Herbert Spencer

Herbert Spencer
Herbert Spencer.jpg
Spencer en 1893.
Información personal
Nacimiento 27 de abril de 1820
Bandera de Reino Unido Derby, Inglaterra, Reino Unido
Fallecimiento 8 de diciembre de 1903
(83 años)
Bandera de Reino Unido Brighton, Inglaterra, Reino Unido
Lugar de sepultura Cementerio de Highgate Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad Británico
Lengua materna Inglés Ver y modificar los datos en Wikidata
Familia
Padre William George Spencer Ver y modificar los datos en Wikidata
Información profesional
Ocupación , filósofo, , , naturalista
Años activo Filosofía del siglo XIX
Movimientos Liberalismo, utilitarismo, evolucionismo, positivismo
Obras notables Darwinismo social
Supervivencia del más apto
Firma HS steel portrait sig.jpg
[ editar datos en Wikidata]

Herbert Spencer ( Derby, Inglaterra, 27 de abril de 1820- Brighton, Inglaterra, 8 de diciembre de 1903) fue un naturalista, filósofo, psicólogo, y sociólogo inglés.

Spencer desarrolló una concepción omnímoda de la evolución como el desarrollo progresivo del mundo físico, los organismos biológicos, la mente humana, y la cultura humana y las sociedades. Era «un exponente entusiasta de la evolución», e incluso «escribió acerca de la evolución antes de que lo hiciera Darwin».[6]

Spencer es mejor conocido por la expresión « supervivencia del más apto», que acuñó en Principles of Biology (1864), después de leer El origen de las especies de Charles Darwin.[1]

Vida

Spencer nació en Derby, Inglaterra, el 27 de abril de 1820, hijo de William George Spencer (generalmente llamado George). El padre de Spencer era un disidente religioso que derivó del metodismo al cuaquerismo, y que parece haber transmitido a su hijo una oposición a todas las formas de autoridad. Administró una escuela fundada en los métodos de enseñanza progresiva de Johann Heinrich Pestalozzi y también se desempeñó como secretario de la Sociedad filosófica de Derby, una sociedad científica que había sido fundada en la década de 1790 por Erasmus Darwin, abuelo de Charles Darwin.

Spencer fue educado en la ciencia empírica por su padre, mientras que los miembros de la Sociedad filosófica de Derby le presentaron conceptos predarwinianos de la evolución biológica, en particular los de Erasmus Darwin y Jean-Baptiste Lamarck. Su tío, el reverendo Thomas Spencer, vicario de Hinton Charterhouse cerca de Bath, completó la limitada enseñanza formal de Spencer enseñándole algo de matemáticas y física, y el suficiente latín como para que pudiera traducir algunos textos sencillos. Thomas Spencer también dejó en su sobrino sus propios firmes puntos de vista políticos sobre el libre comercio y antiestatistas. Aparte de ello, Spencer fue un autodidacta que adquirió la mayor parte de sus conocimientos de lecturas estrechamente enfocadas y conversaciones con sus amigos y conocidos.[9]

Tanto como adolescente y joven Spencer encontró difícil de resolverse a cualquier disciplina intelectual o profesional. Trabajó como ingeniero civil durante el auge de los ferrocarriles de la década de 1830, al tiempo de dedicar gran parte de su tiempo a escribir para revistas provinciales que eran inconformes en su religión y radicales en su política. De 1848 a 1853 se desempeñó como subeditor de la revista de libre comercio The Economist, tiempo durante el cual publicó su primer libro, Social Statics (1851), que predijo que la humanidad eventualmente se adaptaría completamente a las exigencias de la vida en la sociedad con la consecuente desaparición del estado.

