Hermenegildo Sábat

«Hermengildo Sábat» redirige aquí. Para consultar el artículo acerca del abuelo de Sábat, véase Hermenegildo Sábat Lleó.
Hermenegildo Sábat
Hermenegildo Sábat.jpg
Hermenegildo Sábat en 2011
Información personal
Nombre de nacimientoHermenegildo Mariano Sábat Garibaldi Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacimiento23 de junio de 1933 Ver y modificar los datos en Wikidata
Montevideo, Uruguay Ver y modificar los datos en Wikidata
Fallecimiento2 de octubre de 2018 Ver y modificar los datos en Wikidata (85 años)
Buenos Aires, Argentina Ver y modificar los datos en Wikidata
Causa de la muerteInfarto de miocardio Ver y modificar los datos en Wikidata
NacionalidadUruguaya y argentina (desde 1980) Ver y modificar los datos en Wikidata
Familia
PadreJuan Carlos Sábat Pebet Ver y modificar los datos en Wikidata
CónyugeBlanca Rodríguez
HijosRafael y Alfredo
Información profesional
OcupaciónCaricaturista, artista plástico, periodista y educador de arte Ver y modificar los datos en Wikidata
Empleador
SeudónimoMenchi Sábat Ver y modificar los datos en Wikidata
Distinciones
Web
Sitio web

Hermenegildo Mariano «Menchi» Sábat Garibaldi (Pocitos, Montevideo; 23 de junio de 1933 -Buenos Aires, 2 de octubre de 2018), fue un dibujante de prensa uruguayo nacionalizado argentino que vivió y trabajó en Buenos Aires.[1]

Biografía

Proveniente de una familia de artistas, su abuelo fue Hermenegildo Sábat Lleó, nacido en España, que llegó a Uruguay a corta edad, se dedicó a la pintura y fue un popular caricaturista; su padre fue el dibujante, periodista y escritor Juan Carlos Sábat Pebet; su madre era de Buenos Aires.

Publicó sus primeros dibujos a los quince años en el diario Acción de Montevideo. Trabajó como fotógrafo, impresor ófset, redactor, periodista. Fue nombrado en 1965, redactor del diario El País, ocasión en la que tomó la decisión de renunciar, porque no deseaba asumir la tarea de conducir un periódico, y abrazó su vocación de artista plástico.

Como fotógrafo fue menos conocido, incluso cuando retrató, en los 50, a una mujer que caminaba desnuda por Montevideo en pleno día y, tiempo después, a Fidel Castro en Punta del Este. “La fotografía te da una aproximación a muchísimas cosas, y cuenta con mecanismos que hay que conocer. La pintura es otra historia”, decía, atraído por esos “mecanismos propios, a los que da mucho más trabajo acercarse, aproximarse”.[2]

Desde 1966 en la Argentina y hasta su muerte desarrolló su carrera de caricaturista en los periódicos La Opinión, Primera Plana y Atlántida. Cuando lo contrataron en La Opinión puso como condición que a sus dibujos no le agregaran texto al publicarlos, como garantía de que no serían manipulados. El director Jacobo Timerman aceptó resignado, el diario apareció en mayo de 1971 y a las pocas semanas ya estaba entusiasmado con ellos.[3]

Durante la dictadura militar Sábat rompió el silencio de los medios más importntes y publicó caricaturas devastadoras de los militares dictatoriales; así, durante el momento más alto del terror, publicó en Clarín una caricatura de Emilio Massera sonriendo mientras miraba su imagen en un espejo. Dice Robert Cox sobre ella "la esencia del malvado almirante estaba allí para que todos la vieran: un tiburón asesino amándose a sí mismo. Yo temblé pensando cuál podría ser su reacción pero, increíblemente, Massera no vio ninguna crítica en esa descripción. Su vanidad lo había hecho impermeable al mensaje. Se limitó a pedirle el dibujo original, lo que Sábat cumplimentó."[4]

Otro militar asesino, Carlos Guillermo Suárez Mason le envió un mensaje grabado advirtiéndole que si seguía publicando sus "pequeños dibujos" de los comandantes militares podría acabar tirado en el río (refiriéndose a los vuelos de la muerte utilizados en esa época para hacer desaparecer detenidos-desaparecidos.[4]

Se nacionalizó argentino en 1980. En su necrológica, Clarín publicó:

Conoció a reyes, guitarristas incomparables y premios Nobel. Conversó con Jorge Luis Borges, cruzó cartas con Julio Cortázar, estuvo en fiestas cerca de Truman Capote, fotografió al clarinetista Benny Goodman, dibujó al Che Guevara y recibió un premio homenaje de manos de García Márquez.[5]

Other Languages