Hinojosa del Duque

Hinojosa del Duque
Municipio de España
Escudo de Hinojosa del Duque (Córdoba).svg

Hinojosa del Duque ubicada en España
Hinojosa del Duque
Hinojosa del Duque
Ubicación de Hinojosa del Duque en España.
Hinojosa del Duque ubicada en Provincia de Córdoba (España)
Hinojosa del Duque
Hinojosa del Duque
Ubicación de Hinojosa del Duque en la provincia de Córdoba.
País Flag of Spain.svg  España
•  Com. autónoma Flag of Andalucía.svg  Andalucía
•  Provincia Provincia de Córdoba - Bandera.svg  Córdoba
•  Comarca Los Pedroches
•  Partido judicial Peñarroya-Pueblonuevo
Ubicación 38°29′54″N 5°08′42″O / 38.4983616, 38°29′54″N 5°08′42″O / -5.1450353
•  Altitud 542 msnm
•  Distancia 94 km a Córdoba
Superficie 531,47 km²
Población 7054 hab. (2015)
•  Densidad 13,41 hab./km²
Gentilicio hinojoseño, -ña
Código postal 14270
Alcalde ( 2015) Matías González López ( PSOE)
Patrón San Agustín
Patrona Virgen la Antigua
Sitio web www.hinojosadelduque.es
[ editar datos en Wikidata]

Hinojosa del Duque es un municipio español situado al norte de la provincia de Córdoba, Andalucía.[2] En el año 2015 contaba con 7.054 habitantes según el Instituto Nacional de Estadística (INE). Su extensión superficial es de 533 km² y tiene una densidad de 13,86 hab/km². Sus coordenadas geográficas son 38º 30' N, 5º 08' O. Se encuentra situada a una altitud de 542 metros y a 94 kilómetros de la capital de provincia, Córdoba. Su red hidrográfica pertenece casi en su totalidad a la cuenca del Guadiana, mediante su afluente el río Zújar; sólo el Arroyo del Caldero, afluente del río Cuzna, vierte sus aguas en la cuenca del Guadalquivir.

Breve reseña histórica

Prehistoria

Numerosas son las noticias que hacen referencia a hallazgos de materiales prehistóricos localizados en diversas zonas del término municipal de Hinojosa del Duque.

Los restos más antiguos nos remontan al Paleolítico Medio, etapa a la que han sido adjudicadas algunas piezas líticas encontradas en el Cerro del Cohete que, aunque escasas, son significativas en lo que a la presencia humana se refiere.

Al Epipaleolítico pertenece el rico yacimiento situado en El Olivar de las Patudas, de donde proceden gran cantidad de útiles geométricos (trapecios y triángulos), troncaduras, muescas, buriles, etc junto con hojas y lascas retocadas y sin retocar, todo ello elaborado en una industria de carácter microlítico, es decir, de pequeño tamaño, como suele ser frecuente en esta etapa de la Prehistoria.[3]

Ya al Calcolítico se adjudican la mayoría de las hachas pulimentadas que se han encontrado en numerosos sitios del término municipal, y que demuestran la presencia humana en esta etapa.

En el citado Cerro del Cohete se han encontrado, además, algunos fragmentos de cerámicas incisas, pintadas y no decoradas, fabricadas a mano que, culturalmente, pertenecen a la Edad del Bronce en su fase media y final. De otro lado, cabe destacar la fortificación que presenta este cerro, que podría pertenecer a la Edad del Bronce Final.

Edad Antigua

Según Casas-Deza, Hinojosa del Duque está situada en parte de la región que los romanos llamaron “Idias”. Se han confirmado numerosos vestigios romanos y los restos de las vías 11 y 29 del Itinerario de Antonino, a las cuales se unían 3 caminos que partían de esta ciudad, lo que hace suponer que en aquella época, Hinojosa del Duque ya era un poblado de cierta importancia.

Restos de hábitat romano se han localizado en la ermita de Santo Domingo y se atribuyeron, con escaso fundamento, a la antigua Solia. De igual modo, aparecieron en la localidad sendas lápidas donde se hace mención a Baedro, ciudad que los estudios más recientes tienden a situar en El Viso de Los Pedroches.

En el siglo III poseía un elevado contingente de población cristiana, y su presbítero, Eutanasio, asistió y firmó las actas del concilio nacional de Elvira, junto a otros 24 presbíteros y 8 obispos. En el Cerro del Cohete se han encontrado lápidas tardorromanas mientras que en el Cerro del Molinillo se encontró una cabeza de caballo fundida en plomo.[4]

En la época romana, el aprovechamiento minero fue muy importante, explotándose los minerales de cobre (con yacimientos en La Almagrera y el Pozo de la Nieve) y plomo (con yacimientos en Los Almadenes). Se han encontrado lavaderos de mineral en el pago de San Nicolás, en el lugar conocido por Baño de la Mora.


