Historia de Marruecos

La Historia de Marruecos se remonta a la época de la cultura capsiense, entre el 10000 a. C. y el 6000 a. C., en un momento en que el Magreb era menos árido que hoy. La lengua bereber llegó probablemente al mismo tiempo que la agricultura, y fue adoptada por la población ya asentada allí. El análisis del ADN da como resultado que varias poblaciones han contribuido a la mezcla de genes de los marroquíes, incluyendo, además de los grupos étnicos principales, bereberes y árabes, a fenicios, judíos sefardíes, y africanos subsaharianos.

Típico pueblo del sur del Atlas.

La evidencia arqueológica demuestra que la región ya estuvo habitada por homínidos desde hace 400.000 años.[5]​ Los reyes bereberes gobernaron Mauritania desde el siglo III a.C. hasta el año 40, cuando el reino fue anexado al Imperio Romano. Los vándalos invadieron la zona en el siglo V, antes de ser recuperada por el Imperio Bizantino en el siglo VI.

La región fue conquistada por los musulmanes a principios del siglo VIII, pero se separó del Califato Omeya después de la revuelta bereber del 740. Medio siglo después, el Estado Marroquí fue establecido por la Dinastía idrisí[10]

En 1912, después de la Primera Crisis Marroquí y la Crisis de Agadir, el Tratado de Fez fue firmado, dividiendo Marruecos en un protectorado español y francés. En 1956, tras 44 años de gobierno francés, Marruecos obtuvo su independencia, y poco después recuperó el control de la mayoría de territorios bajo dominio español.

Prehistoria de Marruecos

Representación de una inhumación procedente de la Cultura Capsiense, del Magreb neolítico.

Excavaciones arqueológicas han demostrado la presencia de especies humanas anteriores al homo sapiens en Marruecos. Los restos fosilizados de un homínido primitivo de 400 000 años fueron descubiertos en Salé en 1971.[13]

Durante el mesolítico, entre 20.000 y 5.000 años atrás, la geografía de Marruecos se parecía más a una sabana que al paisaje árido de hoy en día.[15]

Las regiones costeras del actual Marruecos compartieron una cultura neolítica común al resto del litoral mediterráneo: la capsiense. Los restos arqueológicos recogen la domesticación del ganado y el cultivo de diversas plantas durante ese período. Hace ocho mil años, al sur del Atlas se extendía una sabana en la que prosperó una cultura de cazadores y pastores hasta que la región comenzó a desecarse como resultado de los cambios climáticos a partir del 4000 a. C.

Other Languages