Hiei (Yū Yū Hakusho)

Hiei
飛影
(Hiei)
Sexo Masculino
Fecha de nacimiento Desconocida
Edad Aparentemente tiene 18 años pero realmente tiene más
Yu Yu Hakusho
Nombre real Hiei
Otros nombre Imiko

Vincent (en la versión filipina del anime)

Hiei del ojo maligno
Relevancia Personaje principal
Edad entre 17 & 18 años
Altura 1,60 m (5 ft 3 in)
Especie Youkai
Raza 1/2 Hi Youkai - 1/2 Kori Youkai
Ocupación Asesino mercenario-ladrón del Makai

Reikai Tantei

Guardaespaldas de Mukuro

Vigilante del Makai
Organización Reino de Mukuro
Rango Youkai clase S
Procedencia Isla Koorime (Makai)
Familia Yukina (hermana gemela)

Madre (fallecida)

Padre (desconocido)
Armas Katanas
Seiyū Nobuyuki Hiyama
Habilidades especiales
Imiko
Jaō Ensatsu Kokuryūha

Jaō Ensatsu Rengoku Shō

Jaō Ensatsu Ken
Otras habilidades
Hipnosis Visión a distancia
[ editar datos en Wikidata]


Hiei (飛影 Hiei ?) es uno de los personajes principales del animé y del manga japonés Yu Yu Hakusho (Informe del Poltergeist) creado por Yoshihiro Togashi. Nobuyuki Hiyama dobla la voz de Hiei en el anime japonés original. En el manga inglés Hiei se llama Hiei del ojo malvado. En la versión japonesa Hiei a menudo se llama Hiei Jaganshi; es un apellido más que un nombre. Este se le da solamente a los que han dominado el “Jagan”. Hasta ahora, Hiei ha sido el único capaz de dominarlo. Se dice, pero aún no sea probado, que las lágrimas de Hiei se convierten en hermosas y brillantes gemas negras, que si los tiene su hermana Yukina.

Biografía

La personalidad, la herencia y las habilidades de Hiei

Hiei es un demonio híbrido de fuego y de hielo (yōkai,). Él tiene algunas habilidades como la pyrokinesis y la cryokinesis: que le conceden resistencia asombrosa a las temperaturas extremas tanto del calor como del frío, así también una inmunidad limitada contra el fuego y los ataques basados en hielo. Él posee un tercer ojo[1] implantado en el medio de su frente, llamado Jagan (literalmente ojo malvado), que amplifica todos sus poderes naturales y le permite convocar los fuegos Hellacious (Demonios Infernales) de su lugar de origen, Makai (mundo del mal). El “Ja-gan” se traduce al “Mal-ojo”, que es el término usado en el manga inglés. El ojo malvado de Hiei no sólo amplifica sus poderes, también le da otras capacidades, ejemplo de esto es la Hipnosis (especialmente en seres humanos), la Telepatía, y poderes que le permiten ver más allá de lo evidente. Él lo oculta detrás de una venda especial de Sutra, la misma clase de venda que él utiliza para envolver el dragón negro en su brazo derecho. La venda lo fuerza “para dormir” y para disminuir su gen de yōkai del fuego, pero es necesario ser revelado siempre que él necesite utilizarlo.

