Historia de Belice

Templos de Altun Ha.

El estado de Belice, estuvo dentro de la órbita cultural de los mayas, la gran civilización que pobló Mesoamérica hasta la llegada de los conquistadores españoles.

Entre los siglos II y X de la Era Cristiana se vivió la época de esplendor de esta cultura. Si bien no existe una unidad política mesoamericana, la ciudad mexicana de Teotihuacán ejercía una gran influencia. Esa influencia permitió el surgimiento de estados en Centroamérica.

En Belice podemos encontrar varios yacimientos arqueológicos de gran interés ( Altún Ha, El Caracol, Cerros, Cahal Pech, Lamanai, Lubaantún, Nim Li Punit, Santa Rita, Xunantunich). Uno de ellos, Caracol, fue sede del mayor de los estados de la región. Su nombre en aquellos tiempos era Oxhuitza.

Desde el siglo IV conocemos nombres de reyes de esta ciudad, que controlaron grandes territorios, especialmente en el siglo VI, en el cual las tropas del monarca Yajaw Te' K'inich II derrotaron a las huestes de Tikal, ciudad cercana, en la actual Guatemala.

Caracol tuvo cerca de ciento ochenta mil habitantes, y la densidad de población en Belice era posiblemente mayor que la actual. Pero las luchas por la hegemonía entre los distintos reinos provocaron el fin de esta era dorada. Kán III, entre 835 y 849, fue el último rey conocido.

Época precolonial

Mapa de las diferentes entidades territoriales que existían en Belice y el resto de Centroamérica en el siglo XVI antes de la llegada de los españoles.
"El Castillo" en Xunantunich
"Caana" en El Caracol

La civilización maya apareció al menos hace tres milenios en el área baja de la península del Yucatán y en las tierras altas al sur, en lo que hoy es el sureste de México, Guatemala, el oeste de Honduras y Belice. Muchos aspectos de esta cultura persisten en el área a pesar de los casi 500 años de dominación europea. Hace unos 2500 años a.C. algunas bandas de cazadores se establecieron en pequeñas aldeas agrícolas donde más tarde cultivaron maíz, frijoles, calabazas y chile.

Belice fue parte del Imperio Maya, que se extendía desde el sur de México hasta Guatemala y Honduras. La ocupación más temprana del territorio corresponde a la mitad del segundo milenio a. C., alcanzando su florecimiento en torno al siglo IX de nuestra era. El centro político y cultural más importante de la región era el sitio conocido en la actualidad como El Caracol, cuyas inscripciones se encuentran en la aristocrática variante del maya, llamado Ch’olti’an Clásico por los epigrafistas.[2]

En el periodo Clásico, antes del siglo X, vivieron en el territorio actualmente beliceño cerca de 400.000 personas y, si bien hubo un descenso de la población durante el Posclásico, las tierras bajas Mayas seguían ocupadas cuando arribaron los europeos en el XVI; para entonces los principales habitantes eran los Mopán, una rama de los yucatecos.

Other Languages