Hermanas Mirabal (provincia)

Hermanas Mirabal
Provincia
Bandera de la Provincia Hermanas Mirabal.png
Bandera
Escudo de la Provincia Hermanas Mirabal.png
Escudo
Otros nombres: Tierra de las Mariposas, Flor de la Patria
Hermanas Mirabal in Dominican Republic.svg
Hermanas Mirabal en la República Dominicana
Coordenadas 19°25′N 70°23′O / 19.42, 19°25′N 70°23′O / -70.39
Capital Salcedo
 • Población 62,643 (2015)
Entidad Provincia
 • País República Dominicana
Gobernador
Luis Rafael Yaport
Subdivisiones 3 Municipios
2 Distritos Municipales
Eventos históricos 1952
 • Fundación Creación
Superficie Puesto 31.º
 • Total 427,4 km²[1]
Población (2010) Puesto 23.º
 • Total 121 887 hab.[1]
 • Densidad 216 hab/km²
Gentilicio Mirabalense
Huso horario UTC-4
ISO 3166-2 DO-19
Sitio web oficial
[ editar datos en Wikidata]

Hermanas Mirabal (la anterior provincia Salcedo) es una de las 32 provincias de la República Dominicana situada en el centro-norte del país. Limita al norte y oeste con la provincia Espaillat, al este con la provincia Duarte y al sur con la La Vega. Tiene a Salcedo como municipio cabecera y Tenares como capital económica provincial.

Fue creada, con el nombre de Salcedo, el 3 de marzo de 1952, entrando en vigencia el 16 de agosto del mismo año. En noviembre de 2007 se cambió el nombre por el actual de Hermanas Mirabal en honor a las hermanas Patria, Minerva y María Teresa Mirabal, oriundas de la localidad Ojo de Agua, Salcedo, quienes fueron brutalmente asesinadas el 25 de noviembre de 1960 por personeros de la tiranía de Trujillo.

Gracias a su valentía, las Hermanas Mirabal han recibido reconocimientos internacionales y cada 25 de noviembre se conmemora el Día Internacional de la No Violencia Contra la Mujer.

Antecedentes Históricos

La Creación de la Provincia


En su inicio, la actual ciudad de Salcedo se conoció con el nombre de Juana Núñez, esto a partir probablemente del nombre de la dueña de los predios comprendidos en el territorio en los tiempos de La Colonia. Mientras tanto, el Municipio de Villa Tapia, que lleva este nombre en honor del héroe nacional Doroteo Tapia pertenecía al municipio de La Vega.

Los principales obstáculos que se presentaron a ésta demarcación fueron la determinación de los límites con La Vega, tras la creación de la provincia Espaillat, éstos por el temor de los veganos de perder parte importante de su presupuesto municipal, el cual se reduciría en aproximadamente un 50%; para esa época tenía asignada una partida anual de veinte mil pesos. Este problema fue resuelto por el Congreso Nacional en 1880 mediante la elevación de categoría a Juana Núñez como puesto cantonal.

Debido a la inestabilidad política de la época y a la predominancia de intereses caudillistas hubo serios trastornos en las relaciones entre Salcedo y La Vega, éste litigio duró aproximadamente 20 años y no fue hasta el 20 de abril de 1907 cuando el Congreso Nacional da los límites definitivos a Salcedo, mediante la resolución No. 4744. Debemos pensar para este tiempo en una sociedad bastante cerrada e incomunicada por la situación de viabilidad imperante y la escasa población.

El 22 de abril de 1891, siendo presidente de la República Ulises Heureaux, se determinó el cambio de nombre de Juana Núñez por el de Salcedo, en honor al prócer de la Independencia, general Francisco Antonio Salcedo.

Con la fundación del pueblo se registran importantes fenómenos de participación social por la realización de acciones mancomunadas. La población se organizó para la preparación y cuidado de las primeras obras de importancia de Salcedo.

La población tomó una participación muy activa en la construcción del parque, las calles, la iglesia, carreteras y caminos, electrificación, así como en el importante ferrocarril, quien les permitió conectarse con La Vega, San Francisco de Macorís, Sánchez y más tarde con Moca.

La construcción de la línea ferroviaria fue de gran importancia, permitiendo una comunicación inter-provincial, logrando una inserción al mercado, tanto nacional como internacional.

La continua reivindicación de sus pobladores por el progreso alcanzado en la primera mitad del presente siglo, tanto en el orden económico como en término cultural permitió la creación de la Provincia el 16 de agosto de 1952, Provincia que comprende los Municipios de Salcedo, Tenares, y el entonces Distrito Municipal de Villa Tapia.

Como se puede apreciar, el Municipio de Salcedo tuvo un rol preponderante en la constitución de la Provincia, el mismo se desprendió de la provincia Espaillat; Tenares fue desprendido de la provincia Duarte y Villa Tapia de la provincia de La Vega. El hecho de la constitución en tiempos recientes de una provincia, a partir del desprendimiento de otras tres, ha generado problemas de reconocimiento e integración provincial todavía muy vivos en la población.

El 20 de noviembre de 2007, aniversario del asesinato de las Hermanas Mirabal ha sido promulgada la ley que da el nombre de las Hermanas Mirabal a la Provincia.

El Ayer Económico-Territorial

El proceso de colonización de finales del siglo pasado y la introducción del cultivo del café y del cacao establecieron la base principal de la economía provincial, que vinieron a sustituir las explotaciones madereras y del hato ganadero, principalmente en la parte montañosa.

La parte llana conserva por mucho tiempo sus rasgos de grandes propiedades explotadas con ganadería y plátanos, rasgos que todavía permanecen evidentes hoy día.

