Historia de Solidarność

Conmemoración del aniversario nº 25 de Solidarność, en la entrada a los astilleros de Gdansk (verano de 2005).
Conmemoración del aniversario nº 30 de Solidarność, en Ostrowiec Świętokrzyski

La historia de Solidarność, un sindicato no gubernamental polaco, comenzó en agosto de 1980 en los astilleros de Gdańsk, donde Lech Wałęsa junto a otras personas fundaron el sindicato Solidaridad (en polaco: Acerca de este sonido  Solidarność ). A principios de los años 1980, Solidaridad se convirtió en el primer sindicato independiente en un país del Bloque soviético que dio lugar a un amplio movimiento social anticomunista. En su momento de apogeo, este movimiento logró reunir a aproximadamente 10 millones de miembros, entre los cuales se contaban tanto a personas asociadas con la Iglesia católica[3]

El gobierno de la República Popular de Polonia intentó destruir el sindicato por medio del establecimiento de la ley marcial en 1981, seguida de varios años de represión política; aunque, al final, fue forzado a empezar a negociar con el sindicato. Las negociaciones de la mesa redonda entre el gobierno y la oposición liderada por Solidaridad tuvieron como resultado las elecciones de 1989. Hacia fines de agosto de 1989, se había conformado un gobierno de coalición liderado por Solidaridad y, en diciembre de 1990, Wałęsa fue elegido presidente de Polonia. Poco después, se continuó con el desmantelamiento del sistema gubernamental comunista y con la transformación de Polonia en un estado democrático al uso occidental. La supervivencia de Solidaridad significó un quiebre en la postura de línea dura del comunista Partido Obrero Unificado Polaco (PZPR), lo que era un acontecimiento sin precedentes no solo para la República Popular de Polonia -perteneciente al área de influencia de la URSS y un sistema de organización política de Estado socialista unipartidista —, sino para el todo el Bloque Oriental. El ejemplo de Solidaridad contribuyó a la propagación de ideas y movimientos anticomunistas a lo largo de los países del Bloque Oriental, lo cual debilitó a sus gobiernos; un proceso que eventualmente culminó en las Revoluciones de 1989 ("el Otoño de las Naciones"), auspiciado por las potencias occidentales .

En los años 1990, la influencia de Solidaridad sobre la escena política de Polonia disminuyó. En 1996, se fundó un brazo político del movimiento "Solidaridad", la Acción Electoral Solidaridad (AWS), que ganaría las elecciones polacas parlamentarias en 1997, para perder las siguientes elecciones de 2001, después de realizar una política de corte conservador. Desde entonces, Solidaridad ha tenido poca influencia como partido político, aunque se convirtió en el sindicato más importante de Polonia.

Raíces pre–1980

En las décadas de 1970 y 1980, el éxito inicial de Solidaridad, en particular, y de los movimientos disidentes, en general, fue alimentado por una crisis que se intensificaba en las sociedades de estilo soviético debido al deterioro moral, el empeoramiento de las condiciones económicas (una economía de escasez) y las tensiones crecientes de la Guerra Fría.[7] El año siguiente, "KOR" fue renombrado como el Comité para la autodefensa social (KSS-KOR).

Millones aclaman al papa Juan Pablo II durante su primera visita a Polonia como pontífice (1979).

El 16 de octubre de 1978, el obispo de Cracovia, Karol Wojtyla fue elegido papa. Un año después, durante su primera peregrinación a Polonia, las masas se volcaron a las calles por millones. Juan Pablo II hizo un llamado por el respeto a las tradiciones nacionales y religiosas. Asimismo, abogó por la libertad y los derechos humanos, al mismo tiempo que denunciaba la violencia. Para muchos polacos, el Papa representaba una fuerza espiritual y moral que podía hacer frente a las fuerzas materiales brutas; era un líder de cambio y se convirtió en un símbolo importante —y partidario— de los cambios por venir.[9]

Other Languages