Himno nacional de Chile

Himno nacional de la República de Chile
Himno nacional de Chile(portada).jpg
Portada de un escrito original del Himno nacional de Chile. El texto está escrito con letra manuscrita y dice textualmente: «Hymno patriotico de Chile. Puesto en Musica por R. Carnicer y Dedicado à su Exa. Dn Mariano de Egaña, Ministro Plenipotenciario de la Republica en Londres» (ortografía original).
Información general
Himno Nacional de Flag of Chile.svg  Chile
Letra Eusebio Lillo, 17 sep de 1847[2] (169 años)
Música Ramón Carnicer, 23 dic de 1828[n 1] (187 años)
Adoptado 17 de septiembre de 1847[2] (169 años)
Multimedia
Himno nacional de Chile (cantado)

¿Problemas al reproducir este archivo?
[ editar datos en Wikidata]

El himno nacional de la República de Chile, también conocido como «Canción Nacional de Chile»,[4]

Su letra, que «pondera la realidad natural de Chile y exalta la vocación libertaria de[l país]»,[6]

La Constitución Política de la República de Chile de 1980 establece en su artículo 2.º que «son emblemas nacionales la bandera nacional, el escudo de armas de la República y el himno nacional».[10]

Historia

Antecedentes

Aunque en el periodo de la historia de Chile conocido como Patria Vieja (1810-1814) se crearon los primeros símbolos nacionales chilenos — bandera, cucarda, escudo de armas y lema patrio, todos en 1812 por iniciativa de José Miguel Carrera—, no se compuso entonces un himno o una canción nacional que representara oficialmente a Chile.[5]

Debido a sus «caracteres poéticos [y] tono marcial», tanto el «Himno a la victoria de Yerbas Buenas»[11]

La iniciativa de componer un himno nacional que representara oficialmente a Chile se materializó solo a fines del primer tercio de la Patria Nueva (1817-1823), durante el gobierno del director supremo Bernardo O'Higgins.

El primer texto

El 19 de julio de 1819, O'Higgins encargó una canción patriótica para Chile a Bernardo de Vera y Pintado:[5]

Al Sr. Doctor don Bernardo de Vera:
Deseando Su Excelencia que el aniversario del diez i ocho de setiembre del presente año se solemnice con la alegría i decoro correspondiente, me manda encargue a Ud. (como tengo el honor de hacerlo) la formación de una canción patriótica análoga a la fiesta, i que pueda cantarse en aquel día por distintos coros, confiando de su patriotismo i talento el pronto despacho de este encargo para que haya tiempo de estudiarla.
Dios guarde a Ud. muchos años
.

Ministerio de Estado, 19 de julio de 1819.
Joaquín de Echeverría Larraín, ministro del Interior y de Relaciones Exteriores (ortografía original).

El texto de Vera y Pintado —la «Marcha Nacional»,[12]

Chile ha carecido hasta hoy de una canción patriótica, pues aunque se han escrito e impreso muchas y muy buenas, hablan, por lo general, con toda la América revolucionada. La que tengo el honor de incluir, examinada y aprobada por personas inteligentes, creo que puede correr con el título de Marcha Nacional si siendo del agrado de V. E. tiene a bien declararle ese carácter. Dios guarde a V. E. muchos años.

Bernardo O'Higgins.[3]

Se ha visto con placer la canción que V. E. acompaña; justamente merece el nombre de Canción Nacional de Chile con que el Senado la titula, y puede V. E. mandarla imprimir repartiendo en todo el Estado ejemplares, y al Instituto y escuelas, para que el 28 del presente saluden el día feliz en que Chile dio el primero majestuoso paso de su libertad.

Sala del Senado, setiembre 20 de 1819.
Francisco Antonio Pérez. José María Villarreal (ortografía original).[3]

O'Higgins publicó oficialmente la aprobación del himno dos días después.[13] compuesta por el español Blas Parera en 1813—; a esta tarea fue destinado Domingo Arteaga Rojas, teniente coronel de Ejército y edecán de O'Higgins.

La primera melodía

Arteaga procuró encontrar al compositor de la melodía adecuada para el texto de Vera y Pintado; sin embargo, hubo contratiempos e intentos fallidos no exentos de polémica.

Inicialmente, el trabajo fue encargado al músico peruano José Ravanete,[5]

Arrancad el puñal al tirano, sí, sí, sí, sí.
quebrantad ese cuello feroz, sí, sí, sí, sí.

