Heroico Colegio Militar

Heroico Colegio Militar
Logo del Heroico Colegio Militar Mexico.svg
Logo basado en dos escudos del Heroico Colegio Militar
Activa 1823 - presente
País Flag of Mexico.svg México
Rama Fuerzas Armadas de México
Tipo Colegio Militar
Función Establecimiento de educación militar de nivel superior
Especialización Licenciatura en Administración Militar
Cultura e historia
Mote Aguiluchos
Lema Por el honor de México
Colores Carmesí
Mascota Águila real
Aniversarios 11 de octubre 1823[1]

Sitio web: Página del Heroico Colegio Militar
[ editar datos en Wikidata]

El Heroico Colegio Militar es un establecimiento de educación militar que depende de la Dirección General de Educación Militar y Rectoría de la Universidad del Ejército y Fuerza Aérea Mexicanos.

Tiene como misión “formar oficiales de las diferentes armas del ejército mexicano: Infantería, Caballería, Artillería, Zapadores, Policia militar, Arma Blindada y del servicio de intendencia”.

Tiene como visión consolidar en el plantel un modelo educativo, filosófico, teórico y práctico, con el fin de incrementar la capacidad profesional del personal militar, apoyando con una arquitectura tecnológica en un ambiente laboral de calidad y competitividad.

De este plantel egresan los futuros Generales, aquellos que se convertirán en los altos mandos de la Defensa Nacional, así como mandos de pequeñas y grandes unidades.[2]

Historia

En el año de 1818 el español Diego García Conde presentó un proyecto para crear una academia militar, con el propósito de instruir a los jóvenes que quisieran abrazar la carrera de las armas. Este proyecto no fue aceptado por la desconfianza que el gobierno tenía en adiestrar militarmente a los nativos de la Nueva España. Consumada la independencia de México, el brigadier Diego García Conde presentó al nuevo gobierno su proyecto para la creación de una escuela militar. El 29 de febrero de 1822, el Ministerio de Guerra de la primera Regencia informó a la Cámara de Diputados de dicho proyecto. Sin embargo, tampoco aprobó su creación.

A mediados de 1822 y siendo emperador Agustín de Iturbide, la academia quedó instalada en forma provisional en el antiguo edificio de la Inquisición, siendo el brigadier García Conde su primer director, recibiendo oficialmente la denominación de Academia de Cadetes, Academia de Ingenieros y Colegio Militar de México. El 11 de octubre de 1823, el Ministro de Guerra, General José Joaquín de Herrera, expidió un decreto donde se crea el Colegio Militar y ordena que se establezca en la Fortaleza de San Carlos de Perote en Perote, Veracruz. En 1824, Guadalupe Victoria ordena la creación del “Colegio de Aspirantes de Marina” o “Escuela Náutica de Tlacotalpan”, para lo cual 18 alumnos del Colegio Militar de Perote fueron nombrados aspirantes de 1a. y 2a. formando el pie veterano de esta escuela. En 1827, el Teniente Coronel Manuel Montaño exigió por medio de las armas la supresión de sociedades secretas y logias masónicas y exigió al Colegio Militar de Perote que se le uniera y amenazó que tendrían consecuencias si no lo hacían. El personal de alumnos y directivos se negaron a secundar al teniente coronel Montaño, siendo este el primer acto de lealtad a la institución establecida. En marzo de 1828, retorna a México el Colegio Militar de Perote, quedando instalados provisionalmente en el convento de Betlehemitas. El 1 de julio se instala en el edificio de la antigua Inquisición.

El 11 de septiembre de 1828, Santa Anna se sublevó en Xalapa, Veracruz, desconociendo el proceso electoral y al Presidente Guadalupe Victoria, proclamando a Vicente Guerrero como ganador. El cuartelazo se inició cuando los rebeldes en masa capturan el edificio de La Acordada. Los alumnos del Colegio Militar se presentaron en el Palacio Nacional poniéndose a disposición del presidente Guadalupe Victoria, y combatieron de la Alameda Central a Palacio Nacional durante 4 días. El 4 de diciembre se concertó un armisticio, por el que Guadalupe Victoria es depuesto y queda en su lugar Vicente Guerrero. El Colegio Militar regresa a su cuartel de la ex Inquisición y continúa con sus actividades normales.

