Historia de Portugal (1777-1834)

Los años que van desde el inicio del reino de María I en 1777 hasta el final de las Guerras Liberales en 1834 conforman un complejo período histórico, en el cual tuvieron lugar importantes sucesos políticos y militares que llevaron a la caída del régimen absolutista y a la creación de una Monarquía constitucional en el país.

En 1807 Napoleón ordenó la invasión de Portugal, obligando a la Familia Real portuguesa a huir a Brasil. Esta sería una de las causas de la declaración de Independencia del Brasil, bajo el mando de Pedro I en 1822, seguida por una revolución liberal en Portugal.

El periodo liberal fue tormentoso y corto, terminando cuando Miguel I (hermano de Pedro I) llevó a cabo una revolución absolutista, con el fin de restaurar el poder de la monarquía. Pedro I volvería a Portugal luchando y venciendo a su hermano en las Guerras Liberales, con las cuales se instaló definitivamente el liberalismo en Portugal y la monarquía constitucional.

María I y el príncipe Juan

María I de Portugal

Cuando María Francisca, la hija mayor del rey José I, sucedió a su padre como vigésimo séptima monarca portuguesa, se convirtió en la primera Reina reinante de un país que tenía 650 años de existencia y se encontraba en plena decadencia económica y social. La mano derecha de su padre, Sebastião José de Carvalho e Melo, el Marqués de Pombal, llevaba gobernando el país con mano dura desde hacía 27 años. María I y el marqués se detestaban, siendo la reina uno de sus principales detractores antes de acceder al trono. Cuando fue coronada, lo destituyó inmediatamente y lo envió al exilio en Pombal. La reina también prohibió que el marqués se acercara a 20 millas de su presencia, y si ella viajaba cerca de su marquesado, el marqués debía salir de su casa para cumplir con el decreto.

Se dice que la reina María padecía de melancolía y era una católica ferviente. Debido a esto, era incapaz de llevar a cabo las labores propias de su puesto tras 1799, y de esta forma, su hijo El Príncipe Juan de Braganza pasó a ser príncipe regente.

Su regencia fue un periodo complejo, en el que Portugal se vio envuelto en varias batallas, invasiones y las campañas que caracterizaban a las Guerras Napoleónicas, especialmente la Guerra Peninsular. Portugal se vio envuelto en la guerra cuando rechazó llevar a cabo el Bloqueo Continental a Inglaterra. La decisión implicó que, en 1807, se produjera la primera invasión por las tropas francesas. Cuando llegaron las noticias de la invasión, la Familia Real y varias figuras prominentes del país huyeron al recientemente creado Virreinato de Brasil, una colonia portuguesa de facto, estableciendo la capital del Imperio portugués en Río de Janeiro. La reina María moriría en 1816, y fue sucedida por el príncipe regente que reinaría bajo el nombre de Juan VI de Portugal.

Other Languages