Hestia

Hestia.

En la mitología griega, Hestia (en griego antiguo Ἑστία Hestía) es la diosa de la cocina, la arquitectura, el hogar, o, más apropiadamente, del fuego que da calor y vida a los hogares. Es una diosa pacífica. Su culto se asemejaba a la escita Tabiti, y su equivalente romana sería la diosa Vesta, aunque el culto romano a ésta difería bastante del de los griegos.

Era la hija primogénita de los titanes Crono y Rea, y la primera en ser devorada por su padre al nacer; por lo que fue la última expulsada del cuerpo de su padre cuando Zeus le entregó el vomitivo. Tras la guerra contra los Titanes, Hestia fue cortejada por Poseidón y por Apolo, pero juró sobre la cabeza de Zeus que permanecería siempre virgen, evitando así la primera disputa entre dioses olímpicos. El rey de los dioses le correspondió cediéndole la primera víctima de todos los sacrificios públicos y los lugares preeminentes de todas las casas.

Hestia era la primera a quien se le hacían las ofrendas en los banquetes, incluso antes que a Zeus. Se le solían sacrificar terneras de menos de un año, aludiendo a su virginidad.

Como diosa del hogar y la familia, Hestia apenas salía del Olimpo excepto para atender el oráculo de Delfos, y nunca se inmiscuía en las disputas de los dioses y los hombres, por lo que paradójicamente pocas veces aparece en los relatos mitológicos a pesar de ser una de las principales diosas de la religión griega y, posteriormente, romana.

Cuando Dioniso es admitido en el Olimpo, Hestia cede su puesto en el consejo de los doce dioses, mostrando otra vez su carácter pacífico. Dioniso fortaleció su categoría de dios olímpico y ella se dedicó por completo al cuidado del fuego sagrado del Olimpo.

Hestia y Príapo

Ovidio narra una escena en la que Príapo, borracho, había intentado violar a Hestia en una fiesta a la que habían acudido todos los dioses y tras la cual se habían quedado dormidos. El rebuzno del asno de Sileno despertó a la diosa justo cuando su agresor se abalanzaba sobre ella, dándole el tiempo suficiente para huir despavorida originando una situación bastante cómica. Sin embargo, es posible que esta historia sea una deformación latina posterior de una escena protagonizada por la ninfa Lotis.

La escena también cuenta que en lugar de ser Hestia quien escapaba, fue Príapo, ya que al despertar la diosa, le empezó a gritar y él huyó. Este hecho provocó que el asno fuese su animal favorito y en sus festividades, estos animales eran engalanados con guirnaldas.

Other Languages
Afrikaans: Hestia
aragonés: Hestia
العربية: هيستيا
مصرى: هيستيا
asturianu: Hestia
azərbaycanca: Hestiya
Boarisch: Hestia
беларуская: Гестыя
беларуская (тарашкевіца)‎: Гестыя
български: Хестия
brezhoneg: Hestia
bosanski: Hestija
català: Hestia
čeština: Hestiá
Cymraeg: Hestia
dansk: Hestia
Deutsch: Hestia
English: Hestia
Esperanto: Hestia
eesti: Hestia
euskara: Hestia
فارسی: هستیا
suomi: Hestia
français: Hestia
Gaeilge: Heistia
עברית: הסטיה
हिन्दी: हेस्टिया
hrvatski: Hestija
magyar: Hesztia
Հայերեն: Հեստիա
interlingua: Hestia
Bahasa Indonesia: Hestia
italiano: Estia
Basa Jawa: Hestia
ქართული: ჰესტია
қазақша: Гестия
한국어: 헤스티아
Latina: Hestia
Lëtzebuergesch: Hestia
lietuvių: Hestija
latviešu: Hestija
македонски: Хестија
മലയാളം: ഹെസ്റ്റിയ
मराठी: हेस्तिया
مازِرونی: هستیا
Plattdüütsch: Hestia
norsk nynorsk: Hestia
norsk bokmål: Hestia
occitan: Estia
ਪੰਜਾਬੀ: ਹੇਸਟੀਆ
português: Héstia
română: Hestia
русский: Гестия
Scots: Hestia
srpskohrvatski / српскохрватски: Hestija
Simple English: Hestia
slovenčina: Hestia
slovenščina: Hestija
shqip: Hestia
српски / srpski: Хестија
svenska: Hestia
Kiswahili: Hestia
தமிழ்: ஹெஸ்டியா
Tagalog: Hestia
Türkçe: Hestia
татарча/tatarça: Hestiä
українська: Гестія
اردو: ہیسٹیہ
vepsän kel’: Gestija
Tiếng Việt: Hestia
Winaray: Hestia
中文: 赫斯提亞
Bân-lâm-gú: Hestia