que la prehistoria tiene diferentes historicidades a través del planeta, donde el hito principal es el paso de la cultura oral a la escrita. En tiempos prehistóricos, los consejos y los conocimientos fueron transmitidos de generación en generación por medio de la tradición oral. El desarrollo de la escritura permitió que los conocimientos pudieran ser guardados y comunicados a través de generaciones venideras con mucho mayor fidelidad. Con la Revolución Neolítica y el desarrollo de la agricultura, que propició un aumento de alimentos, se hizo factible el desarrollo de las Civilizaciones tempranas, porque podía dedicarse más tiempo a otras tareas que a la supervivencia.

Other Languages