Su editor, John Chapman, introdujo a Spencer a su tertulia al que asistieron muchos de los principales pensadores radicales y progresivos de la capital, incluyendo a John Stuart Mill, Harriet Martineau, George Henry Lewes y Mary Ann Evans ( George Eliot), con quien fue brevemente ligado sentimentalmente. El propio Spencer introdujo al biólogo Thomas Henry Huxley, que más tarde ganaría fama como el «bulldog de Darwin» y quien permaneció su amigo de toda la vida. Sin embargo, fue la amistad de Evans y Lewes la que le dio a conocer A System of Logic de John Stuart Mill y con el positivismo de Auguste Comte, le puso en el camino del trabajo de su vida. Estaba fuertemente en desacuerdo con Comte.[10]

El primer fruto de su amistad con Evans y Lewes fue el segundo libro de Spencer, Principles of Psychology, publicado en 1855, que exploró una base fisiológica para la psicología. El libro se basa en la suposición fundamental de que la mente humana era sujeta a las leyes naturales y que éstas podrían ser descubiertas en el marco de la biología general. Esto permitió la adopción de una perspectiva de desarrollo no sólo en términos del individuo (como en la psicología tradicional), sino también de la especie y la raza. A través de este paradigma, Spencer tuvo por objeto conciliar la psicología asociacionista de A System of Logic de Mill, la noción de que la mente humana se construye a partir de sensaciones atómicas unidas por las leyes de la asociación de ideas, con la teoría aparentemente más «científica» de la frenología, que encontraba específicas funciones mentales en partes específicas del cerebro.[13]

Retrato de Spencer.

Spencer argumentó que ambas teorías eran cuentas parciales de la verdad: repetidas asociaciones de ideas se plasmaron en la formación de cadenas específicas de tejido cerebral, y éstas se puedan transmitir de una generación a la siguiente por medio del mecanismo de uso de herencia lamarckiano. Principles of Psychology, a su juicio, haría a la mente humana lo que Isaac Newton había hecho para la materia.[14] Sin embargo, el libro no tuvo éxito y el último de los 251 ejemplares de su primera edición no se vendió hasta junio de 1861.

El interés de Spencer en la psicología derivó de una preocupación más fundamental, que era establecer la universalidad de la ley natural.[15] En común con otros de su generación, incluyendo los miembros de la tertulia de Chapman, estaba poseído con la idea de demostrar que era posible demostrar que todo en el universo - incluyendo la cultura humana, el lenguaje y la moral - podría explicarse por las leyes de validez universal. Esto fue en contraste con la opinión de muchos teólogos de la época que insistían en que algunas partes de la creación, en particular, el alma humana, fueron más allá del ámbito de la investigación científica. Système de Philosophie Positive de Comte había sido escrito con la ambición de demostrar la universalidad de la ley natural, y Spencer deseaba seguir a Comte en la escala de su ambición. Sin embargo, Spencer se diferenció de Comte, en la creencia de que era posible descubrir una única ley de aplicación universal que identificaba con el desarrollo progresivo y fue llamar el principio de la evolución.

En 1858 Spencer produjo un esbozo de lo que sería System of Synthetic Philosophy. Esta empresa de gran envergadura tuvo el objetivo de demostrar que el principio de la evolución se aplicada a la biología, la psicología, la sociología (Spencer consignó el término de Comte para la nueva disciplina) y la moralidad. Spencer previó que esta obra de diez volúmenes tardaría veinte años en completarse; al final le llevó el doble de tiempo y consumió casi todo el resto de su larga vida.

A pesar de las primeras luchas de Spencer para establecerse a sí mismo como un escritor, por la década de 1870 se había convertido en el más famoso filósofo de la edad.[16] Sus trabajos fueron muy leídos durante su vida, y en 1869 fue capaz de mantenerse a sí mismo únicamente en el beneficio de las ventas de libros y de los ingresos de sus contribuciones regulares a publicaciones periódicas victorianas que se recogieron como tres volúmenes de ensayos. Sus obras fueron traducidas al alemán, italiano, español, francés, ruso, japonés y chino, y en muchas otras lenguas y le ofrecieron honores y premios por toda Europa y América del Norte. También se convirtió en un miembro del Athenaeum Club, un club de caballeros exclusivo en Londres sólo abierto a los distinguidos en las artes y las ciencias, y el X Club, un club comedor de nueve fundado por Thomas Henry Huxley que se reunía todos los meses e incluyó algunos de los pensadores más destacados de la época victoriana (tres de los cuales se convertirían en presidentes de la Royal Society).

