Historia de Sri Lanka

Mapa alemán de Ceilán.

La historia de Sri Lanka se remonta a los tiempos más lejanos, aunque mezclándose en ellos, lo legendario y lo real. Sri Lanka ha estado habitada desde 10000 a. C.. Hacia el siglo V a. C. surgió una civilización avanzada, sostenida por un amplio sistema de riego. Floreció hasta el 1200 d. C., cuando decayó misteriosamente, y el centro de población se trasladó hacia la península de Jaffna, ubicada al norte, y hacia la costa meridional y la región de las colinas. Se cree que la actual ciudad de Galle era el puerto de la antigua Tharsis, al cual el rey hebreo Salomón enviaba a buscar el marfil y los pavos reales que indica la Biblia. En el Rāmāiaṇa se cuenta la conquista de una parte de la isla por el rey Rāma y sus seguidores, que según el poema manifiesta, sitiaron y tomaron la capital del demoníaco rey Rāwaṇa.

Edad Antigua

Los primeros datos fidedignos se deben a los trabajos de Turnour y a su admirable traducción del Mahawanso (‘gran genealogía’), donde se consigna que en el mismo año de la muerte de Buda Sakiamuni ( 543 a. C.), Widjeya (Viyaia, el ‘victorioso’), príncipe del Norte de la India, hijo de Sihabahu, invadió Ceylán, venció a los indígenas llamados yahhos con 700 hombres y se casó con la princesa Kuveni, hija del rey del país.

Así principia la gran era histórica cingalesa del Mahawanso, que abraza desde el 459 - 477 a. C. hasta 1758, cuyo fondo de verdad es innegable, como se ha podido comprobar en cuanto a las épocas históricas. Los sucesores de Viyeia fueron apoderándose gradualmente de toda la isla, obligando a los aborígenes a refugiarse en las comarcas más inaccesibles.

Ceylán quedó dividido en tres regiones:

  • la del norte Pihitti o Raja Ratta (país de los rayas, porque en ella estaba situada la capital; ratta es la forma pali de Rachtra)
  • la del centro o Mayor Ratta y
  • la del sur o Ruhuna Ratta.

Esta dinastía contó 54 soberanos, siendo el último de estos Maha-Sen, muerto en el 302 d. C. Durante esta época fueron sucesivamente varias las capitales de Ceylán hasta quedar en definitiva con tal carácter la ciudad de Anuradhapura, en tiempos de Uttiya (8.º rey, en el 267 a. C.).

Siguió la dinastía de los Sulawansa (baja dinastía) que tuvieron 110 reyes, desde Kirtisni-Megha hasta Sri Vikrama Raja Singha (depuesto en 1815). Este período fue el de la decadencia de Ceylán, cuyos anales presentan una serie no interrumpida de guerras civiles, usurpaciones y refinadas crueldades. Durante el mismo, volvió a cambiar la capital hasta establecerse en Kandy (1685), cuando ya los príncipes no eran de sangre cingalesa sino de origen malabar. En el año 307 a. C., según queda mencionado, se introdujo el budismo, hecho culminante, con el cual coinciden las incursiones de los tamiles, procedentes del Sur de la India y que fueron rechazados repetidas veces. Los reyes que más se distinguieron por sus hazañas contra los invasores o por el impulso que dieron al progreso del país, fueron Dutugemunu ( 200 a. C.), Gojabahu ( 100 a. C.) y Prakramabahu ( 1150). El comercio casi durante todo este tiempo estuvo en manos de los árabes.

Other Languages