Historia de Costa Rica

Bandera de Costa Rica

La historia de Costa Rica abarca el estudio, descripción y análisis de los principales procesos y eventos históricos de este país centroamericano, desde la ocupación del actual territorio nacional por cazadores y recolectores hace unos 12.000 años, el surgimiento de las primeras sociedades cacicales prehispánicas, pasando por el arribo, conquista y colonización por parte de las europeos, el proceso de configuración como nación independiente, la formación y consolidación como una de las democracias más antiguas de América, así como sus periodos de crisis sociales y económicas, hasta el presente.

Época precolombina

Molar de Cuvieronius hyodon, hallado en el cantón de La Cruz, Guanacaste.
A la izquierda, punta de flecha tipo "cola de pez", la única en su tipo hallada en Costa Rica. A la derecha, punta de lanza tipo clovis. La presencia de estos tipos de puntas abre la posibilidad la existencia de dos tipos de cazadores especializados en el territorio costarricense 10.000 a 2.000 años antes de nuestra era.

Objetos en exhibición en el Museo Nacional de Costa Rica.
La vasija de nardo, 500 - 1350, Costa Rica.
Cerámica de Guanacaste, periodo Policromo Medio (800-1200 de nuestra era).
A la izquierda, vasija nicoyana de jaguar deificado. A la derecha, jarra bicolor con motivo de mono (1200-1590 de nuestra era), encontrada en el Valle del Tempisque.
Piezas de oro precolombinas, encontradas en el Valle del General. Museo del Oro, San José de Costa Rica.
Esfera de piedra (periodo Chiriquí 800 - 1500 de nuestra era). Museo Nacional de Costa Rica

La interpretación de la historia antigua de Costa Rica significa el análisis de muchos milenios y el estudio de su espacio de interacción, generalmente variable a través del tiempo. El periodo de estudio que corresponde a la época precolombina de Costa Rica abarca desde la llegada de los primeros pobladores, alrededor de 12.000 años antes de Cristo, hasta el contacto de las sociedades autóctonas con los europeos, en 1502.

Cazadores-recolectores (10 000 - 2000 antes de nuestra era)

La evidencia más antigua de ocupaciones humanas en Costa Rica se asocia a la llegada de grupos de cazadores-recolectores alrededor de 10 000 - 7 000 años antes de nuestra era, con antiguas evidencias arqueológicas (fabricación de herramientas de piedra) localizadas en el Valle de Turrialba, en los sitios llamados Guardiria y Florencia-1, donde se han encontrado áreas de cantera y taller, con presencia de puntas de lanza tipo clovis (norteamericana) y cola de pez (sudamericana), lo cual abre la posibilidad de que en esta zona convergieran dos tradiciones diferentes de cazadores especializados.[2]

Agricultores tempranos (2 000 - 300 antes de nuestra era)

La agricultura incipiente aparece hacia 5 000 antes de nuestra era, principalmente dada por tubérculos y raíces. Para el primer y segundo milenios antes de nuestra era ya existían comunidades agrícolas sedentarias, pequeñas y dispersas, aunque la transición de la caza y recolección a la agricultura como principal medio de subsistencia en el territorio es aún desconocido.[3]

Hacia 2000-300 antes de nuestra era, ya existían comunidades agrícolas sedentarias, pequeñas y dispersas, de organización tribal con relaciones igualitarias entre los individuos y organizada por parentesco, que contaban con utensilios cerámicos y herramientas de piedra para labores agrícolas. Aparece el uso más antiguo que se conoce de la cerámica, con fragmentos de ollas, vasijas cilíndricas, platones, tecomates (de predominio en Guanacaste) y otras formas de vasijas, decoradas con técnicas como incisos o acanaladuras, estampados y modelados.[4]

De la sociedad tribal a la sociedad cacical (300 antes de nuestra era a 300 de nuestra era)

Entre 300 antes de nuestra era y 500 de nuestra era, dependiendo de la región, se da el cambio de una organización tribal a una sociedad cacical, motivada por factores como el crecimiento poblacional y las relaciones de intercambio. Se da la construcción de basamentos con cantos rodados, montículos, hornos, pozos de almacenamiento, y estatuaria. El maíz llega a consolidarse como el cultivo principal en algunas regiones, mientras que en otras se da un sistema mixto, además del uso de recursos costeros (pesca) y cacería.[6] En este periodo también se registran los objetos de metal más tempranos (cobre y oro), encontrados sobre todo en el Valle Central en los primeros siglos de nuestra era.