Los miembros incluyeron el físico y filósofo John Tyndall y el primo de Darwin, el banquero y biólogo John Lubbock. También hubo algunos satélites bastante significativos como el clérigo liberal Arthur Stanley, decano de Westminster; y huéspedes como Charles Darwin y Hermann von Helmholtz fueron entretenidos de vez en cuando. A través de este tipo de asociaciones, Spencer tuvo una fuerte presencia en el corazón de la comunidad científica y fue capaz de asegurar una audiencia influyente por sus opiniones. A pesar de su creciente riqueza y fama, nunca fue dueño de una casa de su propiedad.

Las últimas décadas de la vida de Spencer se caracterizaron por una creciente desilusión y soledad. Nunca se casó, y después de 1855 era un hipocondríaco perpetuo que se quejaba sin fin de dolores y enfermedades que ningún médico pudo diagnosticar. Por la década de 1890 sus lectores habían comenzado a abandonarlo mientras que muchos de sus amigos más cercanos murieron y él habían llegado a dudar de la fe confidente en el progreso que había hecho la pieza central de su sistema filosófico. Sus últimos años fueron también aquellos en los que sus puntos de vista políticos se hicieron cada vez más conservadores. Mientras que Social Statics había sido obra de un demócrata radical que creía en votos para las mujeres (e incluso para los niños) y en la nacionalización de la tierra para romper el poder de la aristocracia, por la década de 1880 se había convertido en un firme opositor del sufragio femenino e hizo causa común con la Liberty and Property Defence League contra lo que veían como un desvío hacia el «socialismo» de elementos (como William Harcourt) dentro de la administración de William Gladstone, en gran medida contra las opiniones del propio Gladstone. Los puntos de vista políticos de Spencer de este período se expresaron en lo que se convertiría en una de sus obras más famosas, The Man Versus the State.

Tumba de Herbert Spencer en el Cementerio de Highgate.

La excepción al creciente conservadurismo de Spencer fue que él se mantuvo durante toda su vida un ferviente opositor del imperialismo y el militarismo. Su crítica de la Segunda Guerra Bóer fue especialmente mordaz, y contribuyó al declive de su popularidad en el Reino Unido.[17]

Spencer también inventó un precursor del clip de papel moderno, aunque se parecía más a un pasador de chaveta moderno. Esta «clavija de unión» fue distribuida por Ackermann & Company. Spencer muestra dibujos de la clavija en el Apéndice I (siguiendo el Apéndice H) de su autobiografía junto con descripciones publicadas de sus usos.

En 1902, poco antes de su muerte, Spencer fue nominado para el Premio Nobel de Literatura. Continuó escribiendo durante toda su vida, en los últimos años a menudo mediante dictado, hasta que sucumbió de mala salud a la edad de 83 años. Sus cenizas están enterradas en el lado oriental del Cementerio de Highgate de Londres frente a la tumba de Karl Marx. En su funeral el líder nacionalista indio Shyamji Krishna Varma anunció una donación de £ 1 000 para establecer una cátedra en la Universidad de Oxford, en homenaje a Spencer y su trabajo.[18]

Other Languages
Afrikaans: Herbert Spencer
العربية: هربرت سبنسر
asturianu: Herbert Spencer
azərbaycanca: Herbert Spenser
български: Хърбърт Спенсър
bosanski: Herbert Spencer
čeština: Herbert Spencer
Esperanto: Herbert Spencer
français: Herbert Spencer
hrvatski: Herbert Spencer
Bahasa Indonesia: Herbert Spencer
íslenska: Herbert Spencer
italiano: Herbert Spencer
Malagasy: Herbert Spencer
မြန်မာဘာသာ: ဆပင်စာ ဟားဗတ်
Nederlands: Herbert Spencer
norsk nynorsk: Herbert Spencer
norsk bokmål: Herbert Spencer
Piemontèis: Herbert Spencer
português: Herbert Spencer
română: Herbert Spencer
srpskohrvatski / српскохрватски: Herbert Spencer
Simple English: Herbert Spencer
slovenčina: Herbert Spencer
slovenščina: Herbert Spencer
српски / srpski: Херберт Спенсер
Türkçe: Herbert Spencer
татарча/tatarça: Һерберт Спенсер
українська: Герберт Спенсер
Tiếng Việt: Herbert Spencer
Yorùbá: Herbert Spencer
Bân-lâm-gú: Herbert Spencer