Hipotiposis

Lawrence Alma-Tadema, La muerte de Hippolyte, 1860.

La hipotiposis [i.po.ti.po.sis] (del griego antiguo ὑποτύπωσις /hipotipôsis, "bosquejo, modelo") es una figura retórica de estilo que consiste en una descripción realista, animada y sorprendente de la escena a la que se quiere dar una representación, una descripción llena de imágenes y como vivida en el instante de su expresión. El discurso de la nodriza, en el prólogo de Medea de Eurípides, el " sueño” de Atalía de Racine, el retrato de Clodius por Cicéron en su Pro Milone, o la descripción del alambique hecha por Émile Zola en su novela L'Assommoir son ejemplos de hipotiposis. Puede tomar la forma de una enumeración , con detalles concretos, hasta el punto de que se podría pensar que supera las características de una figura retórica de estilo. Efectivamente, la figura puede fácilmente sobresalir del marco de la frase para desarrollarse sobre varias frases, incluso varias páginas.

Para el orador latino Quintiliano, la hipotiposis es «la imagen de las cosas, tan bien representada por la palabra que el oyente cree verla mejor que sentirla».[1] Permite la composición de cuadros poéticos «que dan a ver» una escena, como si los límites de la frase ya no existieran. Figura fundada sobre la imagen, es desde los comienzos del arte retórica el procedimiento privilegiado para presentar las descripciones y para atrapar la imaginación del interlocutor. Posee algunas variantes, según el objeto descrito y es confundida a menudo con la écfrasis, que es una descripción realista de una obra de arte.

Definición de la figura

Etimología

La palabra « hipotiposis » proviene del griego antiguo τύπος/túpos (o « túpos »), que designa una « huella en hueco o en relieve que deja el golpe de una matriz », cercana a la de la voz tipografía. La hipotiposis ὑποτύπωσις / hupotúpôsis es pues una « ébauche, un modelo ». Furetière ve en el verbo ὑποτυπόω/hupotupóô el origen del sustantivo, que él paraphrase por la expresión latina : « per figuram demonstro, designo » (esté : « represento, hago ver algo »). Sembrar conservado en la definición de la figura es relativa al lado espectacular de la animación que produce. Por analogie con la materia a la cual imprime una forma prédéterminée, la huella es efectivamente lo que marca el espíritu y la imaginación[note 1]

Al sentido propio del término, la hipotiposis « da a ver » (según la expresión latina ut cerni videantur), graba en la memoria del lector una imagen o una impresión. El sentido de « cuadro », que está empleado de manera sinónima, es bastante corriente, sobre todo en César Chesneau Dumarsais, que explica que « La hipotiposis es una palabra griega que significa « imagen », « cuadro »; es cuando, en las descripciones, se pinta los hechos cuyos se habla como si este que se dice estaba actualmente ante los ojos ».[3]

Definición y variantes

« Figura de presencia » para el Tratado de la argumentación, la nueva retórica de Chaïm Perelman y Lucie Olbrechts-Tyteca, la hypotypose es, al seno de un discurso (al escrito pero también en cierta medida al oral) la descripción animada y como vivante de un asunto, de una escena, de un personaje real o ficticio o de un objeto de arte finalmente.[7]

Por su ambición, la hypotypose es una figura llave de la mimésis[8] porque la autora lo utiliza para sobresalir, o de todas maneras dar la ilusión, el marco narrativo y descriptif clásico, procurando la impresión que la escena es real.

La figura es sin embargo a menudo confundida con otras. Hay efectivamente variantes, según el objeto descrito o el modo de representarlo :

La prosopopeya

El diálogo con la Muerte, tema literario recurrente, es una prosopopeya.

La prosopopeya puede implicar un personaje ficticio, muerte o abstracto que, a la diferencia de la alegoría, tiene la facultad de palabra; se trata de una figura distinta, a pesar de su proximidad con la hipotiposis (según Jean-Jacques Robrieux, está, efectivamente, una forma).[9] La « prosopopeya de las leyes » ( Criton, 50 ha-c) es uno de los ejemplos más antiguos. El término de « prosopografía » ( griego antiguo prosôpon y graphein, « cara, figura, personaje y escribir ») es igualmente a menudo empleado, de manera sinónima con aquel de « prosopopeya », y designa la descripción de la apariencia exterior de una persona. A menudo confundida con la alegoría, cuando implica un personaje mítico o abstracto (como la Muerte, por ejemplo), la prosopografía, al contrario del retrato y de la etopeya, descrito de manera viva el asunto en su medio ambiente y en acción, de manera fugaz, como en este poema baudelairiano:

La topographie

La topographie implica la descripción de un lugar, real o imaginario.[11] La topographie es muy utilizada en la novela, con el fin de fijar la escena como en este pasaje de la noticia La Noche de Guy de Maupassant :

El éthopée

El éthopée permite levantar el retrato físico y moral de una persona.

El éthopée ( griego antiguo ἠθολογία, « de ethos », sea « costumbre, mœurs ») es igualmente una variante de la hypotypose. Consiste en pintar personajes o de las asambleas de personajes pintando también sus mœurs y sus pasiones. Menos visual que el hypotypose, constituye bien a menudo de los elementos de un retrato, como en los moralistes, desde Los Caracteres del filosofa Théophraste, retomado por Tejanos de La Bruyère en 1688 en sus Caracteres de Théophraste, traducidos del griego, con los Caracteres o las mœurs de este siglo. Para Marc Escola, los retratos de La Bruyère realizan la Exc de la éthopée, que califica de Referencia vacía ( ayuda)  como en el retrato de Drance, personaje del capítulo Del Cœur de Los Caracteres :[12]

La diatypose

Finalmente, la diatypose, del ( griego antiguo acción de façonner, de modeler ) (o « evidentia » en latino, conocida igualmente bajo el nombre de « rasgo ») consiste en una Referencia vacía ( ayuda) [15] No obstante, contra el hypotypose, la diatypose es un corto relato enchâssé en un discurso que lo engloba. Dicho de otra manera, la diatypose es una digression de la mirada o de la diégèse que se lleva, un tiempo, tampoco sobre el déroulement de la acción pero sobre una pequeña escena visualisable. Es introducida a menudo por el narrador le-mismo, por el medio de otra figura de estilo, el épiphrase, ha contrario del hypotypose que se basta suya-misma y parece cerrada y autónoma por informe al resto del discurso (aunque se trate de una figura de la enunciación).

El Diccionario de retórica de Michel Pougeoise considera la diatypose como una forma de hypotypose reducida y condensée que se encuentra sobre todo en el relato, en Homero por ejemplo, en el Iliada[16]  :

Una figura de estilo cercano : el ekphrasis

Históricamente, la figura de la ekphrasis, que permite describir de manera animada una œuvre de arte, es primera en la retórica.[23]

Las descripciones de escudos de héroes mythologiques son asuntos de ekphrasis desde la Antigüedad.[24]
Other Languages
Deutsch: Hypotyposis
euskara: Hipotiposi
français: Hypotypose
italiano: Ipotiposi
occitan: Ipotipòsi
Piemontèis: Ipotipòsi