Historia de Benín

Los primeros europeos que exploraron a las costas del país fueron los portugueses João de Santarém y Pedro de Escobar ( 1471- 1473), a los que siguieron posteriormente comerciantes ingleses y holandeses. Poco se conoce sobre la historia del norte del actual Benin. En el sur, florecieron varios reinos que, durante el siglo XIX caerán en poder de los franceses.

El Reino de Dahomey

Guerrero de Benín, en 1797.

El reino de Dahomey se creó en el interior del territorio del actual país en el siglo XVII a manos de una etnia llamada adja, como un movimiento de autodefensa por parte de la población, diezmada por las frecuentes cacerías de esclavos.

Según la tradición oral, un grupo del pueblo adja emigró durante los siglos XII o XIII hacia el este desde Tado, en el río Mono, y fundó la ciudad de Allada, llegando a ser ésta la capital de Gran Ardra, un Estado que alcanzó su máximo poder desde comienzos del siglo XVI hasta entrado el siglo XVII, la población era de 3[2] Se estima que en el país se exportaron hasta 20 mil esclavos anuales en el siglo XVIII y 12 mil anuales en el siglo XIX hasta 1820.

Las disputas de poder entre tres herederos al trono supuso en 1625 el desmoronamiento del reino, quedándose Kokpon, como rey de Gran Ardra, mientras otro hermano, Mai-Aklin, fundó la ciudad-estado de Abomey y Agdanlin la ciudad de Ajatche o Pequeño Ardra (llamado Porto Novo por los comerciantes portugueses). En Abomey o Dahomey se organizó un reino fuertemente centralizado y apoyado por un ejército profesional. A lo largo de los años, los adjas se fueron mezclándose con la población autóctona, dando origen al grupo étnico hoy conocido como fon o dahomey.

A lo largo del siglo XVIII, la principal actividad económica de Dahomey era el comercio de esclavos, que capturaban en sus incursiones contra las poblaciones vecinas y luego vendían a los tratantes europeos. Posteriormente, el reino quedó convertido en vasallo de los yoruba de Oyo. En el siglo XIX, la trata fue sustituida progresivamente por el comercio del aceite de palma y la región costera inició una época de desarrollo agrícola y de apertura exterior bajo el gobierno del rey Ghezo (1818 - 1858), durante su reinado la población del reino era de 1 millón de personas y la de las tribus que conquisto de otro millón más.[4]

Other Languages