Edad Media

En cuanto a la época árabe, cinco años después de la invasión musulmana, el emir Al-Horr establece en Córdoba la capitalidad de los dominios musulmanes en España, convirtiéndose el territorio cordobés, hasta la caída del Califato, en el centro de la vida cultural y económica del mundo árabe de Occidente. A la zona de Hinojosa del Duque, por su riqueza en bellotas (que tenían gran fama entre los musulmanes por su calidad) se la denominaba Fohs-al-Bolut y Fahs-al-Bolut, que significa en árabe “Llano de las Bellotas”.

Según algunos autores (Ebn Alkhatib, Abu-Bakero, Masdeu y fray Juan Ruíz), parece que en el territorio de Hinojosa del Duque existió una de esas taifas entre los años 1011 y 1106, sucediéndose en su gobierno cinco reyes (Hodail I, Abdalmelic I, Hodail II, Abdalmelic II y Yahya), siendo la penúltima taifa que fue incorporada al imperio de los almorávides.[5]

Conquistada en el año 1236 por Diego Martínez, siéndole donada por Fernando III el Santo, como recompensa.

Las célebres "serranillas" del Marqués de Santillana, que cantan "a la Vaquera de la Finojosa" se inspiraron en esta localidad. En 1444 pasaría a formar parte del Condado de Belalcázar, por donación del rey don Juan II a don Gutierre de Sotomayor. Así, en 1594[6] formaba parte de la Tierra de Belalcázar en la Provincia de Trujillo.


Edad Moderna

Durante toda la Edad Moderna, “Hinojosa” formó parte del Condado de Belalcázar, pasando a denominarse “del Duque” a partir de 1533, año en el que don Francisco de Sotomayor, V conde de Belalcázar, contrajo matrimonio con doña Teresa de Zúñiga, III duquesa de Béjar. Esta villa perteneció siempre al obispado de Córdoba, pero en lo civil dependió de la antigua provincia de Extremadura hasta el siglo XIX.[7]

Hinojosa del Duque fue siempre la villa más poblada del condado de Belalcázar, experimentando un fuerte auge demográfico, no exento de retrocesos, durante la Edad Moderna, al pasar de los 711 vecinos con que contaba en 1530 a los 1.408 que llegó a tener en 1790.


Edad Contemporánea

Varios de los años más calamitosos de la época contemporánea en la villa de Hinojosa del Duque se desarrollaron durante la ocupación francesa. La primera noticia de dicha ocupación tuvo lugar el 7 de abril de 1808, en cuya fecha la Corte pedía a la villa rogativas públicas. En el año 1809, se formó un batallón de escopeteros hinojoseños que luchó valientemente en las Batallas de Bailén, Medellín y Valsequillo, durante cuyos enfrentamientos hubo numerosas bajas. Como oposición a los galos, en la comarca de Los Pedroches sólo operaban los denominados escopeteros o guerrilleros nacionales, algunos de renombre provincial como “los Mayas”. En el año 1833, el municipio de Hinojosa del Duque dejó de pertenecer en lo civil a Extremadura y pasó a formar parte de la provincia de Córdoba, aunque en lo administrativo no fuese hasta el año 1836.[8]


Los ciclos epidémicos del cólera (sobre todo en 1834 y 1855) también afectaron a la villa, si bien de manera menos catastrófica que a otras localidades cordobesas. Tampoco las huestes carlistas del caudillo Gómez intentaron entrar en la población, pese a realizarlo en las vecinas, quizás debido a las oportunas medidas de autoprotección acordadas por el cabildo municipal.

El inicio del siglo XIX marcó, como para el conjunto del país, importantes cambios en la dinámica mantenida hasta la fecha. La liquidación del régimen señorial y la división territorial desarrollada bajo el regencia de María Cristina, provocaron que Hinojosa del Duque quedara incluida dentro de la provincia de Córdoba, con la que no había dejado de mantener fuertes relaciones de todo tipo. El avance de las comunicaciones y la mejora de las tradicionales vías de transporte permitieron que durante el pasado siglo XX Hinojosa del Duque consolidara su posición de rango y relevancia en el norte de la provincia.

Entre los años 1890 y 1902, se derriban las cinco puertas que existían de entrada en la villa; San Sebastián, la Caridad, Belalcázar, San Gregorio y Torrecilla, todas ellas de estilo plateresco. Señalar que en el año 1581 ya existían tres de estas puertas.

El rey Alfonso XIII, otorgó a la villa, con fecha 5 de agosto de 1927, el título de Ciudad, por “el creciente desarrollo de su agricultura, industria y comercio y su constante adhesión a la monarquía”.

Hinojosa del Duque, vetusta ciudad de roca, monumental, severa, mística y apacible, de extensa y profunda historia ha sido cuna de hombres ilustres. Pueblo de abolengo, como lo demuestra en sus calles de trazado medieval, sus casas señoriales y de manera muy especial en los magníficos templos y ermitas de su entorno, todas de gran tradición.

Other Languages