Historia de Estonia

Ciudad antigua de Tallin ( Reval), mirando hacia el puerto.

Los estonios reclaman ser uno de los pueblos de mayor estadía en Europa, cuyos antepasados pueden haber correspondido a la cultura de la cerámica del Peine, que vivió en las orillas sudoccidentales del mar Báltico hace 5000 años. Como otras primeras sociedades agrícolas, los estonios eran económicamente autosuficientes, y se dividían en clanes dominados por hombres que mayores riquezas o poder social pudieran alcanzar.

Edad Media

En los primeros años de la Edad Media, la mayoría de los estonios eran pequeños terratenientes, con alquerías principalmente organizadas por villas. El gobierno estonio permaneció descentralizado, con subdivisiones administrativas y políticas locales que emergieron sólo durante el siglo I de esta era. Por entonces Estonia debía de tener una población de alrededor de 150.000 personas, y siguió siendo el último rincón de la Europa medieval que fue cristianizado.

En 1193, el papa Celestino III llamó a una cruzada contra los paganos en el norte de Europa. Cruzados alemanes establecieron la fortaleza de Riga (en la actual Letonia) y comenzaron a incursionar en Estonia con la ayuda de tribus letonas, tradicionalmente adversarias de los estonios. Las tribus estonias resistieron fieramente los ataques de Riga y, ocasionalmente, ellas mismas saquearon territorios cruzados. En 1217, los alemanes y los recién convertidos letones ganaron una gran batalla, en la cual murió el dirigente estonio Lembitu.

El norte de Estonia fue conquistado por cruzados daneses liderados por el rey Valdemar II, que llegó en 1219 en el sitio de Tallín. En 1227 la orden cruzada alemana Los Hermanos de la Espada conquistó la última fortaleza estonia.

Después de la conquista, la gente fue cristianizada, colonizada y reducida a servidumbre. Los intentos por restaurar la independencia fueron reprimidos, y el dominio dividido entre la orden livoniana, el obispado de Dorpat ( Tartu) y el obispado de Ösel- Wiek. Estonia del Norte fue posesión de Dinamarca hasta 1346.

Tallin (Reval, en su antiguo nombre alemán) se unió a la Liga Hanseática en 1248. En 1343, los estonios del norte y de la isla Saaremaa iniciaron una rebelión (el levantamiento de la noche de San Jorge) contra el gobierno de los alemanes locales. El alzamiento fue sofocado y Vesse —el "rey" rebelde de Saaremaa— fue colgado en 1344. A pesar de las rebeliones locales, los barones alemanes locales continuaron gobernando el país, y desde 1524 preservaron el compromiso de Estonia con la reforma protestante. Desde ese momento, Estonia se vio inmersa en el área cultural luterana.

Other Languages