Instalaciones que ocupó el Heroico Colegio Militar en Popotla.

El 13 de julio de 1840, estalló una asonada encabezada por Valentín Gómez Farías, el General José Urrea y otros, mismos que lograron penetrar en las habitaciones del presidente Anastasio Bustamante, haciéndolo prisionero. Las tropas leales se reunían en la Ciudadela bajo las órdenes del General Gabriel Valencia. El Director del Colegio Militar se traslada con alumnos a la Ciudadela, siendo recibidos por el Gral. Valencia, que seleccionó a los alumnos menos infantiles incorporándolos a la columna de ataque, y los demás quedaron en la Guarnición de la Ciudadela como reserva. Los alumnos del Colegio Militar se posesionaron de la Iglesia de Jesús Nazareno, allí quedaron heridos los alumnos Juan Rico y Antonio Groso, muriendo después el primero. El 16 de julio fueron liberados el Presidente Bustamante y el General Vicente Filisola, quienes se dirigieron a la Iglesia de Jesús Nazareno, y a las 11 de la noche se firmó el armisticio que dio término a la asonada.

El Colegio Militar cambió nuevamente de edificio en 1841, yéndose al Castillo de Chapultepec, donde en 1847 enfrentaron al invasor estadounidense durante la Guerra de Intervención estadounidense, ganando en ese momento la categorización de Heroico. Terminada la guerra y mientras se terminaban las obras de restauración, ocupó de nuevo el edificio de la Inquisición conocido ya entonces por San Lucas.

El 28 de noviembre de 1846, encontrándose de director del Colegio Militar el Capitán Graduado de Navío Francisco García, se suscitó el motín de los Polkos, mismos que pedían que el Colegio Militar definiera su situación política y que los secundara, a lo que les contestó que el “Colegio no era político y no tenía otra misión más que el estudiar”, negándose a secundar el motín.

En septiembre de 1847, siendo director el coronel de ingenieros Mariano Monterde, ante el avance de los estadounidenses, que la noche del día 11 emplazaron sus baterías entre las Haciendas de La Condesa y Chapultepec, al amanecer del día 12 rompen fuego sobre el Castillo de Chapultepec. En el transcurso del día 13 es atacado el Castillo, resultando muertos por la patria el Teniente Juan de la Barrera y los alumnos Francisco Márquez, Fernando Montes de Oca, Vicente Suárez, Agustín Melgar y Juan Escutia.

En 1858 se trasladó al ex Templo de San Pedro y San Pablo (calle del Carmen), donde hoy está la Hemeroteca Nacional.

El 15 de octubre de 1858, se presentaron las fuerzas del General Miguel Blanco procedentes de Toluca con intenciones de atacar la capital. Las autoridades de la plaza se prestaron a la defensa y ordenaron que el Colegio Militar acudiera a detener la marcha del General Blanco, que avanzaba por la calzada de Tacuba. Los alumnos fueron conducidos a ocupar la Garita de San Cosme, donde combatieron férreamente, resultando muertos en el cumplimiento de su deber dos alumnos.

El 18 de marzo de 1859, la Ciudad de México es declarada en estado de sitio. El Colegio Militar participó activamente en la defensa de las barricadas y trincheras que se levantaron en las Garitas de Portazgo y alrededores de la capital. El enemigo ocupó Tacubaya y Chapultepec, y el 28 y 30 de marzo atacan la Garita de Belén, el 2 de octubre la Garita de San Cosme y la Garita de La Verónica, donde son rechazados y regresan a Chapultepec. Allí fueron atacados el 10 de abril por el General Leonardo Márquez, logrando el día 11 la retirada del enemigo rumbo a Azcapotzalco.

Actuales instalaciones del Heroico Colegio Militar.

Al término de la Guerra de Reforma en 1860, fue suprimido por Juárez, que en su lugar fundó la Escuela Militar de Infantería y Caballería en el antiguo Convento de San Fernando (hoy museo anexo al Panteón de San Fernando).

