Historia de Tonga

La historia de Tonga se extiende en el tiempo hasta alrededor de 4000 a. C., cuando llegaron los polinesios. Tonga fue conocida como el Imperio de Tonga gracias al comercio. Los europeos llegaron en el siglo XVII.

Tiempos primitivos

Las pruebas arqueológicas muestran que los primeros colonos de Tonga navegaron desde las Islas de Santa Cruz, como parte de la migración original de hablantes austronésicos ( Lapita) que se originó en el sudeste asiático hace seis mil años. Las dataciones arqueológicas sitúan a Tonga como el lugar conocido más antiguo en Polinesia con cerámica característica Lapita, hace 2800—2750 años. El pueblo Lapita vivió, navegó, comerció, guerreó y se casó entre sí en las islas hoy conocidas como Tonga, Samoa y Fiyi durante 1000 años, antes de que partieran exploradores hacia el este para descubrir las Islas Marquesas, Tahití y finalmente el resto de las islas del Pacífico. Por esta razón, Tonga, Samoa y Fiji son descritas por los antropólogos como la cuna de la cultura polinesia y su civilización. Esta expansión fue parte de la expansión austronésica que extendió a los pueblos del sudeste asiático por todo el Pacífico por el este y a través del Océano Índico hasta Madagascar y el este de África por el oeste.

Estos polinesios llevaron consigo en sus barcos a sus perros, cerdos, pollos, cerámica y agricultura. Rápidamente se extendieron por las islas de Tonga, y en tiempos modernos (antes de la llegada de los navíos occidentales y los misioneros) llegaron a alcanzar densidades de población de entre 80 y 100 habitantes por km². En el siglo XVIII, Tonga había sido unificada bajo líderes tribales y había formado un imperio marítimo que incluía partes conquistadas en Fiyi. Para entonces, el imperio tongano contaba con una población de alrededor de 40.000 personas. Los tonganos dominaban sus territorios insulares con canoas de guerra que podían transportar hasta 150 guerreros cada una.

Other Languages