Hinchada

Hinchas de Croacia, el 24 de enero de 2007, en el SAP-Arena ( Mannheim, Alemania), durante el Campeonato Mundial de Balonmano; partido Dinamarca - Croacia, ganado por Croacia por 28 a 26.

Hinchada es un término creado en Montevideo (Uruguay) que define a un conjunto de simpatizantes (denominados «hinchas» en latinoamerica) de un determinado club deportivo. Aunque se puede utilizar el término para referirse a toda la afición del club que se encuentra en el estadio presenciando el partido del equipo de un deporte en específico, su uso es más común para referirse a la parte de la afición que entona, en forma coordinada, cánticos de aliento, y despliega distintos tipos de banderas, sombrillas, etc. En varios países del mundo también es usual el lanzamiento al aire de globos, pirotecnia, rollos de papel (emulando serpentinas), papel trozado (emulando confeti), etc., para recibir al equipo cuando los jugadores salen al campo de juego a disputar el partido. No debe ser confundido con el término barra brava, que se refiere a grupos organizados violentos de fanáticos que se encuentran dentro de las hinchadas y las comandan.

Etimología

El origen del término «hincha» surgió en Montevideo, Uruguay, en los albores del siglo XX. Miguel Reyes, talabartero de profesión, había sido contratado por el Club Nacional de Football para encargarse de las labores que hoy en día son cumplidas por los utileros. Se ocupaba entre otras cosas, de inflar con aire (hinchar) las pelotas de juego (también llamadas balón o esférico) antes de cada partido (por aquellas épocas aún no existían máquinas para hacerlo).

Reyes, además, se había vuelto un entusiasta seguidor de los «Tricolores» y alentaba a su equipo con estentóreas arengas y gritos que sobresalían por encima de los demás fanáticos. Los comentarios de la gente no se hicieron esperar: «¡Mirá cómo grita el hincha!», decían refiriéndose al utilero, por su tarea de «hinchar» los balones de juego. Y así fue como poco a poco el término se fue aplicando a todo aquel que durante los encuentros alentaba fogosamente a sus favoritos. El término cruzó rápidamente el Río de la Plata y llegó a Argentina, y más precisamente a Banfield (una de las ciudades futboleras con las que cuenta el Sur) así como a la propia Ciudad de Buenos Aires, en Parque Patricios, cuna del Club Atlético Huracán. Luego paulatinamente, el uso del término se extendió por todo el Cono Sur y por Suramérica.

Other Languages
galego: Seareiro
português: Claque de apoio