Historia de Granada (país)

Antes de la llegada de los europeos, Granada estaba habitada por los indios Caribes que habían expulsado a los Arawaks, más pacíficos, de la isla. Colón llegó a Granada en 1498 en su tercer viaje al Nuevo Mundo. Llamó a la isla "Concepción". El origen del nombre Granada es oscuro, aunque se supone que los marinos españoles la nombraron así por la ciudad de Granada. A comienzos del siglo XVIII, el nombre "Granada" o "la Grenade" en francés era usado con frecuencia.

En parte debido a los Caribes, Granada permaneció sin colonizar durante más de cien años después de su descubrimiento; los primeros esfuerzos de los ingleses por colonizarla fueron en balde. En 1650, una compañía francesa fundada por el Cardenal Richelieu compró Granada a los ingleses, construyendo un pequeño asentamiento en la isla. Después de varias escaramuzas con los Caribes, los franceses trajeron refuerzos desde Martinica, derrotando a los Caribes, de los cuales el último se lanzó al mar por no rendirse.

Colonia británica

La isla permaneció bajo control francés hasta que fue capturada por los británicos en el año 1762, durante la Guerra de los Siete Años. Granada fue cedida formalmente al Imperio Británico por el Tratado de París el año 1763. Aunque los franceses retomaron el control de la isla en 1779, la isla fue recuperada por los británicos por el Tratado de Versalles en el año 1783. A pesar de la fuerte presión que caía sobre los británicos debido a una revolución pro-francesa en 1795, Granada permaneció británica durante el resto del periodo colonial.

Durante el siglo XVIII, la economía de Granada sufrió una transición muy importante. Como el resto de las Indias Occidentales, Granada fue colonizada para cultivar azúcar, que crecía en las haciendas usando trabajo de esclavos. Pero los desastres naturales prepararon el camino a otros cultivos. En 1782, Sir Joseph Banks, el consejero botánico del rey Jorge III, llevó la nuez moscada a Granada. La tierra de la isla era idónea para el cultivo de esta especia, convirtiendo a Granada en una fuente de especias que además era más cercana a Europa que las Indias Orientales de los holandeses, por lo que la isla cobró una gran importancia para los comerciantes europeos.

La caída de las haciendas de cultivo de azúcar y la llegada de la nuez moscada y el cacao favoreció el desarrollo de pequeñas propiedades, desarrollándose un cultivo basado en pequeños terratenientes. La esclavitud fue prohibida por ley en 1834. En 1833, Granada entró a formar parte de la Administración Británica de las Islas de Barlovento. El gobernador de las Islas de Barlovento administró la isla durante el resto del periodo colonial. El 1958, la Administración de las Islas de Barlovento fue disuelta, y Granada se unió entonces a la Federación de las Indias Occidentales. Después de la desaparición de dicha federación en 1962, el gobierno británico intentó formar una pequeña federación a partir de sus posesiones restantes en el este del Caribe.

Other Languages