Historia de Saltillo

Al caer Tenochtitlán en la conquista de México, los españoles iniciaron la exploración del norte y el sur buscando riquezas.

En sus exploraciones encontraron sitios aptos para la minería, sembrar tierras o introducir ganado. En estas labores, los españoles obligaron a los indios a trabajar para ellos mediante el sistema de la Encomienda.

Los indígenas del norte no tenían poblaciones fijas ni sembraban la tierra. Su vida estaba organizada alrededor de la cacería y la recolección de frutas silvestres. No aceptaban trabajar para otros y sus tácticas de lucha sorprendían a los españoles.

Al encontrar plata en Zacatecas se desató una fiebre de enriquecimiento. En Mazapil encontraron plata de buena ley; de ahí algunos llegaron a la Laguna de Patos, hoy General Cepeda. Y posteriormente al Valle de Saltillo.

Este valle estaba cubierto de vegetación; desde la sierra, a lo largo y ancho del terreno, existían ciénegas y numerosos manantiales.

Esta amplia extensión en determinadas épocas era poblada por indios flecheros que se alimentaban de semillas, cazaban jabalíes, venados y guajolotes, así como peces y tortugas. Cuando el alimento era escaso los indígenas emigraban al sur donde podían comer tunas.

Los españoles vieron en el Valle de Saltillo un lugar propicio para fundar una población. Este territorio correspondía al reino de la Nueva Vizcaya, cuya capital era Durango.

Fundación

De Durango vinieron los conquistadores, encabezados por el joven capitán portugués Alberto do Canto. Saltillo se fundó antes de 1574, según un informe que hizo el cosmógrafo real a Felipe II, ahí aparece el nombre de Saltillo al final de una lista de poblaciones fundadas antes de 1574. El nombre fue Villa de Santiago del Saltillo. (Hasta hoy se acepta 1577 como el año de fundación y no se ha creído necesario cambiarlo hasta que se encuentre una fecha exacta).

Sus pobladores se dedicaban a la siembra de trigo y a la crianza de ganado menor. Durante varias décadas Saltillo se constituyó como la puerta del avance español al noreste. Sin embargo, los nuevos pobladores fueron atacados por los indios que habitaban en los alrededores y la villa estuvo a punto de desaparecer; en 1581 varias familias se refugiaron en Mazapil y en Durango.

Para reforzar la población se invitó a grupos tlaxcaltecas de manera que sirvieran como ejemplo de vida "civilizada" a los nómadas de la región. Los tlaxcaltecas aceptaron la petición del Virrey y enviaron a 400 familias a fundar pueblos en lo que hoy es Jalisco, San Luis Potosí, Zacatecas y Coahuila.

En 1591 fundaron el pueblo de San Esteban de la Nueva Tlaxcala. Estos indígenas recibieron tierra, ganado e instrumentos de labranza, además del permiso de portar armas. Los tlaxcaltecas sembraron trigo y maíz, huertos de manzanos, duraznos, membrillo y nogales. Asimismo introdujeron la cría de borregos y con su lana fabricaron frazadas y sarapes. En 1592 edificaron la iglesia más antigua que existe en la ciudad, San Esteban. En 1607 el conquistador Santos Rojo trajo a Saltillo la imagen del Santo Cristo de la Capilla que se venera cada 6 de agosto.

La Villa de Santiago del Saltillo y el pueblo de San Esteban estaban separados por una acequia que corría por donde ahora existe la calle de Allende y eran independientes en sus autoridades civiles y religiosas, aunque estaban unidas en la defensa contra los nómadas, la comercialización de sus productos y las fiestas importantes.

El crecimiento fue acelerado y hubo frecuentes conflictos por las tierras y agostaderos. Muchos tlaxcaltecas y españoles salieron de la ciudad para fundar y consolidar otras poblaciones como Monterrey, Parras y la actual Viesca. Además de Guadalupe, Bustamante y Villa Aldama en Nuevo León; Monclova, Nava, Nadadores, Candela y otras villas en Coahuila e incluso San Antonio Texas. La riqueza de la región propició la Feria del Saltillo, una de las más famosas de la Nueva España durante la época colonial. Se celebraba en octubre de cada año. Con el comercio, desde 1659 llegaron mercaderes que traían esclavos negros de Angola y Mozambique. En Saltillo eran más frecuentes las mujeres negras, pues los varones eran destinados a las minas y a los ingenios azucareros.

Other Languages