Historia de Michoacán

La historia de Michoacán se ha estudiado a partir de los vestigios arqueológicos y otros recursos históricos, como la obra literaria Relación de Michoacán escrita en 1542, y se sabe que los primeros pobladores del estado fueron varias tribus chichimecas que arribaron en diferentes años, y por consiguiente evolucionaron de manera diferente.

Las zonas arqueológicas que se han encontrado en el estado, y que han ayudado a esclarecer la historia del nacimiento y desarrollo de las etnias que dieron inicio y esencia a la configuración cultural de Michoacán, datan del período formativo o preclásico ( 1500 a. C. a 200 a. C.), del clásico ( 200 a. C. a 800) y postclásico ( 800 a 1000), entre cuyos lugares destacan: El Opeño, el Curutarán, la Villita, Tepalcatepec, Apatzingán, Zinapécuaro, Coalcomán, San Felipe de los Alzati, Tzintzuntzan, Tingambato, Pátzcuaro, Zacapu, Uruapan, Tzitzio, etcétera.

El territorio Michoacano estuvo habitado por los Tarascos o Purépechas, que se desarrollaron como una cultura dominante e impusieron su hegemonía económica, religiosa, militar y cultural a las demás etnias que también habitaban la región, como los nahuas, otomíes, matlatzincas o pirindas y tecos. En la región, se hablaba además del idioma tarasco o purépecha, los dialectos coacomeca, xilotlazinca, colimote, pirinda, mazahua, sayulteco, náhuatl y teca.

En la actualidad los pobladores nativos de estas tierras se dan el mismo nombre que a su lengua: purhépecha, aunque también se les conoce como tarascos.

Purépechas

Llegaron desde el norte a tierras michoacanas durante diferentes migraciones a partir del siglo IX, sobre todo con la llegada del caudillo chichimeca Hireta Ticáteme al poblado de Naranxan. Dominaron a los anteriores ocupantes, pero no fueron los únicos: también llegaron pueblos de origen y habla náhuatl, emparentados con los mexica o aztecas, entre los que existió una fuerte enemistad.

En el siglo XIV el irecha (señor de innumerables pueblos) Tariácuri (sacerdote del viento), sometió a los distintos grupos en nombre del dios Curicaueri, y logró consolidar la situación política, social y religiosa del imperio. A su muerte dividió sus dominios en tres reinos:

  • Pátzcuaro (asiento de cúes, templos indígenas), que recibió su hijo Hiquíngare,
  • Cuyuacan-lhuatzio (lugar de coyotes), para su sobrino Hiripan y
  • Tzintzuntzan (lugar de colibríes), para otro sobrino, Tangaxuán.

Cuando los aztecas, al mando de a , intentaron invadir Michoacán, Los tres reinos se aliaron para defenderse bajo el mando del señor de Tzintzuntzan, Tzitzispandácuare, hijo de Tangaxuán I, logrando rechazarlos.

A la llegada de los españoles a Tenochtitlan, era irecha Zuanga, hijo de Tzitzispandácuare, a quien sucedió su hijo Tangáxoan Tzíntzicha, último cazonci de los purhepechas.

Other Languages