Es alrededor de estos cultivos que se fomenta la burguesía agroexportadora de la Provincia, que a la vez asume un rol de abastecedora de insumos y bienes al sector campesino. Dada la capacidad productiva de los suelos de Salcedo, condiciones climáticas y ecológicas les permiten que ésta desarrolle los cultivos de café y cacao.

Para los años 1770 el desarrollo de la producción de caña de azúcar, café y cacao se constituyeron en el soporte de la economía dominicana.

La producción del cacao tiene una gran tradición en el país, éste conjuntamente con la producción del azúcar fueron las principales actividades durante los años de la colonización, fundamentado sobre la base del trabajo esclavo para el mercado colonial español.

Para el siglo XVII (1650), la producción mercantil sufrió una marcada disminución, debido entre otras cosas, a la emigración de los colonizadores hacia otros países de América Latina, falta de esclavos y la desaparición por completo de éstas plantaciones por la fuerte catástrofes naturales. Para ésta época la producción a nivel nacional se redujo a unas 650 mil libras por año.

La producción de cacao se reinicia en el siglo XVIII, constituyéndose así en unos de los índices más importantes del desarrollo, aunque se debe señalar que la misma se realiza de manera muy tímida y ya para los años 1785 las plantaciones existentes apenas dan para auto-consumo del país, satisfacen sólo el consumo interno.

Por tanto, los diferentes acontecimientos que afectaron al país le pusieron fin a la producción del cacao tanto a finales del siglo XVIII como a los inicios del siglo XIX.

La producción de éste rubro no ha seguido una evolución constante. En este sentido, sólo a partir de la segunda mitad del siglo pasado (1860), se reinicia la producción mercantil, con unas nuevas relaciones de explotación, en vista de que la esclavitud fue abolida de la isla. Esta se realiza en pequeñas explotaciones con métodos muy atrasados de producción, pero la misma se concentra en manos de pequeños propietarios.

Las zonas de San Francisco y sus alrededores confirman éste tipo de explotación, realizándose hasta dos cosechas por año. Con la nueva forma de explotación se logra una producción continua e irreversible y que sólo se ve afectada por el alta y baja de los precios, tanto nacionales como internacionales, así como por la forma de explotación (bajo niveles tecnológicos).

Para el 1917-1919 la exportación del café registra un significativo aumento, creciendo a una tasa de un 18% promedio anual; de igual manera para el período 1928-1930 se exportó en ese último año unas 5,000 toneladas, dando con esto el inicio de una muy significativa importancia en la economía exportadora.

Para la década de 1940-1950 dichos cultivos tomaron un considerable repunte, en vista de que en los mismos había ocurrido una mejoría de los precios en el mercado internacional, como consecuencia del convenio del café, donde Estados Unidos asigna una cuota de 120,000 sacos a la República Dominicana. Esto trajo como consecuencia de que las exportaciones hacia Estados Unidos aumentaran hasta cuatro veces, aumentando al mismo tiempo la calidad del café de exportación.

La economía cafetalera a escala nacional se constituye en una de las actividades más prósperas del sector agropecuario. Los costos de producción por quintal fueron estimados en RD$ 5.55 pesos y el precio de venta fue de US$ 10 dólares el quintal, lo que constituyó un gran impulso a este rubro.

La articulación del café con el mercado internacional obliga a los productores a mejorar la calidad del café y con este la productividad. Para 1943 la producción promedio fue de 0.44 quintales por tareas; en 1950 pasó a 0.60 qq /tareas y posteriormente en 1960 dicha relación logró 1.51 qq /tareas.

Se debe mencionar que las principales concentraciones de las plantaciones de café fueron en las provincias Azua, Barahona, San Juan, Espaillat, Salcedo, hoy Hermanas Mirabal, La Vega y la provincia Duarte.

La actividad cacaotalera fue un complemento para la actividad cafetalera. Esta actividad se desarrolló en torno al ferrocarril La Vega-Sánchez, desde finales del siglo XIX.

Los primeros centros importantes de éste rubro se localizaron en las cercanías de La Vega, poco a poco se incorporó San Francisco de Macorís, convirtiéndose en el cultivo fundamental del área.

Durante el período trujillista estas demarcaciones explicaron el 60% de la producción nacional, y a pesar de tener el cacao dominicano una productividad muy baja, la misma siguió una tendencia hacia el mejoramiento por las exigencias del mercado internacional.

Este cultivo mantuvo una producción de 0.45 qq/tareas en 1940; 0.60 qq/tareas en 1950 y 0.80 qq/tareas en 1960. El cacao dominicano tenía un rendimiento 3 ó 5 veces menor que el de otros países, lo que lo colocaba en una situación mucho más difícil.

La línea férrea que conducía de Salcedo al Puerto de Sánchez había permitido el auge económico con la inserción de la provincia en los mercados internacionales, al mismo tiempo que por su ubicación constituía punto de tránsito vial entre la ciudad Capital y la ciudad de Santiago de los Caballeros, importantes centro de desarrollo productivo y comercial. Con la construcción de la actual Autopista Duarte y la desaparición de la línea férrea en la segunda mitad del presente siglo, la Provincia se aísla de los flujos comerciales y empieza un lento, pero inexorable decaimiento.

La desaparición de las cuotas de exportación a los diferentes países productores, la caída de los precios internacionales del café y del cacao, la aparición de nuevas enfermedades y el deterioro de las plantaciones, determina en la última década que la explotación del cultivo del café se haya vuelto antieconómica, causando el colapso de las pequeñas y medianas explotaciones agropecuarias de la Provincia, hecho que junto al proceso en acto de aislamiento de los mercados ha agravado ulteriormente el deterioro de las condiciones económicas de la población.

Other Languages