Hipocorístico

Los nombres hipocorísticos (del griego «hypokoristikós», derivado del verbo ὑποκορίζεσθαι «hypokorízesthai», «llamar cariñosamente, con caricias»)[1]​ son aquellos apelativos cariñosos, familiares o eufemísticos usados para suplantar a un nombre real. Se caracterizan por el hecho de que las palabras son sometidas a cierta deformación, siendo muchas veces apócopes, aféresis o diminutivos del nombre propio verdadero, aunque también pueden tener un origen etimológicamente distinto al de éste (como es por ejemplo el caso de Pepe con José). Especialmente, el término hipocorístico alude a las abreviaciones y modificaciones que sufren los nombres propios en la lengua familiar; por ejemplo: Celia viene de Cecilia. [ cita requerida]

Formación de hipocorísticos

  • En castellano:
    • Agregación de los sufijos -(c)ito/-(c)ita, -(c)ín/(c)ina -(c)illo/-(c)illa, u otros menos frecuentes como -cho/-chu/-chi (del vasco): Juana → "Juanita"; Antonio → "Antonito"; Luis → "Luisillo"; Juan → "Juancho"; Juan → "Juanchi"; Carlos → "Carlitos"
    • Utilización de las sílabas finales del nombre y/o agregado de los sufijos antes mencionados: Fernando → "Nando"; Reynaldo → "Naldo"; Alberto, Humberto, Roberto → "Beto"; Ramón → "Moncho", "Monchi"; Martín → "Tincho"
    • Postposición de un sufijo diminutivo. A veces se emplea con condescendencia si el aludido es adulto: Alberto → "Albertito"; Juan → "Juancito"; Marcos → "Marquitos"
    • El mismo sufijo diminutivo, usado como apelativo dependiendo de cada nombre, por ejemplo: Alberto, Ernesto, Roberto, Héctor, etc. → "Tito"; Eugenio, Antonio, Ramón → "Nito"; Diego → "Guillo", "Ito"; Ramón → "Cito"; "Zitto".
    • Eliminación de una o más sílabas y postposición de '-i': Susana → "Susi"; Antonio → "Toni"; Oscar → "Oski". En otros idiomas ocurre algo similar.
    • Supresión de sílabas finales. Nico (Nicolás), Alber (Alberto), Gio (Giovanni), Teo (Teodoro, Teófilo), Seba (Sebastián).
    • Unión de dos nombres: Juanma (Juan Manuel), Josema (José Manuel), Juancar o Juanco (Juan Carlos), Juanra (Juan Ramón), Mayte (María Teresa), Majo (María José), etc.
    • Algunos hipocorísticos pueden sufrir tales alteraciones fonéticas que un extranjero ajeno a la cultura hispánica no sea capaz de saber de qué nombre procede. Es el caso de Paco/Pacho/Pancho/Curro (Francisco), Pepe (José), Conchi (Concepción), Charo (Rosario), Chelo (Consuelo), Lola (Dolores), Maite (María Teresa), Quino (Joaquín), etc.
    • Imitación del lenguaje de los bebés y niños pequeños, principalmente mediante palatalización de consonantes: Gregorio → Goyo, Rosario → Chayo, Antonio → Toño.
    • Españolización de nombres de otros idiomas: William/Wili/Güili (Guillermo).
  • En alemán se agrega -chen, -lein o -(l)i: Karl → Kalli. Los dos primeros también se emplean como diminutivos, como en Hund (perro) → Hündchen o Hündlein (perrito). Las vocales posteriores suelen verse sometidas al umlaut, es decir, pasan de u, o, a a ü, ö, ä respectivamente: Hund → Hündchen, Arm → Ärmchen, Holz → Hölzchen.
  • En bajo alemán -cke y -tje.
  • En catalán/ valenciano el hipocorístico se forma generalmente con la sílaba final del nombre: Josep → Pep, Joaquim → Quim, Francesc → Cesc; a veces y en algunas zonas se añade '-o': Joaquim → Ximo, Jesús → Suso/Xuso, Lluís → Lluïso/Uïso, Albert → Berto, Salvador → Voro, Vicent → Cento[5]
  • En checo los nombres tienen su propio hipocorístico, por ejemplo: masculino Václav → Vašek (Wenceslao), Josef → Pepe (José), femenino Kateřina → Kačka (Catalina). Si el sujeto es una cosa, se le agrega iček para masculino e ička para femenino.
  • En esperanto se agregan los afijos -ĉj- (masculino) y -nj- (femenino) que reemplazan la última consonante o el último grupo consonántico de la raíz: patro → paĉjo (padre), patrino → panjo (madre).
  • En interlingua se postpone -etto/-etta.
  • En italiano los hipocorísticos se forman con -ino/-ina, -ello/-ella, -etti/-etto/-etta o -uccio/-uccia: Paolo → Paolino/Paoletto, Paola → Paolina/Paoletta, Donato → Donatello, Guido → Guiduccio. En siciliano es típica la terminación -uzzo/-uzza: Santa → Santuzza.
  • En japonés se postpone -chan, -tan o -pi: Kana → Kana-chan, Akihiro → Aki-chan. A menudo se alarga la vocal o se gemina la consonante para alargar el nombre a dos moras: Setsuko → Set-chan, Hiroki → Hii-chan.
  • En latín se añadía -ulus/-ula. Por ejemplo, el nombre del emperador romano Calígula significa 'bota pequeña', y se debe al pequeño tamaño de las sandalias militares ( caligae, en singular caliga) que llevaba cuando era joven. Asimismo, Úrsula proviene de ursa, que significa osa.
  • En portugués y en gallego se agrega -(z)inho/-(z)inha (grafía -(c)iño/-(c)iña en gallego): Ana → Aninha/Aniña, João → Joãozinho/X(o)an → X(o)anciño, Xabier → xabinho/Xabiño; también puede eliminarse alguna parte del nombre, especialmente al principio o al final, en ocasiones añadiendo el sufijo -cho,-cha: Xabier → Xabi, Ramón → Moncho.
  • En ruso los nombres suelen contraerse. Hay muchos sufijos para formar los hipocorísticos, usualmente se agrega -chka -ka -sha -zha -ya -yok -en'ka. Por ejemplo Svetlana → Sveta, Mijaíl → Misha, Sergey → Seryozha, María → Masha/Mashen'ka/Manya, Vera → Verochka, Maksim → Maksimka, Tatyana → Tanya, Iván → Vanya/Vanyok, Lesya → Olesya. Algunos hipocorísticos pueden sufrir tales alteraciones fonéticas que un extranjero ajeno a la cultura rusa no sea capaz de saber de qué nombre procede. Es el caso de Sasha/Shura/Sanya (Alexandr), Lyosha(Alexey) o Vova(Vladímir), Xyusha(Oxana, Xenia) etc.
  • En algunos idiomas se puede formar un hipocorístico duplicando una sílaba del nombre: John → Jo-Jo, Diana → Didi, Lourdes → Lulú, Javier → Javivi
Other Languages
català: Hipocorístic
čeština: Hypokoristikon
English: Hypocorism
euskara: Hipokoristiko
français: Hypocoristique
Frysk: Flaainamme
hrvatski: Hipokoristik
italiano: Ipocoristico
Nederlands: Koosnaam
polski: Hipokorystyk
português: Hipocorístico
srpskohrvatski / српскохрватски: Hipokoristik
slovenčina: Hypokoristikum
slovenščina: Hipokristik
српски / srpski: Хипокористик
svenska: Hypokorism