Hiei fue un "niño prohibido". Un Demonio masculino de Fuego nacido de una Doncella de Hielo llamada Hina de la tierra de Koorime (Isla Flotante, es una tierra helada donde habitaban solamente las Mujeres de las Nieves). Él era varón nato porque su madre “obró recíprocamente” con un demonio de fuego masculino fuera de la tierra de Koorime (Las mujeres de la nieve pueden tener una hija sin tener relaciones, pero cuando se relacionan con un demonio el hijo nace exactamente igual al padre). Las ancianas le dijeron a su madre que no podía tener un niño de fuego en el reino de Koorime porque desde siempre han traído desgracias, y fue expulsado para que muriera, su madre les imploro que no lo mataran, pero ellas le dijeron que no. El cuerpo pequeño y desamparado de Hiei fue cubierto en correas con escrituras en él para sellar sus poderes. Pero la encargada de ejecutarlo (Ruri), era amiga de su madre, y en lugar matarlo, le dio una gema (Hiruiseki) que era una de las dos lágrimas que Hina derramo cuando dio luz a Hiei y a Yukina su hermana. Así, Ruri lo dejó caer[2] en la peligrosa tierra de Makai, pero se aseguró que cayera en un río y sobreviviera. Las ancianas vieron todo, incluyendo a Hina quien sufrió mucho (ella después de 2 años se suicidó). Las palabras de Ruri, de que si él lo deseaba, “tomara venganza de ella y la aldea y las matara” fueron marcadas en la mente de Hiei. Luego de lo sucedido, sobrevivió a la caída y fue recogido por una banda de ladrones del Makai, con quienes se crio. Con el tiempo se convirtió en un mercenario, ladrón y un asesino muy poderoso y despiadado, lo que provocó que los miembros de la banda (que lo habían criado) le tuvieran miedo, por lo que decidió abandonarla en su adolescencia.

Hiei guardó la gema que le dio Ruri, pero sólo lo hizo para que los demás demonios la observaran y pelearan por ella. Pasaron los años. Vagó por Makai solitariamente y matando a quien él quería. Desafortunadamente, cuando estaba luchando con un demonio, perdió su gema. Bajó de un acantilado pero fue arrastrada lejos por un río que había debajo. Era imposible que él encontrase la gema. Ahora tenía algo que encontrar: la gema de su madre.

Bajo órdenes de Hiei, Shigure, el cirujano del mundo de los demonios, le ordeno implantar el Jagan dentro de él, después de que él tuviera éxito en lograrlo le pidió un precio: contándole una historia interesante. Hiei le contó a Shigure la historia de su vida. A pesar de la advertencia que la cirugía drenaría toda su fuerza (anterior) y que sería increíblemente doloroso, él siguió adelante. Luego, Hiei eligió aceptar las lecciones de Shigure en el arte del espadachín para sobrevivir porque había perdido su nivel original de fuerza demoníaca, de ser un demonio S-Clase, fuera reducido a un D-Clase más bajo.

Durante su estancia y entrenamiento con el cirujano del mundo de los demonios, Hiei decidió utilizar su implante para lograr encontrar lo que deseaba originalmente. Encontrar la gema que él había perdido. Sin embargo, en vez de encontrar su gema, Hiei encontró de nuevo a la aldea glacial donde originalmente nació. Una vez en ese lugar, decidió encontrar a su madre, Hina, vagando en aquella ciudad fantasma, puesto que nadie deseaba hablar con él y le temían como demonio del fuego. A medida que Hiei continuó caminando, él encontraría a Ruri, la mujer que fue forzada echarlo de la aldea en un río abajo. Hiei le empezó a hacer algunas preguntas acerca de un niño que fue echado de la aldea por ser un demonio de fuego. También descubrió que su madre había muerto hace años, cuando le enseñaron su tumba: ella se había suicidado debido a la depresión de perder a su hijo y de atestiguar su “muerte”.

Fue también de Ruri, que Hiei supo de la existencia de su hermana gemela, Yukina, quien al contrario suyo fue aceptada por la aldea. Al preguntar por su hermana, Ruri le dijo que había escapado, para encontrar a su hermano gemelo y ver si seguía con vida. Después de que ella acabara de contestar sus preguntas, lo miró caminando lejos, y así se percató que él era el niño al arrojo de la isla. Ella gritó y se puso de rodillas llorando para pedirle perdón. Hiei no tenía ninguna intención de matarla, y así él se fue caminando por el reino de Koorime. En su manera, le dijo a Shigure, que había decidido utilizar su Jagan para encontrar a su hermana, mejor que encontrar su gema. Era tan grande su determinación, que él decido pagarle a Shigure sus servicios como doctor y como sensei. Sin embargo, como pago por la operación y sus enseñanzas, Shigure le hizo prometer a Hiei que nunca revelaría a Yukina que él era su hermano. Hiei aceptó los términos, y demandó que él no tenía intenciones de decírselo.

Other Languages