Esta versión fracasó rotundamente en su estreno y el arreglo de Ravanete indignó a Vera y Pintado, quien exclamó airado: «¡Tiene visos de goda, tiene visos de goda!»[n 5]

Finalmente, Arteaga encargó la composición al violinista y guitarrista[1] día en que se celebraban tres acontecimientos importantes: el 42.º cumpleaños del director supremo Bernardo O'Higgins, la inauguración del teatro de Arteaga, el primero de Santiago, ubicado en una esquina de la plazuela O'Higgins —hoy se encuentran allí la plaza Montt Varas y el Palacio de los Tribunales de Justicia, en la esquina de las calles Compañía y Bandera—; y el zarpe de la Expedición Libertadora del Perú.

El músico José Zapiola Cortés señaló que «[l]a música de esta marcha tenia todas las circunstancias de un canto popular: facilidad de ejecucion, sencillez sin trivialidad. Se esceptúa el coro que parece que era de rigor que fuera en un movimiento mas vivo que la estrofa, i lo más importante de todo, poderse cantar por una voz sola sin auxilio de instrumentos ( ortografía original)».[19]

La segunda melodía

Mariano Egaña, ministro plenipotenciario de Chile en Londres durante el gobierno del director supremo Ramón Freire (1823-1826), procuró encontrar un músico de categoría para que compusiera una melodía de carácter más «lírico» para la «Canción Nacional de Chile», y así reemplazar la musicalización de Robles, de estilo «popular».[20]

Egaña encargó la partitura al español Ramón Carnicer i Batlle,[13] Carnicer entregó una pieza que no solo consideraba la línea melódica, sino también una introducción y un epílogo, el acompañamiento en piano y un arreglo a tres voces. La partitura fue dedicada al ministro Egaña, quien fue el encargado de enviarla desde Inglaterra a Chile, acompañada del texto de Vera y Pintado y titulada «Himno patriótico de Chile».

Esta composición de Carnicer no tiene fecha exacta de composición —según antecedentes encontrados en la Gazeta Ministerial de Chile de septiembre de 1827, ya entonces había sido cantada por Isidora Zegers y otras damas de la Sociedad Filarmónica de Santiago; así, y teniendo en cuenta los métodos de impresión y los tiempos que demoraban las comunicaciones en aquella época, es probable que su edición haya sido hecha antes—.[16]

La versión musical de Carnicer no fue acompañada por ningún decreto oficial que la autorizara; sin embargo, y casi inmediatamente, reemplazó a la de Robles, aunque contó con la oposición de la gente mayor que gritaba «¡La canción vieja, la canción vieja!».[5]

El segundo texto

Terminada la lucha independentista, las relaciones diplomáticas entre Chile y España se establecieron a fines de 1844.[4]

Coro 1:
Libertad, invocando tu nombre,
la chilena y altiva nación,
jura libre vivir de tiranos
y de extraña, humillante opresión.

Coro 2:
Viva Chile doquiera se aclama,
y el chileno ese grito al oír,
en la paz al trabajo nos llama
y en la guerra a vencer o morir.

Sin embargo, ambos fueron desechados por Lillo, quien decidió conservar el estribillo de Vera y Pintado.[4]

El himno nacional chileno fue entonado por primera vez, tal como se lo conoce actualmente, el 17 de septiembre de 1847,[3]

Other Languages
azərbaycanca: Çili himni
Boarisch: Puro, Chile
žemaitėška: Čilės himnos
беларуская: Гімн Чылі
bosanski: Himna Čilea
Chavacano de Zamboanga: Himno Nacional de Chile
qırımtatarca: Çile gimni
čeština: Chilská hymna
Deutsch: Puro, Chile
Bahasa Indonesia: Lagu kebangsaan Chili
日本語: チリの国歌
қазақша: Чили әнұраны
한국어: 칠레의 국가
lietuvių: Čilės himnas
latviešu: Čīles himna
Bahasa Melayu: Lagu kebangsaan Chile
Nederlands: Himno Nacional
polski: Hymn Chile
русский: Гимн Чили
srpskohrvatski / српскохрватски: Himno Nacional de Chile
Simple English: National Anthem of Chile
српски / srpski: Химна Чилеа
ślůnski: Hymn Czile
Türkmençe: Çili döwlet gimni
українська: Гімн Чилі
oʻzbekcha/ўзбекча: Chili davlat madhiyasi
Tiếng Việt: Quốc ca Chile
中文: 智利國歌