Historia de Gambia

Gambia fue la colonia y protectorado más antiguos de África Occidental, y el último en alcanzar la independencia.[1]

Periodo colonial

Plano de Fort Gambia, en la isla de Saint James.

Las primeras exploraciones europeas del territorio gambiano las realizaron los portugueses, que en el siglo XVI se establecieron en el cauce inferior del río Gambia. Se dedicaron al tráfico de esclavos e intentaron localizar unos yacimientos de oro que se rumoreaba que existían en la zona.[2]

En 1588 la reina Isabel I de Inglaterra concedió permiso a algunos portugueses residentes a comerciar en la zona de los ríos Gambia y Senegal. Jacobo I concedió una carta a una compañía comercial londinense para continuar este comercio. Ésta intentaba contactar con Tombuctú, presunto origen del oro. Cuando el primer agente de la compañía, Thompson, intentó desembarcar, fue asesinado por los habitantes locales.[3]

Durante los siglos XVII y XVIII, franceses y británicos (y durante el XVII también holandeses)[4]

Los límites coloniales se fijaron en la Conferencia de Berlín. Gambia quedó distribuida administrativamente en dos partes: la isla de Saint Mary, donde se ubica Bathurst, formaba una colonia, y el resto del país era un protectorado.[2]

Las factorías británicas en Gambia dependieron inicialmente de Sierra Leona. Luego el territorio formó una colonia separada en 1843; entre 1866 y 1888 formó parte del África Occidental Británica, administrada desde Freetown, y después tuvo su propio gobernador.[5]

La trata de esclavos fue prohibida en el imperio británico en 1807. Esto supuso dos cambios radicales en Gambia. Por un lado el territorio pasaba a ser una base importante para controlar el tráfico procedente del interior. Esto llevó a luchas directas contra traficantes locales, como Fodi Silah en 1894 o Fodi Kabba en 1892 y 1900. Hasta 1906 no se consiguió acabar efectivamente con la esclavitud en Gambia. El otro cambio afectaba a la economía local, ya que la trata había supuesto la principal fuente de riqueza local, por lo que su final imponía la necesidad de encontrar otra fuente de ingresos.[7]

Other Languages