Historia de Patras

Vista de la ciudad desde su fortaleza, núcleo primitivo de ella donde se han sobrepuesto construcciones civiles y defensivas a lo largo de los siglos.

La ciudad actual griega de Patras tiene una pasado de cierta envergadura que empieza desde la primera ocupación de su región durante el neolítico. A continuación vivió distintas etapas, surgiendo como ciudad importante en los albores y durante la dominación romana de Grecia. Pasó por las manos de multitudes de conquistadores, como los bizantinos, eslavos, cruzados, venecianos y otomanos para acabar siendo una de las ciudades más pobladas de la Grecia moderna.

Patras en la Antigüedad

Los primeros vestigios de ocupación del territorio datan de mediados del tercer milenio a. C. El mito fundacional de Patras como núcleo urbano narrado por Pausanias se refiere a su creación como resultado de la unión de tres pequeños pueblos jonios, Ároe (Αρόη), Antea (Ανθεία) y Mesatis (Μεσάτις) que habían sido construidos por Eumelo y Triptolemo antes de que fueran conquistadas por los aqueos. Su líder, Pátreo (Πατρέας), fortaleció la muralla de Ároe y creó el primer núcleo organizado integrando los otros dos pueblos.[2] Se considera que Ároe se situaba en lo que hoy en día es el castillo de Patras. Evitó caer bajo la dominación dórica aunque algunas epígrafes han probado que el dialecto local fue influenciado por el dórico.

La ciudad se consolidó como tal en mediados del siglo V a. C. La primera referencia histórica de Patras aparece en Heródoto.[4]

A la muerte de Alejandro Magno, la ciudad pasó a manos de Casandro, pero sus fuerzas fueron expulsadas por Aristodemo, general de Antígono I Monoftalmos, en 314 a. C.[5]

En la olimpiada 124ª ( 284-281 a. C.), Patras y Dime fueron las dos primeras ciudades en expulsar a los macedonios, y su ejemplo fue seguido por Tritea (Τριταία) y Faras (Φαραί), y las cuatro ciudades reconstituyeron la Liga Aquea.[7]

En la Guerra Social (220–217 a. C.) Filipo V de Macedonia desembarcó en este puerto en su expedición al Peloponeso.[8] En la guerra entre romanos y aqueos, la ciudad sufrió mucho y quedó parcialmente despoblada. La destrucción de Corinto en 146 a.C. y la decaída de Dime y Egio la convirtieron en un centro de cierta importancia para el cada vez más creciente contacto con el mundo romano.

Other Languages