Herma

Herma de Demóstenes.

En la Antigua Grecia, una herma (en griego antiguo ἕρμα, plural ἕρμαι hermai) era un pilar cuadrado o rectangular de piedra, terracota o bronce —el estípite— sobre el que se colocaba un busto, normalmente el del dios Hermes, habitualmente con barba, signo de fuerza física, y cuya base se adornaba con un falo en erección, símbolo de masculinidad y de disposición a las armas.

Se discute si se la llamaba así bien porque la cabeza de Hermes era la más común o por su relación etimológica con la palabra griega ἕρματα (‘bloques de piedra’), pues originalmente no hacía referencia alguna a Hermes.

Se empleaban como hitos o marcas para señalar y delimitar carreteras y fronteras, y marcar los límites de las propiedades, aunque también tenían una función apotropaica, es decir, de alejamiento de lo maligno, ya fuera espíritu, adversidad o enemigo. En Atenas se colocaban fuera de las casas para atraer la buena suerte. Cada barrio tenía su herma, y se conservan vasijas con pinturas que muestran sacrificios particulares siendo realizados en ellas.

Características

Estas estatuas estaban compuestas de una cabeza, normalmente la del dios Hermes, colocada sobre un pilar cuadrangular que frecuentemente era más ancho en la cima que en la base, cuya altura corresponde con la estatura del cuerpo humano.[1]

Las que se erigían en las encrucijadas tenían a menudo tres o cuatro cabezas.[2]

Las hermas solían ser desnudas y normalmente masculinas, rara vez aparecen vestidas o con atributos característicos, y con frecuencia presentan inscripciones con apotegmas y acertijos, además de con indicaciones relativas a la ruta, y a veces también con inscripciones en honor de quienes habían luchado bravamente por su país.[3] Así como era costumbre que los transeúntes mostraran respeto a las formas más rudimentarias del dios (el montón de piedras) añadiendo una piedra al montón o ungiéndolo con aceite, también se depositaban cerca de las hermas pequeñas ofrendas, normalmente de higos secos, para aplacar el apetito de los viajeros necesitados. También se colgaban guirnaldas de flores de los dos espaldones parecidos a brazos que sobresalían a ambos lados del extremo superior de la columna. Estos pilares también se usaban para señalar los límites fronterizos o para delimitar los diferentes estados. Las hermas constituían el objeto de una industria especial, siendo sus fabricantes llamados hermoglifos.

Las más antiguas tenían a ambos lados del pilar prismático unos salientes (‘manos’, en griego chelres) para colgar de ellos coronas de flores, así como un falo en su parte frontal.

Una barba puntiaguda (σφηνοπώγων) correspondía al tipo antiguo.[9]

A medida que el arte avanzó, el pilar fue evolucionando, primero con una cabeza barbada y luego con la cabeza juvenil del dios.

En la última época del arte antiguo se encuentran modelos que unían un torso humano hasta las caderas con la columna cuadrangular, y que mostraban incluso movimiento en la figura (como las hermas de Discóbolos en la Villa Ludovisi de Roma). Más tarde la cabeza y la columna solían formar una sola pieza.

Tipos

Varias formas de herma.

Existían muchas estatuas de otras deidades con la misma forma de las hermas, que sin duda se originaron de la misma manera y a las que se llamaba con el nombre genérico de hermas, aunque el busto no fuera de Hermes. Varias imágenes de este tipo son descritas por Pausanias: una de Poseidón en Tricoloni (Arcadia),[13]

Algunas estatuas de este tipo se describen con un nombre compuesto por los de Hermes y otra deidad. Se tienen así Hermanubis, Hermares, Hermathena,[17]

Hay aún una tercera clase de estas obras, en la que el busto no representa a deidad alguna sino que era simplemente el retrato de un hombre, y en la que el pilar tiene todo su significado simbólico y pasa a ser un mero pedestal. Incluso estas estatuas conservaron, sin embargo, los nombres de hermae y termini. Los ejemplos de este tipo conservados son muy numerosos, destacando por su número los Hermalkibiades. C. W. Müller da una lista de estas y otras hermas.[18]

Estatua de Jano.

Un tipo especial de herma es la llamada herma doble, en la que sobre la base aparecen dos cabezas opuestas unidas por la nuca. El dios romano Jano era representado a menudo de esta forma, si bien también se retrataba a poetas famosos en estas hermas dobles. En el Museo Nazionale Romano se conserva una herma doble con los retratos de Menandro y un poeta anciano, quizá Apolonio de Tiana o uno de los muchos retratos reconstruidos de Homero, aunque su identidad no está clara.[19]

Las columnas de piedra rematadas con una cabeza de mujer se llaman hermas cariátides, por su similitud con las cariátides (columnas con forma de mujer, incluyendo el cuerpo). Se usaron en la arquitectura manierista del siglo XIX, tanto en la decoración de edificios representativos como en palacios públicos. Estas hermas seguían fielmente el modelo de las cariátides del Erecteión de la Acrópolis de Atenas, siendo comparativamente raras las del más antiguo modelo de koré (o doncella de pie vestida). Su contrapartida masculina, el kurós, también se encuentra en esta forma, pero en contraste con las cariátides suele aparecer completamente desnudo.

Ubicación

Busto doble de Heródoto y Tucídides.

Hay numerosos ejemplos descritos por Pausanias y otros autores de su ubicación en los límites de fincas y estados y en las puertas de las ciudades así como en sus calles y plazas.[21]

Other Languages
Alemannisch: Herme
العربية: هيرما
беларуская: Герма
български: Херма
čeština: Herma
dansk: Herma
Deutsch: Herme
Ελληνικά: Ερμές
English: Herma
suomi: Hermi
galego: Herma
עברית: הרמה
hrvatski: Herma
magyar: Herma
Հայերեն: Հերմա
italiano: Erma (scultura)
日本語: ヘルマ
қазақша: Герма
한국어: 헤르마
Кыргызча: Герма
norsk bokmål: Herma
polski: Herma
português: Herma
русский: Герма
srpskohrvatski / српскохрватски: Herma
Simple English: Herma
українська: Герма