Historia de Ayerbe

Muralla en San Benito
Aljibe en el recinto amurallado

No existen datos objetivos que permitan suponer la antigüedad que algunos han hecho sospechar para Ayerbe. El emplazamiento del núcleo urbano, en el vértice del monte de San Miguel, no corresponde a las características comunes de los asentamientos primitivos.

El vacío de conocimientos sobre la prehistoria en el término municipal de Ayerbe, hace imposible reconstruir la vida del hombre primitivo en estas tierras; imposible conocer su hábitat y modo de vida aunque, supondremos, fueron depredadores, usaron y consumieron los productos que el mundo animal y vegetal les proporcionaba.

Este territorio perteneció a la región íbera de los Ilergetes y, a falta de estudio experto, existe en el monte de S. Benito un recinto amurallado (4.500 ) con paredes de doble lienzo y relleno su interior. Como complemento, restos de una torre cuadrada. En la parte baja, hay un aljibe en añadido de la muralla, que recoge las aguas del suelo interior que es de piedra. Presenta un silo de forma circular con metro y medio de diámetro y más de un metro de profundidad.

En el siglo XIX, en la partida Burfán (camino de la Virgen de Casbas), se encontraron lápidas y monedas romanas (hoy se desconoce el paradero), que pudieran provenir de una hipotética villa romana cerca del río Vadiello. Algunos autores la han identificado con Ebelino, mansión romana descrita en la vía reseñada como n.º 33 (Caesaraugusta-Benearnum) del llamado Itinerarium Provinciarum Antonini Augusti (Itinerario de Antonino). Estudios recientes demuestran que el trazado de esta vía llevó otro recorrido.

Toponimia

Se ha especulado con la posibilidad de que el topónimo “Ayras”, que aparece en la descripción de España que hizo el historiador árabe al-Razi en el siglo X, haya originado el nombre de Ayerbe. La primera mención documental es de 1075, y se cita a “Bancio Ezones de Agirbe”.[1]

Other Languages