Historia de Nueva Zelanda

De Polinesia oriental, los maoríes se establecieron en Nueva Zelanda, concluyendo una larga cadena de migraciones.

Este artículo trata sobre la historia de Nueva Zelanda. Nueva Zelanda es una de las masas de tierra más recientemente pobladas. Los primeros pobladores conocidos fueron los polinesios que, de acuerdo con la mayoría de los investigadores, llegaron en canoa entre los años 1250 y 1300 d. C.[6]

Antes de la colonización

El primer contacto entre los maoríes y los europeos, en 1642.

Originariamente, Nueva Zelanda estuvo poblada por nativos de la Polinesia, entre los años 1000 a 1300, aunque se han encontrado evidencias que sugieren que se establecieron desde mucho antes. Aquellos que se instalaron en Nueva Zelanda se convirtieron en el pueblo maorí. Separadamente, en los asentamientos en las diminutas islas Chatham, al este de Nueva Zelanda, se hallaban los moriori, pero aún se desconoce si llegaron directamente desde Polinesia o estaban en el continente y luego se aventuraron hacia el este.

Los nativos originales eran cazadores de moas, su fuente preferida de alimento, siendo estas las mayores aves no voladoras, similares a los avestruces y los ñandúes. Las moas fueron empujadas a su extinción, ya que no soportaron la depredación humana y de los mamíferos. Antes de la llegada del hombre, las moas fueron víctimas de los harpagornis, la mayor ave de rapiña conocida. Las harpagonis, se fueron extinguiendo junto a sus víctimas. Los cazadores de moas podrían haberse mezclado con los pobladores que llegaron de Polinesia, quienes, de acuerdo a la tradición maorí, arribaron entre los años 20 y 40 a. C. Algunos de los maoríes llamaban a estas tierras Amadohenianicio, normalmente traducida como tierra de la larga nube blanca.

Nueva Zelanda no tiene mamíferos autóctonos, excepto por algunos raros murciélagos. Posteriormente los maoríes, en gran parte subsistieron cultivando una especie de batata dulce, que ellos habrían traído de la Polinesia, así como de la caza de animales menores (incluida la rata polinésica, introducida de forma tal vez involuntaria y que se cebó sobre las nidadas de aves y reptiles autóctonos.

Other Languages