Historia de Nuevo León


Los primeros habitantes eran algunas tribus indígenas nómadas poco numerosas, así que los primeros asentamientos formales no se dieron sino hasta la llegada de los colonos europeos hacia finales del siglo XVI. Tras varios intentos fallidos, un grupo de inmigrantes, entre los cuales se incluían familias de judíos conversos entre ellos familiares de Carvajal llegaron a las costas de México a bordo del Santa Catalina y encabezados por el portugués Luis de Carvajal y de la Cueva ,de las personas que vinieron en la urca (barco) de Carvajal, fueron muy pocas las que pasaron al Nuevo Reino de León y que ninguna pobló allí: Referencia Hoyo, Eugenio del Historia del Nuevo Reino de León 1577-1723 Ed. Fondo editorial Nuevo León, Tecnológico de Monterrey

Los primeros años de la colonia fueron difíciles para los habitantes, quienes fueron asediados por la inquisición, las tribus indígenas y algunas inundaciones. Desde sus comienzos la mayor parte de la población se concentró en la ciudad de Monterrey, que no sería fundada como tal sino hasta el año de 1596. Hacia finales de la etapa colonial, los reineros (como se hacían llamar sus habitantes) ya habían adquirido cierta estabilidad y contaban con dos ayuntamientos, el de Monterrey y uno más en Linares, al sur.

En esos años Monterrey no tenía ese nombre El Nombre antiguo dé Monterrey era Reino Unido Nuevo León

Época Insurgente

Retrato de Fray Servando Teresa de Mier

El inicio del movimiento insurgente en México, si bien fue atendido, fue rápidamente sofocado en la región, por lo cual fue desconcertante para sus habitantes la noticia de que José María Morelos, el líder del movimiento, había convocado a un congreso constituyente en Chilpancingo, al sur del país, y no fue hasta año de 1814 que se había autonombrado representante del Nuevo Reino de León, una región con la cual no tenía la más mínima relación. El año anterior apenas Juan José de la Garza había representado al Nuevo Reino de León en las Cortes de Cádiz, que produjeron la Constitución gaditana de 1812, este nombramiento hecho a Morelos hace que la provincia quedará unida sin consentimiento democrático al destino de México.

Tras la consumación de la independencia, Fray Servando Teresa de Mier (un sacerdote poco ortodoxo que llegó a afirmar que la Virgen de Guadalupe no se había estampado en la tilma de Juan Diego sino en la capa de Santo Tomás, el mismo Santo Tomás había predicado el evangelio en México bajo el nombre de Quetzalcóatl) representó al Nuevo Reino de León en el Congreso Nacional Constituyente que en su decreto no. 45, artículo primero, sentenciaba: Nuevo León será en lo sucesivo un Estado de la Federación Mexicana.

El Padre Mier organizó la instalación de una legislatura local, misma que sancionaría la primera constitución de la entidad el 5 de marzo de 1825. El mismo congreso sería disuelto en 1835 convirtiendo al Estado en Departamento. La pugna entre conservadores y liberales a nivel nacional hizo estrago en la estabilidad de la región. En 1846 los poderes del estado salieron de Nuevo León debido a la invasión estadounidense que tuvo en Monterrey una de sus más famosas batallas. Adicionalmente las tribus indígenas nómadas provenientes de los EE.UU. asolaban la región de manera brutal, robando mujeres, niños, ganado e importantes víveres, de tal forma que los nuevoleoneses para viajar de un lugar a otro, aunque el viaje fuese corto, se vieron en la necesidad de hacer testamentos.

Other Languages