Historia de Tanzania

Mapa del África Oriental Alemana, del año 1894.

Lo que hoy es Tanzania fue una colonia alemana conocida como África Oriental Alemana desde alrededor de 1880 hasta 1919. Estuvo bajo control del Reino Unido entre 1919 y 1961. Poco después de la independencia, Tanganica y Zanzíbar se unieron para formar Tanzania el 26 de abril de 1964. El unipartidismo acabó en 1995, año en que se celebraron las primeras elecciones democráticas en el país desde la década de 1970.

Historia

La famosa Garganta de Olduvai, en el norte de Tanganica ha aportado interesantes pruebas sobre la prehistoria en la zona, incluyendo restos fósiles de algunos de los ancestros más tempranos de la Humanidad. Los descubrimientos sugieren que el África Oriental podría haber sido el lugar en el que apareció el ser humano.

Se sabe poco de la historia de la Tanganica interior durante los siglos pasados. Se cree que la zona fue habitada por grupos étnicos que hablaban lenguas con sonidos similares a las de los bosquimanos y los hotentotes del sur de África. Aunque todavía quedan restos de esas primeras tribus, la mayor parte fueron desplazados por agricultores bantúes que migraron hacia el oeste y el sur y por nilotas y otros pueblos relacionados del norte. Algunos de estos grupos formaron sociedades bien organizadas y controlaban extensas áreas hasta el momento en el que los mercaderes árabes, los exploradores europeos y los misioneros penetraron en el interior en la primera mitad del siglo XIX.

La zona costera fue la primera en sentir el impacto de la influencia exterior, al comienzo de nuestra era. Rhapta, el mercado más meridional de Azania, era conocido por los mercaderes del periodo del imperio romano.

Después, los mercaderes árabes establecieron puestos comerciales en la costa. Quizá ya en el siglo VIII. En el siglo XII, los mercaderes y los inmigrantes llegaron tan lejos como desde Persia (actual Irán) y la India. Los nativos construyeron unas series de ciudades y estados comerciales a lo largo de la costa, siendo la más importante de ellas Kibaha, un asentamiento que exisitió hasta que los portugueses lo destruyeron a principios del siglo XVI.

El navegante portugués Vasco da Gama exploró la costa del África Oriental en 1498, durante su viaje a la India. En 1506, los portugueses reivindicaron el control de toda la costa. Este control, sin embargo, fue nominal ya que ni colonizaron el área ni exploraron su interior. Ayudados por los árabes omaníes, los moradores indígenas de la costa tuvieron éxito en mantener a los portugueses fuera de la zona al norte del río Ruvuma. El sultán omaní Sultan Seyyid Said (l804-56) trasladó su capital a Zanzíbar en 1841 para reclamar el territorio costero.

Las regiones del interior eran todavía muy desconocidas para los europeos. Una parte de la región de los Grandes Lagos, al oeste del lago Victoria consistía en muchos pequeños reinos entre los que destacaban Karagwe y Buzinza, que fueron dominados por sus vecinos más poderosos Ruanda, Burundi y Buganda. La exploración europea del interior comenzó a mediados del siglo XIX. Dos misioneros alemanes llegaron al Kilimanjaro en la década de 1840. Los exploradores británicos Richard Burton y John Hanning Speke cruzaron el lago Tanganica en 1857. David Livingstone, el explorador y misionero escocés, que luchó contra el tráfico de esclavos, estableció su última misión en Ujiji, donde Henry Morton Stanley, un explorador y periodista estadounidense enviado por el New York Herald consiguió encontrarlo.

Other Languages