La alfarería nicoyana, en este periodo, se caracteriza por la decoración en zonas, que consiste en el uso de dos colores alternados, con representaciones antropomorfas o zooformas tanto realistas como estilizadas.[7]

Los llamados metates trípodes de panel colgante son una manifestación sobresaliente y única del arte precolombino costarricense, decorados con elementos animales y humanos, algunos de ellos representando sacrificios. Su manufactura se inicia en la parte tardía de este periodo (0-500 de nuestra era) en la región central del país.[8]

Cacicazgos complejos y tardíos (300 a 1500 de nuestra era)

Entre 300 y 800 de nuestra era aparecen los primeros cacicazgos complejos, con presencia de aldeas grandes y obras de infraestructura (basamentos, calzadas y montículos funerarios). Se da la jerarquización de asentamientos, con aldeas principales y poblados secundarios, con linajes de poder hereditario y especialización de labores, con aparición de un cacique en la aldea principal y caciques secundarios en aldeas subordinadas.[9]

A partir de 800 de nuestra era y hasta la llegada de los españoles en el siglo XVI, se presentó un incremento en el tamaño y complejidad del diseño interno de las aldeas, y las diferencias regionales se asentuaron. La presencia de numerosos cementerios, simples y complejos, obras de infraestructura masivas, diversidad de bienes domésticos y suntuarios, desarrollo de orfebrería, intercambio regional y conflictos entre cacicazgos por territorios y recursos son elementos característicos de esta época. La jerarquización social incluye individuos principales como el cacique y el chamán (como por ejemplo, el sukia o awápa, entre los bribris), y el pueblo común formado por artesanos y agricultores. Se inicia el uso del oro como símbolo de rango, en especial en las regiones central y Gran Chiriquí (frontera con Panamá), aunque también se utilizó en Guanacaste.[11]

A partir del desarrollo de las culturas mesoamericanas, la parte noroeste del país cayó poco a poco bajo la influencia de aquellas, mientras que el resto pasó a formar parte, gradualmente, de lo que se llama Área Intermedia. Durante el Clásico mesoamericano, los pueblos nicoyanos dejaron de recibir influencia mesoamericana, pero a partir del siglo XIII la región nuevamente fue el destino de grupos nahuas y chorotegas que provenían del centro y norte de Mesoamérica. Bajo su influencia, Nicoya se constituyó nuevamente en parte de la región mesoamericana. Algunos historiadores han incluido el área conformada actualmente por las zonas sur y atlántica del país como de influencia sudamericana, debido a la presencia de grupos que hablan lenguas chibchas. La actual provincia de Guanacaste se convirtió en la frontera sur de Mesoamérica con la llegada de los chorotegas para el periodo comprendido entre los años 900 al 1000 de nuestra era.[12] Los pueblos del Área Intermedia (que comprendía casi todo el territorio costarricense, la mitad oriental de Nicaragua, Panamá, Colombia y el Pacífico ecuatoriano), fungieron como un puente entre las culturas mesoamericanas y las del Área Andina. A través de ellos se hizo posible el intercambio tecnológico entre ambas zonas, que tuvo como consecuencia, entre otras cosas, el desarrollo de la metalurgia en México y América Central.

Por lo general los asentamientos humanos en este territorio no contaron con la magnificencia en edificaciones e infraestructura de las poblaciones aztecas, mayas o incas; sin embargo, sirvió de puente cultural entre el Sur y el Norte del continente, y la orfebrería y la artesanía policromada en barro, tuvieron un amplio desarrollo y bellísimos resultados.[13]

Other Languages