Historia de Irán

Extensión geográfica de la influencia iraní en el siglo I a. C. El Imperio parto (en su mayor parte iranios occidentales) se muestra en rojo, otras zonas, dominadas por Escitia (mayormente iranios orientales), en naranja.

La historia de Irán puede hacer referencia a la historia del moderno país con este nombre, pero también se utiliza, en un sentido más amplio, para referirse a la historia del llamado Gran Irán (denominado continente cultural iranio en la Encyclopædia iranica), un extenso territorio que abarca la zona que va desde el Éufrates al oeste hasta el río Indo y el Jaxartes en el este y desde el Cáucaso, mar Caspio y mar de Aral en el norte al golfo Pérsico y el golfo de Omán en el sur. El Gran Irán incluye las modernas naciones de Irán, Azerbaiyán, Afganistán, Turkmenistán, Tayikistán, Uzbekistán, las partes orientales de Turquía e Irak y las partes de Pakistán que quedan al oeste del Indo. En esta región se desarrolló una de las más antiguas civilizaciones del mundo, que, a lo largo de miles de años, pasó por diferentes etapas: desde la antigua civilización en la meseta iraní, la civilización manaeana en Azerbaiyán, Shahr-i Sokhta (‘ciudad quemada’) cerca de Zabol en Sistán y Baluchistán, y la antigua civilización de Jiroft en Kermán (más de 5000 a. C.) seguido por el reino de Elam (más de 3000 a. C.) y las dinastías meda, aqueménida, parta, sasánida y los siguientes imperios hasta la moderna República Islámica de Irán.

Irán fue conocido en Occidente hasta 1935 como Persia, nombre derivado del griego Persis, usado para referirse a la nación irania, su pueblo y sus imperios antiguos. Los iraníes llaman a su país Irán / Iranshahr desde el período sasánida.

El nombre Persia proviene de la región del sur de Irán, llamada Fars/Pars, derivado de Parshua, lugar de origen del Imperio persa.

Prehistoria

Irán presenta vestigios de ocupación humana y restos culturales pertenecientes a casi toda la Edad de piedra. En el Baluchistán iraní se han encontrado instrumentos de piedra pertenecientes al complejo tecnológico lítico que se extiende desde el Baluchistán pakistaní. Dichos objetos corresponden al Paleolítico inferior. En la región se encontraron materiales de piedra que están entre los más antiguos descubiertos hasta ahora en Irán, con una edad estimada de 800 000 años. Cerca de Tabriz se han descubierto los restos de lo que sería un campanento de cazadores de dicho período.

La escasez de vestigios se debe (al menos) a dos factores: (a) las escasas excavaciones arqueológicas realizadas en la región y (b) la reestructuración del terreno en el Pleistoceno superior, junto con otras regiones montañosas del Asia Central.

Se han hallado cuevas ocupadas durante el Paleolítico medio, así como restos culturales musterienses. En la cuenca occidental del río Helmand se encontró evidencia de una ocupación musteriense y se espera encontrar más restos en la región que se extiende hasta Afganistán. Estos restos forman parte de un continuum de industrias musterianas y restos físicos neandertaloides que se extiende desde las Tian Shan a través de Asia Central y el Cercano Oriente, sur de Rusia, Europa oriental y occidental, así como el norte de África hasta el Atántico.

Durante el Paleolítico superior se evidencia una creciente complejización social, desarrollo de las artes y utilización de nuevas y más sofisticadas técnicas de trabajo de la piedra, produciendo herramientas filosas y precisas.

Durante el Neolítico se desarrolló un proceso de sedentarización, producción estable de alimentos, desarrollo de la agricultura y la ganadería y establecimiento de rutas de intercambio de corta distancia entre comunidades relativamente cercanas entre sí. La sociedad y las artes se desarrollan en patrones cada vez más complejos. La evolución hacia una economía neolítica puede observarse en el Irán occidental y norte de Irak.

En el Irán noroccidental la transición hacia una economía de producción comenzó durante el Mesolítico ( X milenio a. C.) y se cree que existió un centro con tales características en la región del mar Caspio. En Ghar-i Karmarband se hallaron restos que podrían haber sido utilizados para la fabricación de jabalinas. Se encontraron restos de gacelas persas, toros salvajes y renos. Se halló también un enterramiento de una niña, cuyo cuerpo había sido pintado con ocre rojo, así como pendientes de piedra pulida, huesos y conchillas, y conos de arcilla que podrían evidenciar los primeros intentos de trabajar este material, que daría luego origen a la alfarería. Durante este período se dan los primeros intentos de domesticación de cabras y ovejas. Este proceso, comenzado durante el Mesolítico, se habría completado recién en el Neolítico.

La entrada en el Neolítico se data en Irán entre el VII y el VI milenio a. C. Turang Tappeh (también puede encontrarse como Turang Tepe)[1] y Yarim Tepe constituyen evidencia de que en el VI milenio la región del valle del Gorga contenía asentamientos agrícolas, viviendas de ladrillo y dos tipos de residencias: unas con un hogar elevado y paredes quemadas por el humo, y otras sin espacio para fuego, más pequeñas, con el suelo prolijamente alisado. En algunas de esas últimas se encontraron figurillas de arcilla muy estilizadas. Se han descubierto adornos de hueso y hojas de obsidiana. Estas culturas habrían tenido contacto con sus vecinas Yarim Tepe, Jeitun (sur de Turkmenistán) y Sialk II (centro de Irán), a lo largo del valle del Gorgan.

Other Languages
العربية: تاريخ إيران
مصرى: فارس
azərbaycanca: İran tarixi
čeština: Dějiny Íránu
hrvatski: Povijest Irana
Bahasa Indonesia: Sejarah Iran
한국어: 이란의 역사
lietuvių: Irano istorija
македонски: Историја на Иран
Bahasa Melayu: Sejarah Iran
norsk nynorsk: Persia
norsk bokmål: Irans historie
português: História do Irão
srpskohrvatski / српскохрватски: Historija Irana
Simple English: History of Iran
slovenščina: Zgodovina Irana
Türkçe: İran tarihi
татарча/tatarça: Borınğı İran
українська: Історія Ірану
Tiếng Việt: Lịch sử Iran
中文: 伊朗歷史