La Academia cerró en 1863 con motivo de la Intervención Francesa.

Al triunfo de la República en 1867, el Colegio es restablecido y ocupa como nueva sede parte del Palacio Nacional, luego el ex Convento de Santa Catarina (donde hoy seencuentra la Biblioteca Antonio Caso de la Facultad de Derecho de la UNAM) y después el edificio del Arzobispado en Tacubaya (posteriormente sede del Observatorio Astronómico Nacional y actualmente del Servicio Meteorológico Nacional, el Instituto Panamericano de Geografía e Historia y la Mapoteca Manuel Orozco y Berra).

En 1882 volvió a ocupar Chapultepec, donde el 9 de febrero de 1913 los cadetes se aprestaron para brindar escolta al Presidente de México Francisco I. Madero y acompañarle al Palacio Nacional para hacer frente a la sublevación con que dio inicio la Decena Trágica.

Los cadetes de marina se desvincularon del Colegio Militar cuando se fundó la Escuela Naval de Veracruz en 1897.

La noche del 8 al 9 de febrero de 1913, se inició la sublevación antimaderista encabezada por el General Manuel Mondragón. Cuando Madero tiene conocimiento de ésta, manda llamar al Subdirector del Colegio Militar Teniente Coronel Víctor Hernández Covarrubias, ordenándole que las compañías de alumnos lo acompañaran al Palacio Nacional como escolta de honor. Madero logra entrar en el Palacio Nacional y los alumnos del Colegio Militar establecen los servicios de seguridad. Este acto es conocido como la Marcha de la Lealtad. El 10 de febrero, Madero ordena que el Colegio Militar se incorpore a Chapultepec.

Ocupó el edificio de la Escuela Militar de Aspirantes, clausurado nuevamente por el gobierno revolucionario en agosto de 1914 como una resultante de los Tratados de Teoloyucan.

Ingreso de personal femenino al Hco. Colegio Militar.

Sustituido en 1916 como Academia del Estado Mayor en el ex Convento de La Encarnación (que alberga hoy a la Secretaría de Educación Pública).

El 1.° de enero de 1920 se clausura esta academia y se restablece el Colegio Militar, asignándole un edificio que por muchos años le albergó en Popotla, inaugurado oficialmente el 5 de febrero del mismo año.

En 1920, Venustiano Carranza al enfrentar la rebelión de Agua Prieta, ordenó que a los alumnos del Colegio Militar se les dejara en libertad de decidir entre quedarse en la Capital o marchar con el Gobierno a Veracruz; todos permanecieron leales a Carranza. Se embarcaron en la estación de ferrocarriles de Buenavista. Amaneciendo el día 8 de mayo en Apizaco, Tlaxcala, desembarcó la Escuela de Caballería, debido al intenso ataque del enemigo, cubriendo la retaguardia. Como el enemigo seguía atacando la retaguardia, el Coronel Rodolfo Casillas - apoyado por los dragones del General Pilar R. Sánchez - ordenó la última carga al sable de la caballería en América, que cubrió de gloria al Colegio, logrando poner en fuga al enemigo.

El 10 de mayo de 1920, se reunieron en San Marcos los trenes que transportaban a Carranza y sus tropas, entre ellas el Colegio Militar. Allí fueron atacados y obligados a avanzar en dirección de los Aljibes, donde fueron sitiados, lamentándose la pérdida del alumno Ignacio L. Barba.

El 20 de diciembre de 1949, se declaran “Heroicos” al Colegio Militar y la Escuela Naval Militar por decreto del Honorable Congreso de la Unión.

El 13 de septiembre de 1976, se inauguran en ceremonia solemne las nuevas instalaciones del Heroico Colegio Militar en el Campo Militar No. 1-C, Tlalpan, Distrito Federal.

El 4 de septiembre de 2002, es declarada la ciudad de Perote “Cuna del Colegio Militar” en sesión solemne de la Honorable Quincuagésima Novena Legislatura del Congreso del Estado de Veracruz.

El 1 de septiembre de 2007, por primera ocasión se permite el ingreso de personal femenino como cadetes, para cursar sus estudios y egresar como oficiales del servicio de intendencia.[3]

Other Languages