Hernando Contreras

Hernando Contreras, autoproclamado Príncipe de Cuzco, fue un aventurero nicaragüense que junto con algunos galeones y un puñado de hombres, intentó la empresa de restaurar el imperio de los Incas.

Antecedentes

En 1534, ostentaba la gobernación de Nicaragua, Rodrigo de Contreras y La Hoz, casado con doña María de Peñalosa, hija de Pedrarias Dávila, el anterior gobernador. Contreras heredó los cuantiosos bienes de su suegro, lo que le convertía en el más poderoso personaje de la América Central. Pero también heredó los odios que había contraído el viejo gobernador lo que se tradujo en una continua lucha contra sus vecinos.

En su exploraciones, fue a enfrentarse con fray Bartolomé de las Casas y obligado por éste, tuvo que emprender viaje a España para aclarar las acusaciones que contra él se hacían. En este tiempo se publicaron las nuevas leyes que le privaban de la gobernación.

De vuelta de España coincidió en Panamá con el virrey Blasco Núñez de Vela al cual pronosticó una catástrofe si se atrevía a aplicar las nuevas leyes en aquel reino -el Perú-, "porque los que viven allí no son de baja suerte, ni gente soez, sino todos los más hijosdalgo y vienen de padres magníficos".

A pesar de su discurso "comunero", Contreras sirvió fielmente al emperador y a él se debió que los pizarristas no invadieran Nicaragua. Pero el gobernador Contreras encontró un temible enemigo en la persona del obispo Antonio de Valdivieso, que acabó por deponerlo.

Contreras para justificarse de los cargos que contra él efectuaba el obispo, se embarcó para España, dejando en Granada de Nicaragua a su esposa doña Marila y a sus hijos Hernando y Pedro, mozos de bien probado valor. En casa de los Contreras vinieron e refugiarse compañeros del ajusticiado Gonzalo Pizarro, entre ellos Juan Bermejo, hombre de pésimos antecedentes y experto en las cosas de la guerra.

Other Languages